Tuvieron que pasar 13 años para volver a tenerlos en Lima, pero su regreso se dio por la puerta grande. Maná repletó el Estadio Nacional en un concierto de más de dos horas y media en las que demostró ser la banda de rock en castellano más popular de nuestros días. Fher Olvera, Juan Calleros, Alex González y Sergio Vallín nos deslumbraron con la química que comparten en sus más de dos décadas sobre los escenarios.

Tras la presentación de Zen, quienes demostraron su manejo de un estadio lleno con sus éxitos “Quédate” y “Desaparecer”, aparecieron los mexicanos a las 10.20 pm. De arranque Fher nos anuncia que “la vamos a pasar de puta madre”. El show comenzó con “La prisión”, el segundo sencillo de Cama Incendiada (2015), el octavo álbum de la banda y el que le da el nombre a esta gira con la que regresan a Sudamérica tras recorrer Europa y Estados Unidos.

La siguiente de la noche fue “Corazón espinado”, el tema que hicieron junto a Santana. Luego se pasó a recordar al activista ambiental Chico Mendes con “Cuando los ángeles lloran” y se aprovechó la oportunidad para llamar la atención sobre la pesca destructiva en el norte del país en un mensaje directo a todos los peruanos y al presidente Humala.

Para tocar “Bendita la luz” la banda invitó a una chica de Puente Piedra llamada Marcia, balada que fue seguida por un épico solo neoclásico de parte de Sergio. Tras el mega hit “En el muelle de San Blas”, le tocó a Alex robarse el show al cantar “Me vale” con el apoyo de todo el estadio. Pero fue con su tremendo solo de batería que demostró el porqué de su apodo “El Animal”, posiblemente el mejor solo de batería que alguien haya tocado en el Estadio Nacional.

El momento feelin del concierto llegó con el medley acústico que hicieron desde un escenario puesto en medio de la cancha. Luego volvieron a toda su potencia con un tema que le dedicaron a “todas esas chicas seductoras que nos ponen los cuernos”, como dijo Fher. Estamos hablando de “Mariposa traicionera”.

Ya llegando al final, a Fher le tocó presentar a la banda bromeando con que Juanito era un asiduo a los clubes donde las chicas se quitan su ropa y que Sergio tenía a su guitarra como su mujer. Las encargadas de cerrar la noche fueron “Oye mi amor”, “Labios compartidos” y “Rayando el sol”, con las que se despidieron dejando un estadio lleno en total éxtasis.

Maná demostró ser la única banda de rock en castellano capaz de llenar un estadio en Lima en estos días. Ahora les toca repetir el plato en el Jardín de la Cerveza de Arequipa y luego en Ecuador, donde cerrarán esta extensa gira mundial, la octava de su carrera.

1. La prisión
2. Corazón espinado
3. Adicto a tu amor
4. Eres mi religión
5. Cuando los ángeles lloran
6. Ironía
7. Mi verdad
8. Bendita tu luz
9. En el muelle de San Blas
10. Me vale
11. El Rey
12. Clavado en un bar
13. Te lloré un río
14. El reloj cucú
15. Vivir sin aire
16. Cachito
17. De pies a cabeza
18. Se me olvidó otra vez
Encore:
19. Mariposa traicionera
Encore 2:
20. Si no te hubieras ido
21. Oye mi amor
22. Labios compartidos
23. Rayando el sol

Crónica por Gerardo Silva. Fotos por Diego G. Cadenillas

1K Compartir