0002 - bombaBomba Estéreo volvió por cuarta vez a Lima, ciudad en la que han construido un público ansioso por ser parte de la fiesta de estos colombianos. Es que acá la palabra clave es “Fiesta”, que además es el título del nuevo single de la banda. Porque si se trata de fiesta, importa poco que sea miércoles y que al día siguiente a muchos les toque trabajar.

Tampoco fue ningún impedimento que el concierto se anunciase con una semana de anticipación, pues el regreso de Bomba Estéreo al C.C. Embarcadero 41 (ya habían tocado ahí en el 2012) logró llenar el recinto de gente con ganas de sumergirse en las subsónicas vibraciones de esta banda. Y si a esto le sumas que también tendríamos a los chilenos de Astro sobre el escenario, pues motivos de sobra para considerar esta fecha una cita obligada.

0001 - astroAstro salió a las 9 en punto para debutar en el Perú ante aproximadamente 200 personas que llegaron temprano para ver a estos alocados representantes del nuevo indie chileno. Andrés, Octavio, Daniel y Nicolás nos ofrecieron un jocoso y eufórico viaje por paisajes cargados de animales, naturaleza y psicodelia. Su alineación fusionó elementos electrónicos y secuencias con instrumentos clásicos del rock como la guitarra SG y el amplificador Orange de Andrés.

Los chilenos tocaron casi 45 minutos en los que repasaron su primer EP y su disco homónimo, además de algunos temas nuevos al parecer. Pero sus fans locales se quedaron con ganas de mucho más, como por ejemplo el momento en el tema “Manglares” donde los cuatro toman los tambores para hacer un tribal solo de percusión. Los chicos de Astro tienen una deuda por saldar en su próxima visita a Lima.

El siguiente acto de la noche estuvo a cargo de los nacionales de Neon Dominik. Ellos subieron la dosis electrónica con los temas de su disco debut, Lightness (2014). La presentación del dúo incluyó además a Lu Falen como invitado en el micrófono para cantar el tema “Reptile Kid”. A estas alturas la discoteca ya se mostraba llena.

0004 - bombaPero, sin duda, el plato fuerte de la noche fue Bomba Estéreo. Simón Mejía en el bajo y los sintetizadores, Kike Egurrola en la batería, Julián Salazar en la guitarra y la sensual Li Saumet en el micrófono irrumpieron en el escenario para traernos todo su caribbean power. Potentes bajos y una sólida base nos mostraron su combinación de elementos de la cultura rave con el hip hop y la nueva cumbia. Que si se trata de tropical bass, Bomba Estéreo son los pesos pesados.

“Champeta, reggae music, cumbia y folklor” canta Liliana en el micrófono para demostrar que Latinoamérica goza de música tan potente y delirante que no tiene nada que envidiarle a escenas como la inglesa o neoyorquina. Ese fue el tema de la fiesta el día de ayer, de celebrar la fusión de los sonidos tradicionales de nuestra región con la energía y tecnología del rock y la electrónica.

Bomba Estéreo se despidió de Lima para continuar su viaje como parte de esta mini gira. Su siguiente parada es el Vive Latino de México. A nosotros solo nos queda esperar el nuevo disco de Bomba y decirle a estos colombianos que tienen un segundo hogar en Lima, Perú.