Luego de una larga espera, llegó el día de recibir por primera vez en un escenario peruano a la cantante de folclore mexicano Lila Downs. La artista que posee una de las voces más poderosas de Latinoamérica se presentó el martes 15 de marzo en el auditorio del Gran Teatro Nacional.

La noche empezó con la participación del cantante peruano Gustavo Ratto cuya música acompañó al público que se iba acomodando en las butacas del teatro. Antes de terminar su acto, y para ayudar al público a calentar motores, Ratto pidió que lo acompañen cantando su rendición del clásico huayno Ojos Azules.

Así, mientras el cantante peruano dejaba el escenario, las luces se desvanecieron y crecieron las ansias del público por ver a Lila. Finalmente, a las 9:30 en punto los nueve músicos que acompañaron a la mexicana dieron inicio al concierto. Una voz masculina, a través de lo que parecía una radio, le dio la bienvenida al escenario, en medio de los aplausos de todos los asistentes.

Entre las luces amarillas, apareció en el escenario Lila Downs con un vestido floreado con cola blanca y dos trenzas que se han vuelto ya muy característicamente suyas, e inició el concierto. Su primera canción estuvo precedida por un tributo a la Pachamama, mientras Lila derramaba un poco de pisco en el piso del escenario. Así, y con un pañuelo amarillo en mano, empezó cantando Mezcalito.

“Tierra del Pisco, tierra sagrada de la quinua, de los andes, de pasado grande y futuro grande, también; venimos a ofrendarles nuestra música”, dijo Downs justo antes de cantar un tema “para los periodistas latinoamericanos [que se encuentran] en la línea de fuego” llamado Humito de Copal.

El público estuvo muy animado durante todo el concierto, pues en más de una ocasión pidieron, a voz en cuello, algunos de los éxitos de Lila. Quizás uno de los momentos más graciosos del concierto fue cuando uno de los asistentes le gritó “guapa” y ella, con el gran sentido del humor que la caracteriza, pidió que en lugar de darle halagos, le diera un “pisquito”.

Un solo de zapateo realizado por uno de los músicos dio inicio a la siguiente canción, Iguana, que hizo a la cantante “caderear” y hasta tirarse al piso siguiendo los pasos al ritmo de la música.

Con un duelo entre acordeones, que terminó con la interpretación de El Condor Pasa a manos del trompetista, la celebración de cumpleaños de uno de los músicos y la participación de Susana Baca, tanto sola como acompañando a Lila, el concierto fue la muestra perfecta de todo lo que Lila Downs representa tanto para Latinoamérica como para el mundo.

Su maravilloso rango de voz fue recibido con mucho cariño por el auditorio que se encontraba casi lleno, y que pidió con gritos y aplausos dos veces una canción más.

Finalmente, luego de que todos sus músicos salieron de escena, la mexicana regresó a cantar a cappella y, sentada en el suelo, entonó su famosa canción La Llorona, con la que dio cierre al concierto.

Aquí les dejamos el setlist de esa noche, y esperamos, junto con todos los fans que se quedaron pidiendo otra, que Lila Downs vuelva pronto al Perú.

Setlist:

  1. Mezcalito
  2. Humito de Copal
  3. La Martiniana
  4. La Iguana
  5. Naila
  6. Dulce Veneno
  7. Balas y Chocolate
  8. Vámonos (cover de José Alfredo Jiménez) / Las Mañanitas
  9. Piensa en mí (cover de Agustín Lara)
  10. Negra Presuntuosa cantada por Susana Baca
  11. Cariño cantada por Susana Baca (cover de Manuel Acosta Ojeda)
  12. Toro Mata acompañada de Susana Baca
  13. La Patria Madrina
  14. Viene la Muerte Echando Rasero
  15. Currucucú Paloma (cover de Los Panchos)
  16. La Cucaracha
  17. Fallaste Corazón (cover de Pedro Infante)
  18. Son de Difuntos
  19. Zapata se queda
  20. La Cumbia del Mole
  21. La Llorona

*Crónica por Paloma Briceño. Fotos por Mireya M. Denegri