Imaginaba que se venía un gran concierto, pero nunca pensé que fuese tan especial. MGMT y The Drums en Lima fue una cosa fuera de serie desde todos los sentidos. Llegué puntual con las ansias de saber qué traía este concierto que prometía, además de las geniales bandas principales, un montón de chucherías tecnológicas nunca antes vistas en conciertos locales. Desde el arranque, cuando uno llegaba al Parque de la Exposición, podía ver la enorme cola que se iba hasta la Vía Expresa y los revendedores convertidos en vendedores de sitio en la cola, en vista que las entradas eran virtuales.

Pensando que la cola bajaría en unos minutos me fui a dar vueltas pero al regreso esta seguía igual o hasta más larga. Ya iban a ser las 9 de la noche y la gente seguía ingresando de a pocos. El inicio de The Drums me agarró justo cuando logré entrar así que no me dio tiempo de nada más que correr y pararme frente al escenario. Ya estaba sonando “Bell Laboratories”, tema de su último disco que pintaba totalmente el nuevo sonido de la banda, mucho más oscuro y con bases graves e intensas. Pero el baile y la nostalgia característica de la banda seguía presente con Jonathan Pierce moviéndose de lado a lado sobre el enorme escenario.

THe-Drums-en-Lima-2Esta vez teníamos a The Drums en un formato más grande pero que la banda igual usó manteniendo la simpleza que los caracteriza. Una bandera con el nombre al fondo y melodías que llegaban a uno con un sonido perfecto. Así sonaron sus tres discos, canciones lentas para cerrar los ojos y dejarse llevar, otras intensas para cantar a gritos y otras para bailar como desquiciado. Todo en una misma banda.

La interacción de Jonathan con el público era constante y tratando de estar más cerca, pero este formato más grande se lo impedía a diferencia de cuando tocó en el Scencia de La Molina en un formato mucho más íntimo. Esta vez la experiencia era más “festivalera”. El final llegó después de hora y media con “Down by the water” y era momento de esperar a MGMT

Aproveché ese hueco para pasear por el fondo del parque donde se habían instalado espacios para descansar, comer, cargar celulares, y varias cosas más. Por el aire volaban drones registrando todo y había wi fi gratis. Todos estos detalles sumado al hecho que se le podía tuitear al dj pidiendo canciones, hizo la espera mucho más placentera con experiencias que nunca se habían hecho en Lima. Pero nada se compararía a lo que pasaría cuando MGMT apareció en el escenario.

MGMT-en-Lima-3Lo hicieron cuando nadie lo esperaba, aparecieron y arrancaron con “Cool Song No.2” sin preámbulo alguno. Para este concierto MGMT llegaba con un sonido mucho más maduro dejando de lado sus inicios mucho más pop. Ahora teníamos a una banda que presentaba la psicodelia del siglo XXI, una mezcla de cientos de influencias que pasadas por la licuadora terminaban en una experiencia única en la actualidad. Iban desde la psicodelia californiana con el surf de los Beach Boys, hasta todo el sonido electrónico de sintetizadores y loops de la actualidad a lo Daft Punk, pero no sonaban a ninguno de ellos, MGMT ha logrado su propio sonido, y en vivo uno puede entender lo grande que son. El sonido era brutal y los visuales quizás los mejores que hemos visto en esta ciudad.

MGMT no se limitaba a hacer música sobre el escenario, su presentación en vivo era toda una experiencia que estimulaba todos los sentidos. Son muy pocas las bandas que logran ese quiebre a la hora de subir al escenario dejando espacios casi hasta para la improvisación. El mérito era incluso mayor debido a la complejidad de sus producciones que cualquiera pensaría que en vivo no sonarían igual, y efectivamente no sonaban igual, eran mucho mejor, mucho más natural pero sin dejar de lado toda esa aura cósmica. Todo un viaje que con los visuales te transportaban a donde quisieras.

Mgmt-en-liam-4Cuando llegó “Time to pretend” el Parque de la Exposición despegó y el concierto llegó a niveles geniales. Los teclados, las guitarras, las voces, todo sonaba con una nitidez espectacular. La tanda de “Weekend Wars”, “Electric Feel”, “Siberian Breaks” y “Kids” fue demasiado y anunciaba que el concierto ya estaba por terminar. Cuando el concierto llegó a su fin con “Congratulations” me quedé frio, quería que todo volviera a empezar. Había terminado uno de esos conciertos que te presentan algo nuevo, toda una experiencia, MGMT logró hacer lo que quiso sobre el escenario y fue un lujo total.

Solo queda rogar que vuelvan para su próxima gira. Gran concierto.

Escrito por Santiago Silva (@santiagosv90)

Te dejamos con algunos videos del concierto:


2K Compartir