Mientras que en Chile tienen a dos potencias como Suicidal Tendencies y Napalm Death en una sola fecha, acá tuvimos que esperar un par de días para volver a sacar los polos negros y los chalecos thrashers para recibir a unos monstruos como Napalm con todo el cariño y respeto que caracteriza a todo buen fanático peruano.

No es la primera vez que los llamados precursores del grindcore pisan suelo peruano, pero esta vez fue especial ya que no venían solo con un nuevo disco bajo el brazo, Apex Predator – Easy Meat que por cierto resulta totalmente recomendable tanto para los que recién se enteran de la existencia del grupo como para los fans de la vieja escuela, sino que también caen justo en la fecha en que, 29 años atrás, se lanzó Scum.

El concierto se dio en la discoteca “The Blood”, local clásico de la escena oscura como también metalera. La gente entraba en calma, todo en orden, hasta que sale a escena Maestro Caníbal y se lleva la atención de los presentes. La banda de crust, grindcore, punk con algo de hardcore dio un buen set list para terminar despidiéndose con el acompañamiento de “Vagabundo” de Ivan Cruz.

El tiempo entre banda y banda fue corto, dejando ver que toda la noche correría como un motor bien aceitado. De hecho la puntualidad se dejó ver en los horarios que se cumplían. Gore comenzando con los mismos géneros y la misma energía que se mantendría durante todo el evento. Harto grindcore y death metal por parte de los teloneros con Dr. Pus al frente.

Nos tomamos un descanso para pasar por la barra, comentar con los amigos sobre qué temas esperan de Napalm Death, algunos volviéndolos a ver y otros que tenían la experiencia por primera vez. Unos esperan que toquen el Scum en su totalidad (dicen que en el Rock al Parque de Colombia lo harán) y otros esperando temas del Apex Preator. Así sale Dios Hastió, una de las pocas bandas que por sus propios medios se han ganado una reputación dentro y fuera del país. Temas como “El Odio Te Alcanzara” comenzó a despertar el desquicio entre el público, porque simplemente no te puedes quedar quieto cuando DH comienza a dar su show.

Los temas pasaban uno a uno y la gente por unos segundos se olvidaba que faltaba una banda, esa por la que habían venido y se acogía al desastre dentro del mosh. Finalmente José y compañía (una formación de la banda más amplia que de costumbre) se despedían del público pero no del local, ya que como muchos, ellos no solo son músicos profesionales, si no también admiradores y fanáticos, tanto como todos los que hace unos minutos coreaban sus canciones y les tomaban fotos y videos. Ellos también formarían parte de esta masa de gente que espera con ansias ver a una de sus bandas favoritas y vivir el concierto como si fuera la última vez que los verían.

Marcaba poco más de las 11 pm, las luces bajaron su intensidad y la gente se preparaba para lo que venía. Apex Predator comenzó a sonar y la gente grito como si hubiera sido la primera banda, como si recién hubieran entrado. La lista siguió con temas que recorrían toda su discografía, desde el primero hasta el último, con sorpresas como “Lowlife”, su cover de Cryptic Slaughter y el conocido “Nazi Punks Fuck Off” de los Dead Kennedys.

Algunos sabrán que otros proyectos paralelos se dieron para el bajista Shane, como Venomous Concept y Brujería, cosa que recordaron algunos de los asistentes, pidiendo temas como “Matando Güeros” aun sabiendo que no se daría (pero sería perfecto si alguna productora los trajera, aprovechando su gira por Sudamérica). La fiesta siguió y terminó con un Barney cansado y bañado en sudor dando algunas palabras de agradecimiento en un español masticado. Muchos fans más que felices, esperando hasta el último para conseguir alguna foto o simplemente saludarlos y estrecharles la mano como agradecimiento por tomarse el tiempo y el trabajo de venir a este punto del planeta para tocar frente a unos cuantos fans.

Fotos por Samuel Girón. Crónica por Bruno Diaz.

142 Compartir