002-New-OrderLos años 80 fueron un momento muy especial en la historia del país. Mucha miseria y muchas desgracias fueron el día a día de tantos peruanos. Vivir la adolescencia y la juventud en este contexto hizo a los adultos del siglo XXI. Y no cabe duda que la música estuvo presente durante aquellos años como soundtrack de tantas historias, ya sea desde la escena subterránea hasta las grandes discotecas de la capital. Entre aquellas historias, New Order estuvo presente.

Por eso la primera visita de los ingleses a Lima llegó con aires de nostalgia y mucha expectativa. Y aunque las ventas de las entradas se mostraron bajas los días previos al concierto (lo cual llevó a cancelar el tan anticipado acto de apertura que anunció Kandavu), el viernes 5 de abril la explanada sur del Estadio Monumental se mostró en su máxima expresión para recibir por primera vez a New Order en Lima.

005-New-OrderPasadas las 10 pm se apagan las luces para dar uno de los inicios de concierto más místicos que hayamos visto. La recordada canción de El Bueno, El Malo y El Feo sonaba en el fondo para ir creando la tensión necesaria para iniciarnos en el ritual urbano. En eso arranca Elegia, un vals instrumental del magistral disco Low-Life (1985) que sirvió como puerta para introducirnos suavemente en el oscuro mundo del post punk.

Buenas noches, guess who we are. We are gonna rock tonight” dijo Bernard para lanzar los primeros acordes de Crystal. Inmediatamente podíamos sentir toda la personalidad del bajo filtrado con hartos efectos de la marca registrada de Peter Hook, esta vez interpretados por Tom Chapman. El instrumento de cuatro cuerdas marcaba la melodía eléctrica del concierto.

Entonces Bernard comienza con la primera de las mañoserías para ganarse al público local (que luego le pasaría la factura con un error fatal). “Viva el pisco. Viva la comida. Viva el Perú carasho” gritó para robarse los aplausos de la gente. Seguramente que desde que puso un pie en tierra nacional los locales lo colmaron con la “marca Perú”. Más sincera fue en cambio la declaración de Phil Cunningham en cuanto al pisco sour durante la conferencia de prensa el día anterior.

001-New-Order

Volviendo al concierto, el tercer tema de la noche fue un estreno mundial. “This is the first time we play this song live” dijo el cantante para anunciar I’ll Stay With You de su última producción, Lost Sirens (2013). Al rato comenzaron las primeras arengas en el recinto. “New Order, New Order, New Order” gritaban los asistentes a los que Bernard responde bromeando con “never heard of them”.

El concierto siguió para poner todo el aire new wave en escena. Ceremony y Age of Consent hacían saltar a la gente con sus eléctricos riffs de bajo, un estilo que han sabido adoptar tantas bandas del momento que le deben obvias referencias a New Order y Joy Division. Y hablando de la segunda banda, llegó el momento de comenzar con los temas tributo.

Isolation fue el primer tema de Joy Division de la noche. Su característica base industrial daba los primeros pasos hacia la música máquina. Muchos recordarán a Stephen Morris, quien encarnaba el vínculo entre hombre y máquina en una fusión biónica sincronizada con el ritmo de la música. Desde su batería, vestido con una camiseta peruana, daba los golpes al unísono con la base electrónica.

012-New-OrderY si hablamos del aporte de New Order a la escena electrónica mundial, tenemos que hablar del momento que llegó Bizarre Love Triangle. Con este tema Bernard deja su guitarra y se aventura con los pasos de baile al ritmo de este himno de la música dance y la discoteca. A estas alturas del concierto las máquinas habían tomado el poder.

Así fue como llegó el momento de rendirles un necesario tributo a los fundadores de la relación entre hombre y máquina. Con 586 tuvimos un pequeño homenaje a Kraftwerk. La secuencia y la repetición pusieron en éxtasis a los asistentes. Ya a estas alturas no se podían bajar las revoluciones y solo podían seguir los grandes éxitos.

True Faith, The Perfect Kiss, Blue Monday y Ceremony se apoderaron de los cuerpos con un tremendo combo. Flashbacks de recuerdos venían a la mente de la gente que bailaba electrificados. Los sugestivos visuales nos transportaban a la fiesta electrónica. Ya muchos se imaginaban en algún almacén underground de alguna ciudad inglesa tomada por miles de jóvenes dispuestos a vivir la fiesta de 24 horas.

New-Order-Joy-DivisionLe pasaron a Bernard una bandera nacional para que se despida del público. Sin embargo, el sector más xefonobos del local jamás le perdonará que minutos antes haya dicho “Its an honor to play in Chile”. Sí, así dijo y todos lo escuchamos. Pero qué importa. Al contrario, será motivo para darnos cuenta que no somos tan distintos a nuestros vecinos del sur, tanto que el cantante de New Order se confundió en un lapsus.

Luego vino el encore para rendir un tributo a Ian Curtis. Atmosphere, Transmission y Love Will Tear Us Apart fueron las encargadas de devolver la melancolía al concierto. Uno de los finales más emotivos que hayamos visto, especialmente para los que conocen la historia de esta banda con sus tantas idas y venidas. Estamos seguros que la imagen de “Forever Joy Division” quedará en la retina de los que pudieron estar presentes.

*Para ver más fotos haz clic aquí. 

Set List:

1. Elegia
2. Crystal
3. Regret
4. I’ll Stay With You
5. Ceremony
6. Age of Consent
7. Isolation
8. Your Silent Face
9. Touched by the Hand of God
10. Krafty
11. Bizarre Love Triangle
12. 5 8 6
13. True Faith
14. The Perfect Kiss
15. Blue Monday
16. Temptation
Encore:
17. Atmosphere
18. Transmission
19. Love Will Tear Us Apart