El miércoles 9 de marzo se dio el primer concierto de Ximera Sariñana en Lima. La mexicana llegó como parte de la gira de promoción de su tercer álbum, No todo lo puedes dar (2014), pero con la intención de ofrecernos un recorrido por toda su carrera musical.

En realidad esta no fue su primera vez sobre un escenario local. Su debut se dio el día anterior cuando fue invitada por su compañera chilena Francisca Valenzuela a subir a cantar con ella, quien igualmente estaba ofreciendo su primer concierto en Perú. También fue aquel mismo día que tuvo su primer contacto con dos músicos nacionales: Gabriela Gastelumendi, conocida en estos días como Gala Brie, y Sergio Saba de Kanaku & El Tigre.

Lo más bonito de mi trabajo es hacer conexiones” nos contó Ximena en el backstage del Teatro Pirandello a pocos minutos de salir al escenario. El día anterior había podido conocer el estudio de grabación de Kanaku & El Tigre en un encuentro informal en el que estuvieron “planeando cositas”. Además de contarnos de su gusto por la chicha peruana (el género musical, no la bebida), nos confesó que ya estaba “un poco abuela para las fiestas” ante la pregunta sobre si le gustaba la cumbia electrónica.

Cuesta bastante creer que esté “un poco abuela” porque la frescura de su música y la energía que demostró sobre el escenario parecen contradecir su humilde declaración. “Todos los artistas deberíamos aspirar a tener una trayectoria como la de David Bowie” afirmó la mexicana dejando ver sus ambiciones artísticas que no solo se comprueban en sus buenas composiciones, sino también en su nueva faceta como productora musical.

De ahí que haya desarrollado una interesante puesta en escena en la que fusionó elementos electrónicos y acústicos de la mano de su banda conformada por Alex Ferreira en guitarra, Andrea Acosta en teclados, Patricio Dávila en batería y Juan Pablo Ibarra en bajo y dirección musical. Si sus letras ponían la dulzura al concierto, su música tenía una fuerte dosis ácida con potentes bajos y estimulantes arreglos.

Para mí la fusión sucedió entre la diferencia de sonidos electrónicos de los sintetizadores y los sonidos acústicos de instrumentos reales” nos explicó Ximena cuando la entrevistamos por teléfono –aquí la entrevista– sobre su trabajo como productora en su nuevo disco pero fue recién al verla en vivo que entendimos a lo que se refería.

Uno de los momentos más tiernos de la noche fue cuando nos cantó “Tú y yo”, la inocente canción de amor que compuso junto a Natalia Lafourcade y que no tocaba hace mucho. Ximena derrochó sencillez al invitar a Nico Saba a cantar su versión de “Monitor” de la banda Volovan; sin embargo, la interpretación del peruano dejó mucho que desear. En cambio, el cierre de la noche junto a Gala Brie animó a que todos nos paremos de las butacas y nos pongamos a bailar al ritmo de “Sin ti no puede estar tan mal” y nos despidamos con «Vidas paralelas».

Ximena Sariñana demostró su madurez musical en temas como “La vida no es fácil” y “No voy a decir que no” de su nuevo disco. Pero fue su gracia y su carisma la que se robó el show. La cantante se llevó sonrisas y carcajadas al comentar que subió tres kilos comiendo nuestros platos típicos o cuando un fan le gritó “¡Diosa!” y ella entendió “pioja”.

Setlist:

1. Parar el tiempo
2. Cuando mientes
3. La vida no es fácil
4. La tina
5. No voy a decir que no
6. Normal
7. Tú y yo
8. Monitor (con Sergio Saba)
9. Ruptura
10. Mediocre
11. Como soy
12. Fiesta forever
13. No vuelvo más
14. Different
Encore:
15. Un error
16. Sin ti no puede estar tan mal
17. Vidas paralelas

Acá las fotos por Diego García Cadenillas.