La banda de punk rock Aeropajitas está por cumplir sus 20 años de trayectoria y para esto nos han preparado un concierto de lujo en el Teatro Municipal para este jueves 28 de agosto. Entre la producción, los auspicios, preparar el show y todo lo que involucra un evento de este tipo, se le suma la promoción. Para esto el Macha se ha estado paseando por varios medios dando entrevistas y hablando sobre su banda.

Así fue como el Macha de Aeropajitas llegó a Conciertos Perú para ofrecernos una entrevista. Esto fue lo conversado:

Aeropajitas comenzó en la primera mitad de los 90s, cuando la escena subterránea estaba en declive y los paradigmas habían cambiado en la música independiente. Cuéntanos del contexto en el que aparece Aeropajitas.

Es la época del primer gobierno de Fujimori. El rock subterraneo ya casi no existía. En ese momento todavía no se le prestaba atención a Asmereir, Diazepunk, Morbo. […] Nosotros empezamos en el 92-93 y el 94 hicimos como Estupefacientes y cuando llegamos a querer grabar a fines del 94 la maqueta Porka Vida ahí ya salimos con el nombre de Aeropajitas. […] En ese contexto aparece Aeropajitas, de violencia política, apagones, desapariciones, intervenciones a las universidades y justo yo estaba en San Marcos en ese tiempo, entonces por ahí las dos primeras maquetas son como las más políticas.

Muchas de esas bandas que has mencionado empezaron a tener otras temáticas más cotidianas, más juveniles, se empezó a hablar del amor. Pero Aeropajitas se caracterizó por tener una temática subversiva, muy política. Ustedes estaban siguiendo un hilo de la escena subterránea pero en los 90s. ¿Cómo era eso para ustedes?

Es que a nosotros nos gustaban justamente los grupos subterráneos. Veníamos de oír Narcosis y Leusemia. Narcosis tenía una temática más política y Leusemia era más callejero, eran las dos bandas de dos tendencias diferentes. Y en la época subterránea, si tú hablabas del amor te apanaban. Tenías que salir con alguna postura con la sociedad y ese tipo de cosas. Entonces eso se nos quedó marcado y ese fue el paradigma para empezar a hacer canciones, las canciones muy personales como que no cabían en esa banda. Luego lo que pasa con el rock de finales de los noventas que da un giro a hacer canciones más personales, más de sentido común, con otra nueva generación, ya es otra cosa.

Aeropajitas-1994

Hablando de esa nueva generación, ¿cómo fue el paso de Aeropajitas a los grandes festivales? ¿Cuándo fue la primera vez que te subiste a un escenario para mil o dos mil personas?

Nosotros tuvimos un receso más o menos entre el 2000 y el 2003, que nos fuimos a Estados Unidos, yo me fui a chambear. Ahí estaba Cacharrón, que tocaba bajo, también estaba chambeando. Gonzaleo todavía nunca había tocado guitarra con nosotros y él estaba en Austin, Texas. Entonces nos pasan la voz para dos conciertos en Boston y Nueva York, y nos juntamos con el Moco, que vino desde Perú. Tocamos en esas ciudades y ahí nos queda el bicho de volver a tocar.

Regresamos el 2003 y me percaté que la movida había cambiado y que ya había muchos Desgraciadazos, el chikipunk reinaba, estaba 6 Voltios y Diazepunk como las reinas de la movida. Y empecé a mirar que había otros lugares para tocar aparte del Centro de Lima. Entonces, dije “por qué no, por qué no nos metemos”. Y el primer concierto que nos metimos fue un Desgraciadazo 2003 o 2004, en el Huaralino. Tocamos tipo 3 de la tarde y recuerdo que nos miraban como un grupo nuevo, ni se sabían las canciones ni nada. Era como un grupo nuevo, volver a empezar.

LVR-AeropajitasSin embargo, una de sus últimas actuaciones en el Lima Vive Rock ha sido muy elogiada. ¿Cómo te sientes ahora por ese lado de ser un referente, un artista, un espectáculo?

Lo del Lima Vive Rock era algo que hace tiempo estábamos buscando. Estábamos buscando un concierto grande, escenario grande, con buenos equipos y queríamos meter toda la potencia. Ese concierto nos ayudó muchísimo para los que vienen después. Si no hubiera habido ese, tal vez no hubiéramos llegado a Argentina (donde abrieron a Gatillazo). Si no hubiéramos llegado a Argentina, tal vez no hubiéramos llegado al Teatro (Municipal). Todas esas cosas nos han servido una para conseguir la otra.

Ahora, lo del Lima Vive Rock, lo interesante fue que había muchas personas, muchos jóvenes que no nos conocían y ahí recién nos conocieron. ¿Te imaginas? Hace dos años recién nos conocieron y otra vez fue una cachetada. Es como “no te duermas, muchacho. Aquí nadie te conoce”. Entonces aprendimos esa lógica, “no te duermas, nadie te conoce” y con esa misma lógica seguimos hasta ahorita. Lo del Teatro supongo que también van a haber personas que también primera vez que nos van a ver y con eso no hay ningún problema, en realidad nosotros no tenemos mucha difusión, es lo normal que recién te conozcan.

¿Cómo te sientes de pasar del punk callejero a tomarte la música de un modo más profesional? ¿Te sientes cómodo viniendo a entrevistas y haciendo publicidad?

Ya me hago la idea que es la chamba, que hay que ir a las entrevistas, que hay que tomarse la foto, que hay que hacer la mueca. No me molesta. A veces en los conciertos te jalonean. A veces les respondo mal porque te jalonean de tal manera que no creo que les guste pero después me doy cuenta que no vale la pena, entonces tengo que sonreír y hacer la foto. Es lo que me toca. Yo quiero hacer música y si es parte de la chamba esto, lo hago.

Macha

¿Sientes la responsabilidad de ahora ser un referente?

Es raro porque justo a partir del Lima Vive Rock comenzó a crecer eso y ahora con la exposición que está teniendo la banda para este concierto del Teatro, ahorita no lo veo mucho pero supongo que al rato va a ser insoportable. Que jaloneo para acá, que esto, que el otro y tener que sonreír. Algunos te lo piden muy chévere, otros no. De referente no sé, los referentes van y vienen. Yo prefiero no profundizar ahí porque no sé qué puedan ver de mí, qué parte conocen de mí. Generalmente conocen la chacota, la juerga o me ven la cara que traigo y piensan que estoy en una juergaza, y no, nada que ver, me he levantado temprano. Ya debo tener la cara así hecha media figurita. Pero no, no considero que ni sea un referente ni un ídolo del rock ni nada de eso. No me quita el sueño nada de eso, y si lo fuera igual no me quita el sueño. No va por ahí. Yo sigo pensando que esto es trabajo, hacer canciones es chamba y hacer que esas canciones lleguen a la gente también es chamba. Si hemos llegado hasta acá, ha sido por chamba.

Evaristo,-Macha-y-Topo

¿Cómo es que una banda que habla de sexo, drogas y rock n roll llega a un escenario de este tipo?

Después de tocar en Argentina con Gatillazo, nos pusieron un escenario grandote, había 3 mil punkys ahí, habían todas las cosas técnicas para tocar. Entonces nos quedamos con las ganas de tocar así en ese tipo de lugares […] Y luego conseguir una fecha en el Teatro es bien complicado pero para nuestra suerte el Teatro estaba haciendo en este mes una cosa musical y justo encajamos en esa propuesta que ellos tenían. Entonces viene la propuesta del Teatro. Ahora venía el otro problema, que era pagar el Teatro. Así que nos pusimos a buscar auspicios. Y sabes qué, cuando encontramos los auspicios casi nos caemos para atrás, porque el teatro es bien caro y porque nunca hemos tenido ningún auspicio. Incluso algunos de la propia banda pensaron que no era posible realizar un concierto como este, que era mucha chamba. Y otros pensaron que sí era posible y era la oportunidad que buscábamos.

Entonces ya teníamos el auspicio del Teatro y había que construir el show. Ahora venía otro problema, que el Teatro te mete en un formato de música, es con butacas y además es todo fino, lujoso, y además es patrimonio de la humanidad. Entonces había muchos problemas ahí porque la gente está acostumbrada a romperlo todo, al pogo, a chupar. En el Teatro no hay alcohol, ni siquiera para los músicos adentro. Si alguien lo hace es por su habilidad, porque no te van a dejar pasar […] Así fuimos con los invitados y luego también incorporamos algo acústico que nos permite el Teatro. No es que hagamos esto siempre pero en los ensayos lo hacemos. Entonces ya teníamos el formato punkeke de siempre, teníamos el ska y el reggae que queríamos hacer y el formato acústico, y es más o menos la presentación que vamos a tener. Más o menos venimos ensayando hace dos meses y este jueves y el próximo martes son nuestros últimos ensayos, entonces ya estamos casi a las puertas de ese concierto y creo que vamos a llegar exactito, bien entrenados. Y también justo como el Teatro no permite hacer un bullón, o sea, no es que no lo permita sino es que no está preparado para eso, cuando buscábamos los teloneros teníamos que encontrar algo de ese perfil. […]

Mira la entrevista completa aquí.