003--Cristobal-BriceñoCristóbal Briceño tiene 30 años y es natural de Santiago de Chile. Su carrera musical comenzó al conocer a Simón Sánchez en los patios de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica. Tras sumarse Héctor Muñoz fundaron Fother Muckers, una banda que llamó la atención desde su álbum debut del 2006, el cual fue producido por Alex Anwandter. Sin embargo, para el 2011, luego de cuatro álbumes de estudio, tras una gira teloneando a Jorge González y su participación en el primer Lollapalooza Chile, la banda se disolvió.

Aquí más info sobre el Lima Popfest donde se presentará Cristóbal Briceño.

El fin de Fother Muckers se convirtió en el nacimiento de Ases Falsos. Si bien se mantuvo el estilo, la banda mostró una maduración en sus temas que resultaron en el genial disco debut Juventud Americana (2012), el cual llevó como portada al mexicano Juan Gabriel. Conducción (2014), su segunda entrega, fue de las mejores producciones chilenas del año y reafirmó a Ases Falsos entre las propuestas más interesantes del indie chileno.

Pero Cristóbal Briceño es también conocido por sus varios proyectos paralelos a Ases Falsos. Con Cristóbal Briceño & La Estrella Solitaria se dedica a hacer versiones de baladas clásicas de Hispanoamérica. Con Los Mil Jinetes tiene una discografía de cuatro álbumes y un EP en los que explora su lado más folklorico, y con Las Chaquetas Amarillas regresa a trabajar junto a su compañero de Fother Muckers Hector Muñoz.

Una extensa carrera musical que incluso lo ha llevado al cine con dos películas chilenas. Motivos de sobra para ir a verlo en su primera presentación como parte de la tercera edición del Lima Popfest. Acá la entrevista que tu vimos con Cristóbal Briceño el jueves 24 de septiembre frente al océano Pacífico.

Sabes que Gepe va a tocar en Lima esta noche.

Sí.

Ayer pude entrevistarlo (aquí la entrevista con Gepe) al propósito de su último disco del que se dice a sido un paso del indie al pop comercial. Siento que tú sí tienes de la intención de mantenerte en el under y no te interesa volverte un artista de pop comercial.

Más o menos. Trato de no regir mi vida por cuestiones de mercadeo. De hecho me parece muy curioso que exista la música indie. ¿Qué significa indie? La música independiente, se refiere a su comercialización. En primer lugar, no me interesa definirme pero si hubiera que hacerlo no me interesaría que fuera a partir de su manera de comercializarse. Por otro lado, la música de la que me nutro es mega comercial. En Perú estos dos días que he estado toda la música que he escuchado son mega hits, en la radio y en la tele. En Chile sí puedes escuchar en la radio cosas más raras. Acá son todos número uno y me agrada. Venia escuchando Peter Frampton, Bruno Mars, ABBA y me doy cuenta que toda es música que me llega y me nutre. Sobre eso de los valores del under, no sé. Claro que soy una persona jodida. Me incomodan muchas cosas, más que las que me acomodan.

Pienso en Pedropiedra y Gepe que hablan sobre el Perú en sus canciones. Tú tienes una canción como “Misterios del Perú” y me parece que para un artista chileno es un desafío a su sociedad hablar del Perú ¿es un acto rebelde?

Yo creo que sí. Con nuestros vecinos en general y con el Perú en particular trata de pintarse una relación de la que yo reniego. Si es por ver los diarios, la tele, la radio, uno diría que tenemos una pésima relación y yo me niego a aceptar eso. En primer lugar porque toda esa gente que habla, desde la clase política hasta los medios de comunicación, no me representan para nada. Yo no me siento representado por mi clase gobernante ni por la oposición. La idea tampoco es idealizar a nuestros vecinos pero sí creo que esa canción, “Misterios del Perú”, es una linda manera de verlo porque principalmente lo que representa el Perú para mí es un enigma, un misterio. La canción tampoco es panfletaria. Se trata de un esclavo angoleño en tiempos coloniales del Perú y el Señor de los Milagros. Esa pintura fue hecha por un africano que llegó con otra cultura, otra religión y otros dioses. Ya sea por síndrome de Estocolmo o por amor a Cristo, terminó edificando la fiesta cristiana más grande del mundo.

001--Cristobal-Briceño

También se nota que hay mucho arraigo con tu tierra y tu contexto. Hablando de tu disco Juventud Americana, las letras se viven casi como un costumbrismo en narrar el contexto cotidiano chileno. ¿Sientes esto?

Quisiera decir que no porque no me gusta el folklor ni las tradiciones ni el costumbrismo. Mucho tiempo pensé que sí me gustaba, que había que defender las tradiciones pero he cambiado, he crecido. Sí quizás se trata de costumbres personales. No sé, odiaría haber hecho un disco costumbrista pero quizás es así como es percibido y ya no tengo nada que hacer al respecto. Mi idea no es hacer un manual folklórico de los usos y costumbres de mi tierra.

Conducción, además de tus constantes referencias al socialismo y el marxismo, tiene un corte moralista. Además es muy propio de los artistas chilenos y la sociedad chilena que parece muy divida entre la izquierda y la derecha. ¿Cómo explicas esto?

Yo no me considero una persona de izquierda pero claro que el discurso que sustenta la izquierda es millones de veces más interesantes que lo que sustenta la derecha, que es justamente la falta de discurso. Respondiendo a tu pregunta de por qué está tan polarizado eso, es porque caemos fácilmente en el juego de pensar que son dos cosas distintas cuando la realidad es que son lo mismo. El chileno cae muy fácil en esa trampa. Bueno, y el mundo en general. Lo mismo pasa con las religiones. Como dice Unamuno, los partidos y las religiones son para espíritus perezosos que necesitan que les entreguen un sistema armado y no tener que darle muchas vueltas sino adherir. Intento no ser así. Si bien hay una moral cada vez más fuerte en Ases Falsos es también porque están tomando mucha más notoriedad, entonces es como un sentido de responsabilidad que sé que es dañino para mí pero es inevitable. Cada disco de Ases Falsas, mientras siga recibiendo tanta atención, va a ser más y más moralista.

En palabras sencillas, ¿cómo definirías el mensaje que estás transmitiendo con este nuevo disco Conducción?

Fuego contra fuego, si es que hay que definirlo en una frase sencilla. Lo que más me acomodaría, gustaría y representaría sería combatir la moral. O sea, no tener moral. Liberarme de eso. Pero en un tiempo de tanta moralina con las redes sociales siento que es un fuego que hay que combatir con fuego. A mí me gusta la controversia, la pelea, la polémica. Es mi manera de pelear. Quizás lo que preferiría sería estar en mi casa tranquilo haciendo mis cosas pero es inevitable, tengo que pelear. Ni siquiera me interesa el resultado, solamente velo por el conflicto.

Aquí el video de la entrevista completa.