001-DorianEn mayo de este año tuvimos por primeva vez a Dorian en nuestro país. Los naturales de Barcelona se presentaron en Lima y La Oroya donde tuvieron su primero contacto con su público local. Así que le hicimos una llamada a Marc Gilis (voz y guitarra) para retomar la conversación que tuvimos por primera vez y conocer más sobre su música.

Más información sobre el concierto de Dorian en Lima aquí.

Esta vez su regreso no se hizo esperar. Ellos volverán para ser parte del cartel de la quinta edición del Lima Indie Festival. La cita es este sábado 28 de noviembre en el Palacio del Inca donde compartirán escenario con Paris Paris Musique de Argentina y los nacionales de Theremyn_4, Pipe Villarán, The Spiracles, Cecimonster Vs Donka y un largo etcétera.

Acá la conversación que tuvimos la tarde del 9 de noviembre:

Vi que tienes tres semanas de descanso médico.

Tuve una hernia discal en la columna pero ya estoy en recuperación haciendo terapia y me está funcionando muy bien. La verdad es que me estoy recuperando muy rápido, o sea que estaremos dando guerra dentro de unas semanitas. De hecho, antes de los shows en Perú y Buenos Aires, tenemos un show importante para la radio española.

¿Te sirvió el tiempo de descanso para componer?

Sí, he hecho dos canciones. Una de ellas ya tiene la letra terminada. Las primeras semanas estaba para sobrevivir, como quien dice. Soy una persona que no puede estar quieta y ahora que ya empecé a estar un poco recuperado intento aprovechar el tiempo. Tengo una actitud muy vital. Estoy aprovechando este tiempo de descanso para leer libros que tenía pendientes. Un par de día la semana tengo que ir al médico pero el resto del tiempo tengo que estar guardando reposo y aprovecho para escribir. Esta mañana, por ejemplo, he estado escribiendo poemas. Ya te digo, leyendo, mandando e-mails, porque también hemos entrado en el trabajo de ayudar a nuestra compañía de management y nuestro sello dando ideas y trabajando duro.

¿Cómo has compuesto estos dos temas? ¿Con una guitarra acústica desde tu cama o tienes un estudio a la mano para grabar otras cosas?

Tenemos un home estudio en casa donde puedo avanzar bastante con las composiciones. En el caso de estas dos canciones, una la he compuesto con la guitarra acústica y la otra con la computadora. Es gracioso. Una a la antigua usanza con la guitarra, como han salido otras canciones de Dorian como “A cualquier otra parte”, “Paraísos artificiales” y tantas otras. Y la otra la he hecho con la compu y mis sintetizadores. Un tecladito pequeño, porque estoy en la cama estos días, y mis bases y mis plugins.

002-Dorian

Una de las últimas noticias suyas es sobre el videoclip con María Valverde y Daniel Brühl. ¿Qué tal el nuevo video?

Ha sido un placer hacerlo. Primero porque “A cualquier otra parte” es una canción con muchos seguidores y es una canción importante en el repertorio del grupo. Estamos hablando de la versión que hicimos en “Diez años y un día”, que es una especie de unplugged reinventado en clave acústica. Por eso crecíamos que la canción merecía un video que esté a la altura de lo que esta canción representa. Dándole vueltas a la cabeza recordamos que Daniel Brühl, quien es uno de nuestros actores favoritos del mundo, además es seguidor de la banda y le tiene mucho cariño. Recordando caímos también en que María Valverde está muy unida a nuestra carrera por la película “Tres metros sobre el cielo” que tiene como uno de sus ejes centrales la canción “La tormenta de arena”. De alguna manera el boom de esa película está muy ligado al boom de “La tormenta de arena” como canción y a María Valverde. Entre Daniel Brühl, que admiramos muchísimo por “Malditos bastardos” o “Good Bye, Lenin!”; María, quien es una de las actrices con más futuro del mundo iberoamericano; y Dorian, hacíamos un triángulo artístico y de cariño que iba a ser ideal juntar en el video. Tuvimos la gran suerte de poder cuadrar las agendas de todos en agosto en Barcelona. En total hubo más de doscientas personas involucradas, incluyendo los extras que vinieron en los dos días de rodaje, muchos de ellos seguidores del grupo.

Hablando de “Good Bye, Lenin!” y “La flaqueza del Bolchevique”, donde actúa María, pienso en la postura política en la música de Dorian. ¿Hay algo de político en la música de Dorian?

Sí, absolutamente. Nos gustaría aspirar a tener cada vez un mundo más justo. En ese sentido, estamos a favor de que la sociedad, desde los ciudadanos, empujemos a los políticos a objetivos concretos para caminar a un mundo más justo. En España en los últimos años el panorama político está cambiando. Estábamos por décadas con un bipartidismo muy asentado, tanto que al final empezó a hacer de la corrupción su día a día. Estaba un poco podrido el panorama político y la gente empezó a salir a las calles a protestar, todo unido a la crisis económica. Esto llevo a que emergieran nuevos partidos políticos que están renovando el panorama y empujando a estos partidos tradicionales a cambiar sus puntos de vista y sus programas políticos. En definitiva, se ha conseguido mejorar el panorama político del país. En México hay movimientos sociales que intentan plantar cara al gobierno. También en Colombia se está acabando toda esta pesadilla de las FARC. Como decían los de mayo del 68, “sé razonable, piensa lo imposible”.

003-Dorian

La última vez que conversamos (entrevista aquí) me contabas de la escena indie de Barcelona en los noventas. Hace poco Nando Cruz, hablando de esta época, decía que la postura era decir “a mí no me interesa la política”. ¿Cómo viviste la escena indie de los noventas? ¿Te sentiste parte de una contracultura?

Nando Cruz es un gran periodista y ha hecho un gran libro sobre el tema. Creo que tiene razón. El indie en los noventas era muy apolítico. Lo que sí era muy underground y un movimiento al margen de las grandes vías. En ese sentido, sí había una actitud política de ser diferente y desmarcarse de lo que escuchaba la mayor parte de la gente. Sonar de una forma más alternativa a lo que se escuchaba en la radio y se venía en la tele. En este sentido hubo mucha gente en el underground español de los noventa que trabajó muy duro para crear la escena que hoy gozamos. Fueron todas esas personas que montaron grupos, revistas musicales gratuitas, sellos, programas de radio, pequeños festivales, conciertos y de todo eso habla el libro de Nando.
Ahora, es verdad, explícitamente no hablaban de temas políticos. En los últimos años esto ha cambiado. La crisis económica y la corrupción han sido tan escandalosas que las bandas se han visto obligadas a posicionarse sobre diversos temas. Se han publicado canciones e incluso disco enteros con un claro carácter político. Por ejemplo, nosotros en el año 2006 publicamos un álbum que se llama “El futuro no es de nadie” y creo que el título ya lo dice todo. Y en ese disco había canciones que hablaban explícitamente de política, o por lo menos de temas sociales. Eso fue antes del estallido de la crisis y nosotros ya expresábamos en nuestra música el descontento con el rumbo de las cosas en España y en Europa en general.

Victor Lenore, quien recientemente escribió “Indies, hipsters y gafapastas”, dice que en La Movida querían ser estrellas que tocaran ante cien mil personas y en el indie querían ser estrellas que tocaran ante cien. Sabiendo del éxito que tienen en México y los grandes escenarios a los que llegan, ¿cómo ven este tema sabiendo de su herencia tanto de La Movida como del indie?

Yo creo con tu grupo intentas llegar al máximo de gente posible. Pienso en un grupo que empezó tan underground como Sonic Youth y luego terminaron tocando en todos los festivales del mundo. Creo que su credibilidad está fuera de duda. Todo artista, sea de jazz, electrónica, rock o pop, desea ser escuchado por el máximo número de gente. La cuestión es conseguirlo sin traicionar tus propios principios, tu sonido y tu ética como banda. En el caso nuestro, pues ha sido una carrera con un progreso gradual. Cada año hemos ido a más países, a más gente y tocado en lugares más grandes. Pero nunca hemos tenido un “boom” de un año para otro. El progreso a nivel popular ha tenido mucho que ver con el trabajo de hormigas. El hecho de tener mayor presupuesto al hacer shows nos permite hacer mejores espectáculos, tener un staff más profesional y hacer que la gente disfrute más de los conciertos. Estamos muy orgullosos de haber conseguido esto y además sin haber contado con grandísimos recursos porque hemos sido un grupo que siempre ha estado en sellos independientes o como ahora, directamente autoeditando y licenciando con sellos independientes en los distintos países.

Hablando de su primera vez en Perú, me gustó tanto su show en Lima (crónica aquí) que al día siguiente me subí a un bus y me fui a verlos a La Oroya. ¿Qué recuerdos tienen de su visita de aquella vez?

Fueron unos días muy emocionantes. Sabemos que Perú tiene una tradición, al nivel del rock, que tiene mucho que ver con el sonido de Dorian. El post punk y el new wave están en nuestro ADN. Nos encantó tanto el concierto de Lima con el de La Oroya. Además, en el caso particular de La Oroya, nosotros ya sabíamos que iba a ser una noche especial porque La Oroya, además de tener ese gusto particular por los sonidos cercanos a la música de Dorian, desde hace tiempo éramos conscientes de sus problemas medioambientales. La gente ha tenido que luchar por su dignidad a lo largo de los últimos años. Sabíamos que iba a ser un concierto especialmente emotivo por este hecho y porque no van tantas bandas a tocar por allá. De hecho, cuando me he encontrado últimamente a peruanos y les he dicho que habíamos tocado en La Oroya, no se lo creían muchos. Fue muy bonito también el viaje a La Oroya y la gente que nos recibió con un montón de regalos. Se había hecho un concurso en las escuelas sobre asuntos medioambientales y nos la enseñaron los niños de cada clase. En definitiva, a nivel humano y musical, un viaje muy bonito. El músico agradece mucho esas cosas.

Casi no tuvieron ni un día para aclimatarse ¿Te chocó la altura?

Me chocó en el viaje cuando se sobrepasa los 4 mil metros en Ticlio. Luego ya baja un poquito y la pasé mejor. Sin lugar a duda es agotador. Durante el concierto sí tuve algunos momentillos que tuve que respirar hondo. Para evitar algún mareo no deseado pues tuve mucho cuidado a la hora de respirar y movernos sobre el escenario. Pero fuimos sobreviviendo haciéndonos nuestro tecitos. No era la primera vez a esas alturas, hace unos años rodamos el videoclip de la canción “El temblor” en una zona volcánica de México muy hermosa que se llama el Nevado de Tocula, que va por los 4 mil.

Bueno, espero verlos por tercera vez en Perú.

Gracias por haber subido también a La Oroya. La verdad es que fue un viaje muy bonito. Y ahora con ganas de estar de nuevo en Lima y ver un poquito de lo que se cuece en la escena limeña porque sé que vamos a ver un montón de bandas interesantes en el Lima Indie Festival.

Compartir 212