00001Todo nos queda más claro cuando Genís Segarra y Carlos Ballesteros nos explican que el primero es filólogo y el segundo veterinario. Cantar sobre caballos y ponys, pajaritos y pajarracos, los perezosos y lo triste de una tienda de animales tiene mérito cuando se hace con la riqueza gramatical que plasma Hidrogenesse en sus líricas. Más aún cuando en sus siguientes canciones se acercan a temáticas intelectuales o científicas y las llevan al mundo de las artes, de lo sensorial y lo emocional.

Más info sobre las entradas para el Lima Popfest aquí. 

Pero no todo es discurso en Hidrogenesse. También hay baile, ritmos para entrar en trance y sucumbir ante el poder de la música. Porque, al fin y al cabo, son solo dos hombres y sus máquinas haciendo música para divertir. Su lugar no es la biblioteca, sino la discoteca. Por eso estamos muy ansiosos de que llegue la noche del sábado cuando Hidrogenesse se subirá por primera vez a un escenario peruano y tocará como parte del cartel del Lima Popfest.

Así que nos juntamos con Genís y Carlos para conversar sobre su música, sus letras y su primera visita a Sudamérica. Acá la entrevista:

Comiencen contándome cómo se conocieron ustedes.

Genís: pues nos conocimos hace muchos años en una fiesta de un fanzine en Barcelona y una amiga nos presentó.

¿Qué año era?

Carlos: 96 o 97

G: ese año yo conocí a Manolo de Astrud, a Carlos, a las chicas de Biscuit Salés, a la gente de Bilbao que se llamaban Chico y Chica. En todo eso, más o menos 96 o 97, nos conocimos y empezamos a hacer canciones. Cuando se celebraba el Festival Sónar, nosotros hicimos el Sonajero, que en lugar de disc-jockeys habían grupos. Astrud publicó un single y luego salió el recopilatorio Lujo y Miseria con canciones de Hidrogenesse, Chico y Chica, Biscuit Salés, de todos los amigos que hacían música. Publicamos un single en un sello de Madrid y en el año 2000 fue cuando creamos el sello Austrohúngaro, ahí empezamos a publicar. El primer single fue de Chico y Chica, luego uno nuestro, luego el álbum…

Ahora me gustaría hablar sobre las letras, que son muy particulares en Hidrogenesse. ¿Se consideran parte de alguna tradición en las letras de habla hispana? ¿De dónde vienen sus influencias?

C: el dúo de Carlos Berlanga y Nacho Canut, haciendo canciones uno y letra el otro, pues sí que fue algo que a nosotros nos interesaba.

G: por el vocabulario que usaban y sobre todo el sentido de humor, que no siempre lo había. Dinarama tiene cosas como más trágicas y otras cosas más livianas. A nosotros nos gustaba más la parte más divertida.

C: sí y siempre con un lenguaje sencillo.

G: como casual.

C: no era muy pomposo ni poético.

G: y luego letristas ingleses y americanos como Morrissey o Lawrence de Felt y ya en los noventa The Magnetic Fields. Entonces te fijas en la gente que hace letras. No solo me gusta las cosas que dice sino cómo las dice, el vocabulario que usa, que no sea cursi, que no sea engañoso, que no use los tópicos de las canciones. O sea, todos los grupos que hacen canciones sobre temas que no son los típicos, sobre electrodomésticos o una autopista….

En ese sentido, ustedes no hablan sobre ustedes mismos.

C: No siempre.

No son autobiográficas.

G: si lo son, será porque las hacemos nosotros y metemos todo lo que nos interesa. La gente entiende que es autobiográfico si tú cuentas: “pues yo… el verano pasado me pasó esto… tenía una pareja”. Pero también es autobiográfico hablar de que me gustó ese libro…

C: o de cómo te enfrentas a la vida o a un problema o intentas superar ciertas cosas.

G: o qué sientes cuando vas por una autopista, qué recuerdos te trae, entonces la protagonista de la canción es esa autopista, no eres tú. Somos así, nunca se nos ocurriría hacer letras desde la autobiografía… sentimental. De hecho, los grupos que nos gustan también son así. Los Magnetic Fields no cuentan nunca las historias sobre su vida, sino que se imagina historias para contar lo que le interesa.

También se nota que hay mucha premeditación en sus letras, mucha investigación. Está el ejemplo de la canción “Historia del mundo contada por las computadoras”, que casi una clase de historia resumida en canción.

C: esa canción en concreto sí que es un libro resumido y estamos muy contentos porque conseguimos resumir un libro de 300 páginas en 6 minutos de canción. Tuvimos que estar ahí haciendo mucho trabajo de síntesis.

G: pero eso también nos gustó mucho porque lo más normal es que una canción te la inspire una novela, una película, un poema, cosas más líricas o artísticas. Partir de un libro de divulgación científica, llevarlo a ser una canción y que la canción no fuese fría ni robótica, eso nos motivó y fue lo que más trabajo nos dio. Era una ambición que teníamos, hacer cosas emotivas hablando de ciencia.

Ustedes hablan mucho de libros y parece que tienen mucho tiempo de ocio para escribir canciones y filosofar. ¿Cómo se relacionan ustedes con el ocio?

G: en Argentina nos dijeron que nuestra carrera se podía resumir en irse de vacaciones en forma de canción. Así que nosotros siempre pensamos que somos un grupo escapista, que siempre intentamos proponer maneras de escapar de la realidad.

C: y muchas veces las canciones surgen a raíz de estar de viaje o en nuestro tiempo de ocio. Generalmente cuando estamos en nuestra ciudad, en Barcelona, es cuando menos creativos estamos. Estamos haciendo cosas prácticas, como…

G: enviar los paquetes a correos, discutir un contrato…

C: o acabar una producción, cosas más técnicas. Pero en el momento de ir recopilando ideas para futuras cosas, eso siempre es en los viajes.

G: lo que quiero decir es que no es que seamos unas personas que tengamos mucho tiempo libre y siempre estemos en la sombra de un árbol escribiendo canciones. Lo que nos interesa es ese momento regalárselo a la gente, esos momentos de escapismo o trucos para huir de la realidad.

Bueno, yo les quería preguntar sobre el otro lado de la moneda, que es el lado “hazlo tú mismo”, el tener tu propio sello y ese trabajo de obrero, por así decirlo. ¿Cómo se manejan ustedes desde el “hazlo tú mismo”?

C: pues nos vemos abocados a eso. No sabemos hacerlo de otra manera. Ya sea tener que negociar un presupuesto para fabricar un disco o diseñar una portada…

G: hacer las mezclas de las canciones. Todo lo hemos tenido que aprender a hacer nosotros mismos, en parte porque al principio no había otra y también en parte porque somos así.

C: porque no nos fiábamos.

G: no sabemos delegar. Nos costaría decirle a alguien que nos haga una portada y fiarnos a ciegas de que lo que nos dé nos va a gustar. Entonces acabamos haciéndolo todo nosotros y siempre nos relacionamos con gente que es un poco así. Chico y Chica también son un grupo muy así, que todo lo tienen que hacer ellos mismos y solo ellos mismos. Espanto también, aunque son muy abierto a colaborar. Es una manera de hacer música muy autosuficiente, en parte por necesidad y en parte por vocación.

Hidrogenesse ValpoVolviendo a estos momentos acá en Sudamérica, cuéntenos la experiencia de venir a esta parte del mundo.

C: todo empezó porque el festival Popfest de Santiago nos invitó. Entonces queríamos aprovechar que no solo fuese una visita a Santiago, hacer 15 horas de vuelo y luego volver. Entonces intentamos armar algo más y salió lo de poder tocar en Argentina, Uruguay y venir aquí.

Alguna curiosidad encontraron en estos lares.

G: lo que queríamos era venir aquí a sorprendernos, sin prejuicios y sobre todo a conocer a la gente que nos sigue o que le puede gustar lo que hacemos, verles las caras y ver cómo viven.

C: nos hemos dado cuenta de forma ingenua que el Sol…

G: que va todo al revés.

C: claro, estábamos en Buenos Aires y Santiago, que son ciudades tan grandes que no ves la naturaleza. Pero llegamos a Valparaíso y vimos que el Sol va al revés.

G: y la Luna está dibujada al revés.

C: son tonterías pero…

G: venir tan sin ningún prejuicio que incluso eso. Ha sido como dos tontos, se rieron de nosotros cuando nos vieron a los dos, nos miraban y era como: “¿no lo sabían?”. Pues claro que lo sé, pero no me acordaba.

Finalmente, qué es lo que podemos esperar de su presentación en vivo.

C: el máximo espectáculo posible con nuestros pequeños aparatos electrónicos y siendo simplemente dos personas.

G: odiamos aburrirnos y nos da terror aburrir a la gente, entonces elegimos el repertorio que nos parece el más entretenido, que el vestuario también sea entretenido, si podemos que haya proyecciones. Nuestros pocos recursos, porque somos dos arrastrando maletas por el mundo, que sean lo más llamativos. Es que nos da pavor aburrir a la gente.