Silver-ApplesAtentos a los Silver Apples, ellos son los siguientes” dijo John Lennon en una entrevista cuando le preguntaron quiénes serían la próxima “big thing”. Es que para 1968 su disco debut era realmente una cosa que llamaba la atención. Simeon jugaba con los osciladores que él mismo había fabricado al ritmo de la batería de Danny Taylor mientras cantaban líricas sugestivas. Si bien ya había música electrónica, estaba más enfocada a los laboratorios de física que a los conciertos de rock. Pero Silver Apples fueron de los primeros hacer rock con máquinas y dejar atrás las guitarras.

Aquí más información del concierto de Silver Apples en Lima.

Fue tal vez la efervescencia que se vivía en aquel entonces en Nueva York la que permitió a este dúo crear una música tan innovadora. Para la época, su sonido solo pudo ser catalogado dentro del enorme saco llamado rock psicodelico. De ahí que surgiera el contacto con nombres como Jimi Hendrix, con quien llegaron a colaborar en algunos jammings en el estudio donde compartían sesiones.

La historia que siguió para Silver Apples no fue tan alegre. Su segundo disco, Contact (1969), tuvo una portada que resultó en una demanda de parte de Pan Am Airlines. La aerolínea ganó el juicio y este fue el fin de Silver Apples. Al menos hasta los noventas cuando la banda revivió por un corto periodo en el que se volvió a juntar a Simeon y Danny para revivir a Silver Apples. Sin embargo, un accidente en la autopista durante la gira de 1998 le rompió el cuello a Simeon y paralizó sus planes de grabar nuevo material.

Tras superar la muerte de Danny en el 2005, Simeon volvió a los escenarios en el 2007. El año que viene está por sacar un nuevo disco de Silver Apples y este viernes 13 de noviembre tendrá su primera presentación en Lima ante una nueva generación que quiere conocer la leyenda detrás de este hombre de 77 años de edad.

Acá la conversación que tuvimos con el gran Simeon Oliver Coxe III.

Me gustaría hacer un recorrido por tu historia en esta entrevista. Comencemos hablando del rock & roll en el cincuenta. Creciste en Nueva Orleans escuchando a Fats Domino y Little Richard, dos afroamericanos que tocaban el piano. ¿Cómo te inspiraron ellos si en realidad dices que no sabes tocar el piano?

No toco el piano pero sí me inspiraron en la música, especialmente Fats Domino. Siempre me gustó la simplicidad de la estructura de sus acordes, su ritmo y su poesía directa. Nada de mensajes subliminales ni eso. Mi música es muy parecida. No es que trate de copiar lo que él hizo pero es eso que te hace sentir lo que te gusta y tratas de emular en tu propia música a tu manera.

Los cincuentas parecen tan lejanos a estos días.

Sí, lo sé.

Me preguntaba qué pensaron tus padres de que escucharas a dos negros haciendo música rara.

Lo odiaban absolutamente. No porque fueran negros sino porque no sentían ninguna relación. En realidad tampoco les gustaban los blancos que grababan entonces. Pensaban que Elvis Presley era horrible. Era simplemente el tipo de música. Era una música rebelde para la época, sea blanca o negra.

En la segunda mitad de los sesenta el rock & roll se volvió más serio, más que una cosa de adolescentes.

Sí, también pienso eso.

004---Silver-Apples

The Beatles conociendo a Bob Dylan y haciendo letras más profundas y discos como Pet Sounds y Rubber Soul. Para muchos este es el comienzo del rock psicodélico. ¿Crees que este es el inicio del rock psicodélico?

Siempre he tenido problemas para entender qué significa psicodelia. Supongo que ahí comenzó. Muchas personas lo relacionan con tomar acido. Nunca pensé que eso sea una parte crucial. Tal vez era secundario. A nosotros nos han asociado con la música psicodélica y nunca hemos tomado ninguna droga hasta el día de hoy. También se de bandas de entonces que no eran psicodélicas pero que sí tomaban drogas. No estoy seguro de qué significa la psicodelia. Nunca me lo han explicado así que simplemente no entiendo.

¿Y qué hay de la vanguardia? Cuando pensamos en la ciudad de Nueva York, donde Silver Apples comenzó, se nos viene a la mente The Velvet Underground, Andy Warhol y la vanguardia. ¿Cómo les inspiró la ciudad de Nueva York?

Nueva York en los sesenta era una burbuja de creatividad en todos los niveles: el arte visual, la música, el cine, el teatro y las expresiones artísticas. Todos estaban probando cosas nuevas y la atmosfera era que cuan más nuevo y raro, era mejor y más gente lo apreciaba. Había esa energía de innovación en esos pocos años en Nueva York en los que Silver Apples fue parte. Conocíamos a muchas de las personas involucradas pero no diría que unos estaban alimentando a los otros, sino que era toda la energía en general de Nueva York de entonces. Francamente fue algo único en la historia del arte.

¿Y el público? Sabemos de su concierto en el Central Park ante más de 30 mil personas.

Sí, 30 mil personas en mi primer trabajo (jajaja).

003---Silver-Apples

Pero también lugares como San Francisco con su verano del amor y sus acid tests. ¿Cómo reaccionó la gente de estos años a tu música?

En California no tuvimos casi nada de recepción. Eran muy posesivos sobre su propio tipo de música: The Grateful Dead, The Jefferson Airplaine, 13th Floor Elevators… Ellos tenían una música que pensaba que era suya, tenían una identidad en ella. Y cuando un fulano de Nueva York llega con sus máquinas y su raro estilo de tocar la batería y sus letras raras, simplemente no fluyó allá. Pero en Nueva York podíamos tocar en cualquier lugar ante un público rockero y siempre llevamos bastante público en cualquier parte del país que fuéramos. Simplemente creo que California tenía su propia cosa en aquel momento y no estaban interesados. Nunca tuvimos problemas en conseguir público con excepción de California.

Para alguien de mi edad resulta difícil de entender esto. Tenemos la imagen de estas personas en San Francisco y California tan mente abierta en cuanto a música rara y tomar drogas y llegar a este estado mental de trance. ¿Cómo así no apreciaban tu música?

Creo que sentían una rivalidad entre ellos y el sonido de Nueva York. Se sintieron traicionados cuando Bill Graham abrió The Fillmore en Nueva York. Sentían que las bandas que tocaban ahí no merecían el nombre de The Fillmore. Recuerdo cuando unos miembros de Jefferson Airplane estaban en la misma recepción que nosotros, ellos hablan que The Fillmore East en Nueva York no era realmente The Fillmore, que el único era el californiano. Siempre estaban empujando California. Creo que tuvo mucho que ver con el marketing. Supongo que en sus sellos les habrán dicho que se vendan como californianos… no lo sé.

¿Seguiste atento a la evolución de la música luego de la disolución de Silver Apples? ¿Qué pensaste de gente como Kraftwerk, Devo o Gary Numan usando la electrónica en los setentas y ochentas?

No era muy consciente mucho de eso. Cuando Silver Apples fue forzado fuera del negocio, Danny y yo nunca tuvimos problemas musicales ni amicales. Fuimos un equipo. Éramos hermanos contra el mundo. Así que Silver Apples no rompió realmente, fuimos separados de la industria. Ambos seguimos caminos separados. Él dejó la batería y yo no tocaba nada porque no quería hacer música si no era con Silver Apple. La experiencia fue tan rica que no quería ir picoteando mi camino agarrando mi oscilador y haciendo algún sonido raro en el disco de otra persona. Así que me alejé totalmente de la música. No escuché música por casi veinte años. Hice otras cosas: mis pinturas y manejar un carro de helados.

Tu forma de tocar, cómo usas los dedos y creas loops, me hace pensar de otra revolución en la música: el acid house. Fue otro verano del amor, otra forma de relacionarte con la música y el baile. ¿Supiste de la música house y el techno?

No hasta que me dijeron que estos djs estaban usando mi música y que debería capitalizar eso. Entonces comencé a escucharlos. No me sentí de ninguna manera ofendido. Estaba emocionado de que alguien tome mi documento de hace tantos años y lo traiga a otra expresión artística totalmente nueva. Nunca miré atrás, solo trato de unirme y seguir adelante.

Hablando de tu regreso, ¿qué tan distinto es tu nuevo público comparado con los jóvenes de los sesentas?

Son distintos porque los jóvenes en los sesentas nunca habían escuchado música electrónica de esa manera. Probablemente habían escuchado el sonido más académico producido en laboratorios pero nunca lo habían escuchado en vivo desde un escenario con batería y letras de rock y toda la actitud que tenía. El público de hoy en día, jóvenes en sus veintes y treintas, han tenido una mejor educación en cuanto a música electrónica. Me siento más cómodo con el público de hoy porque no tengo que demostrar nada. No tengo que enseñarles que se puede hacer música real con botones y perillas. No tienes que tocar una guitarra para hacer música. Eso ya se entendió. Hoy el público puede escuchar mi música como música, no como una nueva y rara experiencia.

Silver-Apples-Peru

¿Qué hay de tu nueva música? Muchos te conocemos por tu legado pero ¿cómo te va con el nuevo material?

Lo estaré tocando acá en Lima. Tengo un nuevo disco por salir. Desde mi punto de vista ya ha sido terminado. Ahora está en las manos de los productores. No puedo mencionar el sello por donde saldrá porque aún está en negociaciones pero puedo decir que está en una dizque mayor label y saldrá en primavera del próximo año. Además que contiene material que no tiene nada del viejo Silver Apples excepto en su núcleo. Toma lo que he aprendido a lo largo de los años, así que la música está más embellecida, tiene más capas y es más rica que nuestros inicios que eran más básicos.

¿Cuál es la canción más vieja del álbum?

Hay una canción llamada “Susie” que escribí mucho antes de Silver Apples cuando estaba en una banda de rock & roll llamada Random Concept y tocábamos en bares de Nueva York. Entonces escribí una canción llamada “Susie” que solíamos tocar. Luego la banda se disolvió, yo estuve en otra banda y luego llegó Silver Apples. Traté de grabarla de vuelta pero la gente con la que trabajaba no le gustó. Ahora que hago un disco por mi propia cuenta puedo hacerla. Finalmente, luego de cincuenta años, la canción está en el disco. Pero todo lo demás es totalmente nuevo, cosas que escribí el año pasado.

Acá les dejamos el video de la conversación:

Compartir 217