Cuando uno piensa en los grandes ídolos del rock n roll encuentra historias de muchachos que se juntan en un garaje a tocar con tanta pasión que terminan convirtiéndose en grandes luminarias de la música. Hacen giras, venden discos y con esto llegan las mujeres, el dinero y la fama. Una historia así parece solo poder suceder en países lejanos como Inglaterra o Estados Unidos. Pero no, en el Perú de los sesentas hubo un grupo de adolescentes que tuvieron fama y fortuna. Estamos hablando de Los Belking’s, quienes estarán celebrando su 50 aniversario este sábado 25 de abril en el Anfiteatro del Parque de la Exposición.

Por eso nos juntamos con Wilfredo Sandoval, quien junto Raúl Herrera fundó la banda de rock instrumental más importante del país. La cita se dio en una cafetería de San Isidro, a pocos cuadras del rockero distrito de Lince, donde Willy vivió muchos años de su juventud. Así que comenzamos la entrevista por ahí, por reconstruir aquellos años en la década de los 60 cuando aparecieron las primeras bandas de rock peruano.

Yo veía a Los Shain’s cuando Juan Luis Pereyra estaba en la guitarra, Pico Ego Aguirre era el bajista y el hermano de Gladys Arista era el cantante. Los veía en el Canal 4 y nunca imaginé que iba a alternar con ellos” recuerda Willy sobre su primer contacto con el rock peruano, escena de la que él sería participe unos años más tarde. Fue a mediados de la década de los 60, cuando aún era un colegial de la Gran Unidad Escolar Melitón Carvajal, que inicia la historia de Los Belking ‘s. Más específicamente, un sábado de agosto de 1964 cuando Willy conoce a Raúl.

001--Los-BelkingsEn esa entonces tocaban temas de bandas inglesas como The Beatles, The Rolling Stones y Gerry and the Pacemakers; mucho de su repertorio eran temas cantados, dice “hacíamos covers al inicio. Mucha gente no sabe que tuvimos hasta siete cantantes”. Pero sus esquemas cambiaron luego de su gira a Tarma en 1966. Un amigo del colegio, que fungía como una especie de representante, les había conseguido un contratito en Tarma para tocar en un cine por la celebración de los Carnavales. Había que pedir permiso a todos los papás porque eran menores de edad.

¿Qué pasó en Tarma? Fueron la sensación así que el dueño del local y de una radio los invita a quedarse una semana más a causa del furor causado. “El hombre se volvía loco porque la radio se llenaba a pleno todos los días a las 6 de la tarde”, recuerda Willy. Así una semana se volvió un mes en Tarma. Eran ídolos, pero en Lima no los conocía nadie.

Su amigo que fungía como representante de la banda les dice “vamos a tener que hacer algo para que los vean” y les consiguió un contrato para actuar en el Cine Ídolo de Pueblo Libre, donde tocaron con dos cantantes: uno para “Satisfaction” de The Rollings Stones y el otro para los temas de The Beatles. Pero fue un par de temas instrumentales los que llamaron la atención de un disck jockey. Willy recuerda que el dj le pidió prestada su guitarra. “A mi Fender no la presto, es como prestar a mi mujer”, dijo Willy. “Yo los puedo hacer grabar en El Virrey” respondió el DJ, pero no, su Fender Mustang color turquesa no la toca nadie.

No la prestó pero de todas formas llegaron al concurso que organizaba El Virrey. Al final solo quedaron como finalistas Los Dream’s, que cantaban, y Los Belking’s, instrumentales. “Tocamos de tal forma que salimos ganando y grabamos en el verano del 67 el tema “El Guasón” y en el reverso “La Playa”, explica Willy sobre la dualidad de un tema fuerte en el lado A y uno suave en el lado B. Lo mismo sucedió con su segundo sencillo, “Negro es negro / Tema para jóvenes enamorados”, siendo el lado B, el suavecito, el que pegó.

006-Los-BelkingsFue tal el éxito que en un mes vendieron 10 mil discos en la época en que el Perú tenía 7 millones de habitantes. Hay que recordar que todos eran menores de edad y tenían un representante que firmaba por ellos. “Lo curioso es que no estaba autorizado por ninguno de nuestros padres pero él firmaba igual”, recuerda Willy sobre aquellas épocas en que siendo un adolescente ya vendía miles de copias. Fue tal el éxito que inmediatamente grabaron “Pipa de paz”, “Tesis psicodélica” y nunca más hicieron un 45 rpm.

Les iba tan bien que El Virrey les dijo ¿qué necesitan ustedes para tocar mejor? Y les trajeron de Inglaterra un amplificador que acababa de diseñarse para The Beatles. “Nos llegó el mismo amplificador Vox inglés”, dice. También una caja de efectos Dynacord alemán con reverb y delay. Un Fender Bassman americano y Willy ya tenía su amplificador Teisco japonés. Con esto se desarrolló más el sonido rockero de Los Belking’s, porque Los Belking’s tocaban rock.

De ninguna manera pertenecíamos a la nueva ola” dice Willy enérgicamente. “Nosotros grabamos en el 67, cuando ya no existía la nueva ola. Es más, Los Dolton’s, que sí pertenecía a la nueva ola, desaparecen en el 68”. Hay que recordar que en esa entonces la escena se dividía en la fuerte rebeldía del rock y las fresas melodías de la nueva ola. “Hasta cierto grado nos convertimos en sepultureros de las escenas de la nueva ola”, se jacta.

Hoy, a la distancia, puede que las canciones de Los Belking’s no suenen muy salvaje que digamos. Entonces dónde estaba su rebeldía rockera. “Nuestra rebeldía estaba reflejada en muchos de los temas antiguos, como el caso de “Las Hojas Muertas”, que buscábamos que se adapte al esquema más moderno. Tan es así que a la música en aquel entonces no se le llamaba rock, se llamaba música moderna. Nuestra rebeldía estaba en hacer cosas que otros no hacían, en hacer nuestros propios temas”, afirma Willy al decir que Los Belking’s tienen entre 85 y 90% de temas propios.

Su rebeldía estaba además en su relación con su casa discográfica. Willy dice que eran el único grupo que los dejaron grabar en libertad. El Virrey hacia discos de folklor y no estaba preparado para intervenir en un disco de rock. Por eso les daban todas las facilidades posibles, porque estos muchachos sabían lo que estaba haciendo, los números jugaban a su favor. “Las muchachas nos perseguían y ganábamos plata. Llegamos a ganar un promedio al mes de 5 mil dólares cada uno y por regalías de interpretación nos pagaban alrededor de 20 mil soles mensuales. Era un montón de dinero” recuerda Willy.

Pero también hay cierta desconfianza en sus palabras. Eran unos chiquillos haciendo miles de dólares para una compañía de discos. “No tengo ni la menor idea de cuánto hemos ganador ni todo lo que realmente hemos vendido, si realmente nos pagaron lo que era correcto o no” se pregunta.

005-Los-BelkingsLa historia que sigue ya es conocida. Su primer LP se tituló “El sonido de Los Belking’s” y vendió 10 mil copias en el primer mes de lanzamiento. Hicieron varios sencillos y un LP junto a Kela Gates. Su segundo LP contó con la colaboración de extraordinario arreglista Andrés D’ Colbert y la Orquesta Sinfónica Nacional. Pero para su tercer LP, “Los fabulosos Belking’s”, el ambiente estaba cambiando en el Perú.

La década de los 70s llegó con el gobierno militar, el fin de las matinales y problemas de salud que tuvieron que alejar a Wilfredo de los escenarios. Salió su cuarto LP 1973, pero para esta entonces ya había desaparecido la primera escena del rock peruano y así también el final de Los Belking’s. Willy dejó su guitarra para trabajar en la compañía de papel Trupal y la cervecera San Juan. “Yo dejé la música fuera de mi vida. Nunca les dije a mis hijos que yo había tocado en una banda. Desde un punto de vista familiar, hice lo que tenía que hacer” confiesa con nostalgia.

004-Los-BelkingsLos años de formar parte de una banda de rock parecían sepultados en los recuerdos del pasado hasta que Willy se enteró de la edición de un disco de Los Belking’s en Europa. Estamos hablando del “Instrumental Waves”, una compilación editada en España en el 2003 que causó furor en las nuevas generaciones en busca de una arqueología del rock. Así con el nuevo milenio llegó el regreso de Los Belking’s.

Ahora Willy está nuevamente abocado a su música y se adapta con mucha soltura a las nuevas tecnologías. Volvió al estudio de grabación a componer nuevos tema, dice que le encanta el Pro Tools y que tiene todas las versiones. “Los Belking’s sabemos que ya somos parte de la música en el mundo, pero queremos seguir más allá” nos dice sobre el lanzamiento de una nuevo producción de Los Belking’s 5.0. Se trata de cuatro discos con temas nuevos y temas viejos regrabados que saldrán durante el transcurso del año. “Lo que hemos hecho ahora es indescriptible” dice Willy sobre el renacimiento de su banda. Los Belking’s 5.0 es su regreso a los escenarios que tendrá como celebración una histórica fecha este sábado 25 de abril en el Parque de la Exposición.

002-Los-Belkings