Rafo Ráez y los Paranoias han sacado su tercer disco largo: Sauna de coca (2016). Según cuentan, es el disco heavy metal que le debían a Eduardo Cisneros, lo cual explica que haya sido editado a través del sello Post Under. Además es el primer disco del power trío en el que Rafo se anima a cantar en inglés.

Rafo Ráez y los Paranoias tocarán este sábado en el Festival Descabellado.

Grabado y mezclado en las instalaciones de El Techo y Raíz Electrónica Estudios y masterizado por Giovanni Lama, Sauna de coca está hecho para ser escuchado a máximo volumen. Su primer sencillo ha sido “Siglo XXI” y su videoclip es protagonizado por la banda y la modelo argentina Laura Mestre. El segundo sencillo será “Joven granito” y también contará con su respectivo videoclip.

Aprovechando la promoción de Sauna de coca, le hicimos una llamada al maestro Rafo Ráez para conversar sobre su nueva entrega que desde ya se perfila entre los mejores discos del año.

¿De dónde vienen las constantes referencias al siglo XXI?

Hay excelente música ahora. Me encanta lo que está sucediendo. Me pongo hablar y no paro. Paula Maffía, Camila Moreno, “Sol de invierno” es una canción maravillosa de Javiera Mena con su pata Gepe, “Prejuicios (Osvaldo)” de Árbol, Plug-Plug es buenísimo, “Sincronía” de Las Amigas de Nadie, Turbopotamos es una banda importante del siglo XXI, Coldplay son buenísimos, Pedro Mo.

¿Va también como una ruptura con el siglo XX?

No, sencillamente que agradezco al destino, o a quién sea, de estar acá en este momento. O sea MGMT ¿manyas? Puta, qué paja ser parte del mismo tiempo de MGMT. Por ejemplo, Paula Maffía la he conocido la semana pasada y es extraordinaria. Calato es una banda peruana extraordinaria. Así descubro todas las semanas cosas nuevas. Me pone pilas compartir el tiempo con gente tan chévere.

¿Qué quieres decir con “cárcel dorada y valle gris se conectan”?

Hay una relación muy fuerte entre la cárcel dorada, el estar encerrado lleno de comodidades, y el hecho de que los valles estén descuidados y potencialmente destruidos. El ser humano necesita la experiencia al aire libre y lo que mucha gente está haciendo con su dinero es construir cárceles doradas. Hace poco leí una estadística que en promedio a nivel mundial un niño del siglo XXI pasa menos tiempo bajo el sol que un preso. Eso te da una idea de lo que está sucediendo con la vida de la gente. Lo natural del valle es ser verde y lo natural de la cárcel es ser gris. Lo que está haciendo la gente es pintar de oro su cárcel y destruir los valles.

En el tema “Fuckers of the unborn” hablas de hiperrealidad. ¿Tendrá algo que ver?

“Fuckers of the unborn” es la más metal del nuevo disco. Queríamos hacer una canción que hablara de los quinientos o seiscientos años de los Illuminati, esta gente que en algún momento inventan el racismo, porque el racismo es un invento, y lo establecen como una de las claves de la organización social para los próximos dos mil años. Así como los curas pedófilos se arrechan con niños, estos se arrechan con los que todavía no han nacido. Por eso se llama “Fuckers of the unborn”.

Hablando de estas temáticas oscuras y metaleras que remiten a Black Sabbath…

Sí, yo adoro Black Sabbath. Los cuatro primeros discos son la Biblia para mí.

¿El sonido de Sauna de coca coincide en algo con la escena doom y stoner de los últimos años de Lima?

Disfruto de Reino Ermitaño y esas bandas.

Temas como “Chamana de los hongos” y el título del disco, Sauna de coca, son referencias a las sustancias alucinógenas. ¿Esta es la primera vez que tocas el tema de las drogas en tu música?

Lo que pasa es que la hoja de coca es maravillosamente saludable y la cocaína es poderosamente venenosa. Es interesante este doble sentido de la palabra coca. Puede hablar de algo muy bueno y muy malo a la vez. Es como el árbol del bien, el mal y el conocimiento. El árbol del que estaba prohibido morder. Por otro lado, “Chamana de los hongos” es una canción sobre chamanismo y el poder curador de los alucinógenos. El uso chamánico de los alucinógenos es muy distinto al uso comercial.

Rafo-Raez-y-los-paranoias

¿Cómo te animaste a cantar en inglés?

Cuando estrené La reina pastrula en Manhattan di los conciertos en inglés. Yo no di los conciertos para la comunidad peruana. Los ocho conciertos fueron para público de todo el mundo: chinos, nórdicos, obviamente norteamericanos. Yo me comunicaba en inglés de lo más bien y me di cuenta que estaba esta cosa con el inglés. Por eso es la canción “Nueva York”, porque fue en Manhattan donde sentí que soy global. O sea, soy local. Me interesa y me gusta ser local. Soy un artista peruano y estoy bastante orgulloso de la escena peruana.

Como dices, eres un artista muy arraigado al contexto peruano. Se te asocia mucho a la tradición, desde temas como “Campo minado de corazones” hasta “Arequipeña”. Cuando te has alejado de esto, como en tu disco Muéranse, ha sido uno de los más incomprendidos.

Pero Muéranse tiene mi mayor hit: “Chica canela”. Ese tema lo piden en todo el Perú y es famosísimo.

Pero cuando exploraste con el hip hop en “La música entera”…

Pero en esa época el hip hop todavía era una cosa under. Tienes que entender que cuando hago hip hop, hace casi doce discos atrás, en esa época el hip hop latino era “tra tra tra”, como Cuentos de la cripta. A ese nivel estaban las cosas. Es cierto que hace doce discos atrás yo hacía hip hop hasta las huevas pero en general el hip hop era hasta las huevas en Latinoamérica, recién estaba naciendo. Creo que hay que entenderlo en ese contexto.

Mi pregunta iba a si sientes que tu arraigo con el Perú en algún momento te ha limitado.

Por definición, todo arraigo es una libertad y una limitación. Te permite ver ciertos atardeceres y te aleja de otras cosas. Gustavo Cerati tiene una frase preciosa: “qué otra cosa es un árbol más que libertad”. Agradezco mis raíces, en verdad las agradezco.

Estudiaste antropología en San Marcos. ¿Llegaste a ejercer la carrera?

Hice unas chambas bonitas y bien pagadas pero la gente me quería como músico y como músico me quedé.

¿Qué te motivó al estudio de la cultura con la antropología?

La violencia, cómo se construye la paz y cómo se sale de la violencia. En esa época se hablaba de cultura de paz. Para mí el elemento principal de la paz es la diversidad, esa pared de contradicción que hay entre la gente. El disfrute de la diversidad es lo que hace que la gente pueda sentirse en paz. La paz no es un gran abrazo. La paz es un montón de fiestitas chiquitas. Entonces, todos los que quieren construir un gran abrazo solamente construyen otra guerra.

Para acabar, hablando de camino más heavy de Sauna de coca, ¿cómo ves el recibimiento del público?

Está excelente. La recepción de Sauna de coca está muy buena. Estamos muy agradecidos con la gente, especialmente la gente nueva. Chicos y chicas están prestándole oreja a Sauna de coca y viendo que es un disco honesto y directo. No tiene muchos secretos. No es un disco intelectual.