Luego de 7 años de ausencia tendremos de regreso en Lima a Dark Tranquillity. La banda de death metal melódico se presentará el próximo lunes 4 de septiembre para presentarnos Atoma (2016), su álbum de estudio número once en su carrera.

Toda la info del concierto en la Agenda CP

Formados a finales de los 80, Dark Tranquillity fueron pioneros de la escena death metal melódico junto a bandas como In Flames y At the Gates. Desde Suecia lograron darle una bocanada de aire fresco al death metal al incorporar la influencia melódica en su música, lo que llevó a su natal Gotemburgo a ser considerada como el nuevo Tampa.

Dark Tranquillity llegará como parte de su gira de promoción de Atoma, la que incluye la sorpresa de tener al fundador de Arch Enemy, Christopher Amott, como guitarrista de reemplazo. Acá la entrevista que tuvimos con Mikael Stanne, cantante fundador de la banda.

Dark Tranquillity

¿Cómo fue tu primer acercamiento al metal y qué te gustó de este estilo musical?

Creo que mi experiencia fue a través de los chicos mayores en mi colegio que escuchaban heavy metal y bandas como Iron Maiden. También había un show de televisión a mediados de los 80 donde pasaban bandas de metal bastante obscenas como W.A.S.P. y Twisted Sister. Pero la primera vez que me interesé realmente fue cuando escuché Iron Maiden en un programa de radio y le pedí a mi madre que me regale Powerslave por navidad. Ese caset fue mi primer disco de metal. En cuanto al metal extremo, comenzó a los 13 o 14 años cuando el hermano mayor de un amigo me prestó el Flag of Hate de Kreator y pensé que era lo más cool, agresivo e intenso que había escuchado. Ese EP cambió mi perspectiva sobre lo que la música podía ser. A finales de 1988 fui a un concierto de Kreator y me inspiró a gritar y tocar guitarra y armar una banda.

¿Cómo se formó la escena de Gothenburg?

No sé si se formó, simplemente sucedió cuando un grupo de amigos con intereses similares empezamos a influenciarnos mutuamente. En esas épocas el metal extremo, death metal en particular, era muy raro. Nos juntábamos a escuchar discos que comprábamos de todas partes del mundo. Eventualmente decidimos formar nuestras propias bandas. No pensaba que fuera una escena y hasta ahora me resulta difícil pensarlo como una escena pero definitivamente fue algo especial. Mirando atrás todos tenemos recuerdos muy alegres de esos años de inocencia cuando no teníamos ni idea de lo que hacíamos pero la pasábamos bien. La única diferencia hoy en día es que no nos vemos tan seguido por los tours.

¿De dónde vino la influencia más melódica en su música?

Simplemente vino de tener la mente abierta. Nunca fue el caso de que solo escuchásemos thrash o death metal. Escuchábamos de todo. Con Dark Tranquillity sentíamos que las influencias del power metal y el speed metal debían ser incorporadas en nuestra música. Cuando escuchábamos a todas estas bandas de death metal que eran todo sobre velocidad, brutalidad y pesadez, sentíamos que algo estaba faltando. Quisimos incorporar eso en la música para tener una conexión emocional. Todo lo que hago tiene que tener algo de melodía. Cuando comenzamos a escribir teníamos la influencia del folk y melodías de Iron Maiden. Todas las bandas compartíamos la idea de que no hay restricciones.

¿Qué opinabas de la escena black metal noruega?

Pensaba que era muy emocionante. Recuerdo que nos voló la cabeza cuando escuchamos Deathcrush de Mayhem por primera vez. Pero rápidamente se salió de control y se tomó demasiado en serio. No me gustaba su ideología y extremismo, pero musicalmente fue muy interesante.

El metal escandinavo ha tratado mucho sobre su historia y tradición. ¿Qué opinión tienes sobre el nacionalismo y la forma en que se aborda en el metal escandinavo?

Creo que cuando te empiezas a poner territorial estás apelando a una emoción humana muy básica de la que debemos deshacernos. Deberíamos ver las cosas más allá de eso. Me frustra cuando el nacionalismo es una excusa para ser xenófobo e intolerante. Puedes amar a tu país pero eso no significa que no puedas amar a otros países también. Por un periodo corto de tiempo hubo algunas bandas extremas en el metal que eran nacionalistas y de derecha. Odio cuando la política entra al mundo de la música. La música debe ser entretenimiento y positiva para el pensamiento. La música es para unir a las personas en un interés o pasión en común más allá de las fronteras, razas o esas cosas. Me gusta que hagamos giras por todo el mundo y la gente nos entienda en algún nivel. Todos podemos relacionarnos de alguna manera.

¿Cómo ha sido tener a Christopher Amott en la banda?

Está funcionando increíblemente bien. Creo que toda banda aspira llegar a su nivel y estamos tocando un poco mejor porque él está ahí.

Dark Tranquillity

¿Cómo ha sido tocar el disco Atoma en vivo?

Fue raro porque la gira comenzó el mismo día del lanzamiento del disco. Creo que tocamos en Nueva York el día que salió el disco y nadie había escuchado las canciones cuando las comenzamos a tocar. Pero todo salió muy bien. Luego empezamos a tocar más temas nuevos y algunos resultaron muy bien sobre el escenario y otros no tanto. Creo que hemos encontrado las canciones que se sienten bien tocando y que el público disfruta. Es bueno poder tocar temas nuevos sin que nadie se queje y así ha sido. Obviamente lo combinamos con los temas antiguos.

¿Qué has estado escuchando últimamente que te gustaría recomendarle a los fans de Dark Tranquillity?

Escucho muchas cosas nuevas pero uno de los discos que ha destacado para mí ha sido el nuevo disco de Elder, Reflections of a Floating World. Ese disco es uno de los mejores del año. También el nuevo disco de mis amigos de The Lurking Fear. También hay una banda sueca llamada Siena Roots que es muy psicodélica y retro, los he estado escuchado mucho y son geniales. También he escuchado el nuevo álbum de Monolord, la banda de doom metal de Gothenburg. También pronto saldrá lo nuevo de Steven Wilson, que es uno de mis héroes y para mí es uno de los discos más anticipados del año.

¿Qué hay de la música de Latinoamérica?

Recuerdo que a inicios de los 90 estábamos en la búsqueda de la banda más oscura posible. Si encontrabas el demo de una banda desconocida de un país en algún lugar muy lejano era que habías encontrado oro. Así conocí el metal sudamericano, el lado más thrash y death metal en las épocas que el thrash y death metal eran lo más cool del momento. Buscábamos esas bandas que nadie más conocía. Así conocí bandas de todas partes del mundo. Todavía tengo muchos de esos discos pero no recuerdo los nombres de las bandas en este momento.