Este sábado 14 de octubre tendremos la primera edición del Cosquín Rock Perú con Los Fabulosos Cadillacs, Fito Páez, Residente, Illya Kuryaki y muchas bandas más. Una de esas bandas fundamentales en el festival argentino es Hammer, los líderes del trash metal de Córdova, quienes regresan al Perú para hacer su debut en Lima.

Todos sobre el Cosquín Rock Perú en la Agenda CP

Formados a finales de los ochenta en Córdova, la banda logró posicionarse durante la década de los 90 como uno de los máximos representantes del nuevo metal argentino. Con tres álbumes de estudio y un nuevo disco por salir muy pronto, Hammer cuenta con la experiencia de telonear a bandas de la talla de Black Sabbath y Megadeth.

Acá la conversación que tuvimos con Guillermo Cienfuegos, guitarra y voz de Hammer, donde nos cuenta sobre los orígenes de la banda y los comienzos del metal en Argentina, sobre el nuevo rock argentino de los 90, sus presentaciones en Arequipa y el show que nos tienen preparados para el Cosquín Rock Perú.

En los 90 les fue muy bien con los videoclips y varias giras.

Tuvimos la suerte de estar en el lugar indicado en el momento indicado. En los 90 ocurre un hecho muy importante para las bandas que tocábamos metal, que fue el álbum negro de Metallica. Gracias a sus temas más accesibles como “Enter Sandman” y “Nothing Else Matters” la gente le perdió el recelo a escuchar música más fuerte. A una banda thrash como nosotros nos permitió llegar a un público masivo. Eso nos benefició.

¿Con qué bandas tocaban en esas épocas?

Había el festival “nuevo rock argentino” que dio inicio a IKV, Babasónicos, Los Brujos, Masacre y un montón de bandas que luego se consagraron.

¿Qué bandas de los 80 los animaron a iniciarse en el metal?

Definitivamente Metallica y Slayer. Nosotros somos una banda que se creó en la escuela secundaria, éramos compañeros de colegio y escuchábamos mucho de la escena de Bay Area de San Francisco y el trash metal. Slayer, Megadeth, Anthrax y todas las bandas de la bahía de San Francisco.

Pienso en álbumes clásicos 1986. ¿Cómo llegaron esos discos a Argentina?

Pongámonos en contexto: no había Internet y ser una ciudad del interior ya de por sí era un aislamiento terrible. La mayoría de los vinilos llegaban por importación a Buenos Aires y algún amigo te hacía copias piratas y las enviaba al interior por correo. Era muy difícil encontrar música en esa época. Era todo muy de culto.

¿Cuándo comienza el heavy metal en Córdoba?

Las bandas comienzan entre el 84 y 85, pero hacían un metal más tradicional tipo Iron Maiden y Judas Priest. Nosotros fuimos la vanguardia del metal en esa época haciendo thrash. Recuerdo que en nuestro primer show el público metalero nos miraba como diciendo “¿y estos qué están haciendo?”.

¿Alguna banda argentina fue una influencia para ustedes?

Veíamos mucho más los referentes americanos pero sin duda Argentina tiene una banda pionera que se llamó V8. De esa banda seminal del metal argentino se desprendieron todas las bandas que dominaron la escena como Rata Blanca, Malón, Hermética y más.

Cuéntame de sus conciertos en Perú.

Fue entre el 95 y 97 en Arequipa donde había un festival de rock de toda la zona, de Paraguay, Argentina, Chile, Bolivia. Una línea área nos sponsoreo el viaje y pudimos ir a Arequipa. Ahora será la primera vez que tocaremos en Lima y de paso visitaré a mis parientes que viven ahí.

¿Qué han planeado para Lima?

Estamos ensayando fuertísimo y vamos a tener una puesta en escena con pantallas. Además tocaremos tres temas nuevos del próximo disco que jamás han sido tocados en vivo.