Whitney llegará a Lima como parte de su primera gira por Latinoamérica. Liderados por Max Kakacek y Julien Ehrlich, la banda de indie rock de Chicago se ganó el reconocimiento de la crítica especializada con su álbum debut Light Upon the Lake (2016), el cual llegarán para presentar el próximo 16 de noviembre.

Todos sobre el concierto de Whitney en la Agenda CP

Le hicimos una llamada a Julien Ehrlich, quien se encuentra en plena mudanza del nuevo departamento que comparte con Max. Es desde la comodidad de su propio hogar donde los ex Smith Westerns vienen trabajando el que será su segundo álbum de estudio. Acá la conversación que tuvimos con el baterista y cantante de Whitney.

 

¿Cómo es vivir con tu compañero de banda?

Vivimos juntos hace 6 años y está todo bien. Podríamos pagar nuestros lugares propios pero queremos que este nuevo álbum tenga el mismo empeño que el primer álbum. Así en nuestro tiempo libre estamos forzados a trabajar juntos.

¿Estás haciendo tu propio estudio?

Estamos haciendo de la sala nuestro estudio. Lo estamos construyendo.

¿Cuántas canciones ya tienen listas para el nuevo disco?

Diría que tenemos el 30% del disco hecho. Tenemos cuatro canciones que están listas para el nuevo disco.

¿Seguirá la fórmula de letras tristes y música alegre?

La progresión de acordes y la estructura de la canción son bastante tristes. Eso tendrá que ser sazonada con una buena letra. Con este disco nos hemos dado cuenta que podemos llevarlo más lejos.

Whitney

¿A qué te refieres con llevarlo más lejos?

En el disco pasado recién estábamos descubriendo nuestro sonido. Tenemos nuestra identidad pero sabemos que podemos escribir aún más intensamente desde el sonido que ya hemos construido.

¿Ese sonido que con referencias a los 60?

Escuchamos mucha música que fue hecha en los 60 y 70. También entendemos que hay un elemento moderno en nuestro sonido. Les hemos dado un giro a esos clásicos.

¿Qué discos son esenciales para ti de esa época?

El disco homónimo de The Band es una gran influencia. También me gusta el disco debut como solista de Neil Young. También el Crying Laughing Loving Lying de Jimmy Ruffin tiene tres o cuatro muy buena canciones.

Llegarán a Latinoamérica para festivales muy grandes y también shows en locales pequeños como en Lima. ¿Qué tipo de conciertos prefieres?

En los festivales te sientes un poco más desechable. El personal a veces no te trata con mucho cariño. Es más “sube, toca y bájate del escenario” pero también te pagan mucho más dinero así que tienes más motivos para que no te importe. El público también puede ser muy amable. Tuvimos buen público en Europa y en Lollapalooza. A veces un festival puede ser lo más gratificante pero la mayoría de las veces es una experiencia barata. Cuando es tu propio show tienes más posibilidades de recibir esa sensación gratificante. En realidad amamos ambos tipos de conciertos.

¿Ibas a festivales antes de tener una banda? ¿Cómo era tu relación con los conciertos cuando eras parte del público?

Nunca fui a un festival grande y tampoco iba a muchos conciertos. En el colegio tenía mis propias bandas y estaba más interesado en tocar que en ir a conciertos. Siempre supe que estaba más del lado de tocar sobre el escenario. Ahora que lo pienso, vi a Fleet Foxes cuando recién ingresé a la secundaria pero nunca me emocionó tanto ir a shows, al menos que alguien me regale la entrada.

¿Qué viste en Max que te motivó a formar una banda con él?

Siempre supe que Max era talentoso y él sabía que yo era talentoso pero se necesita más que eso para formar una banda que realmente pueda tener un efecto en la gente. Nos volvimos muy buenos amigos cuando me uní a Smith Westerns y cuando la banda se disolvió seguimos manteniendo nuestra amistad. Fue como si nuestra amistad y aburrimiento nos llevó a formar la banda muy naturalmente.