Dorian regresa por cuarta vez al Perú para presentarse el próximo jueves 13 de septiembre en la discoteca Mangos. En esta ocasión, la banda de Barcelona llegará como parte de su gira en defensa de Justicia Universal (2018), su nuevo disco que incluye las colaboraciones de Javiera Mena y León Larregui, entre otros.

Luego de su primera visita al Perú en mayo del 2015, su rápido regreso en noviembre de ese mismo año y el genial show que nos ofrecieron en el 2017, Dorian estará de vuelta y esta vez para ofrecernos el que se espera será el show más grande que tendrá la banda española en nuestro país. “La discoteca Mangos nos permite poner más escenografía, más vatios de sonido, más luces, más espectáculo” nos anuncia Marc Gili, cantante y compositor de Dorian.

El pasado 5 de junio conversamos con Marc en nuestro nuevo segmento de Instagram que hemos bautizado #CPvivo. Marc se encontraba en su casa en el corazón de Cataluña, cerca de Barcelona, donde descansa luego de haber regresado a España de la gira por Estados Unidos junto a Zoé que tuvieron en mayo.

Acá la entrevista a la voz de Dorian en la que nos comenta sobre su nuevo tema  “Llévame” en el que habla de Lima y La Oroya, sobre ser artistas independientes versus firmar con una multinacional, así como también sobre la crítica social que plantean en su nuevo disco y la entonces reciente caída del gobierno de Rajoy.

¿Ese show en Los Ángeles fue de los más importantes de su gira?

De esta gira con Zoé por Estados Unidos, el de Los Ángeles fue muy importante pero es que todos lo fueron. Estuvimos también en Denver, San Francisco, Chicago, Anaheim, que es un suburbio importante de Los Ángeles para el rock en español, y en San Diego. No te podría destacar uno por encima de otro. Todos estuvieron muy bien y nos funcionó muy bien para ir rodando las canciones de Justicia Universal, que justo se ha publicado unos diez días. Todo fue muy rodado y nos permitió tocar canciones como “Duele”, “Justicia Universal” o “Noches blancas”.

En la canción “Llévame” cantas “Entre un cielo plomizo entre Lima y La Oroya descubrí el lado bueno del hombre”. ¿Puedes contarme más sobre este tema?

“Llévame” es una canción que está dentro de nuestro último álbum y la letra rinde un homenaje a algunos lugares de Latinoamérica que han sido importantes emocionalmente para Dorian, entre los cuales, por ejemplo, está Lima y La Oroya. Yo quería agradecer en nombre de la banda, en forma de letra, a todo el amor que recibimos desde el Perú. No solo desde la primera vez que vinimos sino desde mucho antes. Creo que el Perú está lleno de buena gente, honesta, trabajadora, que te da su corazón. De alguna manera quise rendir un homenaje al Perú y su hermosa gente con ese verso. Creo que va a ser un momento bonito durante los conciertos cantarla con ustedes. Al mismo tiempo, también es una canción que me gusta que gente de otros lugares como México o España vayan de repente al mapa a buscar La Oroya a ver dónde está.

En tu última entrevista con Mondo Sonoro hablas del Perú y cómo los peruanos gustamos de este lado más oscuro, industrial o gótico de Dorían. ¿Cómo te diste cuenta de esto?

Ya nos habían llegado noticias de que la onda más oscura de principios de los 80 había pegado en Perú. También ciertas bandas de la movida española de esos años. De alguna manera, como Dorian tiene algo de eso en su ADN musical, algo de darkwave, onda gótica y también electrónica, new wave, pop. Creo que por ese motivo nuestra banda conectó muy pronto con el público peruano ya que llevamos eso en algún punto de nuestro sonido. Está en nuestro ADN y de alguna manera el público peruano reconoció aquellas sonoridades en nosotros y por eso fue bastante inmediato el flechazo con el público en Perú.

Dorian en Lima Peru

¿Qué tan importante es pegar en Latinoamérica para un artista español?

Hay una parte profesional y una parte sentimental. La parte profesional, obviamente abrir mercados musicales para una banda es importantísimo. Hace que el nervio creativo se mantenga vivo. La llama creativa está fuerte cuando una banda viaja por el mundo, no se acomoda, no se amodorra, no se aburguesa. La banda que tiene que abrir camino en otros países es una banda que tiene que empezar de cero, poner los pies en el suelo y empezar de nuevo en cada país. Eso es muy sano, tanto para la cabeza como para la propia banda a nivel profesional.

Con respecto a la parte sentimental, América Latina es muy importante para cualquier español porque encuentras como unos hermanos, unos espejos que están ahí al otro lado, en el cual es fundamental fundirte culturalmente. Nosotros somos unos apasionados de las diferentes culturas de Latinoamérica. Nos encanta la literatura, la gastronomía, el cine. Intentamos hacer siempre un proceso de inmersión cultural cada vez que vamos a un nuevo país. De alguna manera, qué duda cabe de que Perú es un país importante, que tiene una historia increíble y para nosotros fue una maravilla empezar a descubrirlo y hacer tantos amigos por ahí.

En la reciente edición del Primavera Sound hubo una conferencia en al que Yung Beef, C Tangana y Bad Gyal debatieron, entre otras cosas, sobre venderse a una major o quedarse en el underground. ¿Cómo ves este tema entre las major y lo independiente?

La major siempre te va a querer cuando seas el niño bonito que hace ruido. Al mínimo momento que no le salga bien el buissiness que buscaba de ti, te pegarán una patada en el culo. Eso lo he visto mil veces en mi vida. Creo que las majors están bien cuando uno es un artista como Carlos Baute, David Bisbal o Juanes, artistas claramente de radio-fórmula en donde la gran compañía va a empujar con todo su capital e influencias. Para una banda de música más under o que cultiva otros tipos de sonidos, no es el lugar natural y menos hoy en día. Trabajando duro, organizándote bien y sabiendo dónde encontrar buenos equipos locales en cada país, puedes llegar más lejos que con una multinacional sin tener que estar pendiente de los calendarios de un monstruo como Sony o Warner para lanzar tus discos, tus videos.

De esta manera tienes total control sobre tu trabajo, tus videos, las portadas de tus discos, la distribución, cuándo y por qué lo sacas al mercado. No tiene que rendir cuentas a nadie y además puedes administrar tu propio dinero sin tener que pedirle permiso a papá major para invertirse a tal cosa o tal otra. Insisto, no es que las majors sean siempre unos demonios ni mucho menos. Hay gente fantástica trabajando en las grandes compañías pero pienso que cada artista tiene un lugar natural. A lo mejor el tipo de artista que sería Bad Gyal o Young Beef no se sentirá cómodo a medio plazo en una compañía. Le relajarán los oídos al principio y luego cuando no funcione les invitarán a marcharse y se quedarán con los derechos de sus discos.

Dorian en Lima Peru entrevista

Tocas temas difíciles para los poderosos. Hablas de corrupción, racismo, brecha entre ricos y pobres. Dorian tiene música para bailar pero también letras tristes o sobre cuestiones sociales. 

Nuestro álbum se llama justicia Universal porque queríamos que desde los colectivos contra el racismo, colectivos feministas, grupos de periodistas que luchan por llevar la verdad a los diarios y radios, colectivos de gente que protege los derechos de los niños, a toda esa gente que hace que este mundo que a veces puede parecer un valle de lágrimas sea cada año un poquito mejor. Aunque nos parezca increíble, el mundo va un poquito mejor cada año y es gracias al esfuerzo de muchísima gente que lucha por que vivamos en un mundo más justo.

Para todos ellos dedicamos nosotros humildemente el título de este álbum. Justicia Universal es también un llamamiento a todos los que nos consideramos ciudadanos del siglo XXI. Los ciudadanos modernos del siglo XXI ya no deben dejar la política en manos de los políticos. Deben comprometerse a que nuestra clase política haga los deberes, cumpla lo que promete y el que no lo cumpla, a la calle. El ciudadano moderno debe ser activo, políticamente despierto y activo, informarse de las cosas, saber cuándo le están tomando el pelo y cuándo no. También por ahí van los tiros del título de este álbum porque queremos un mundo justo y de democracias maduras, no de democracias tuteladas.

Los peruanos y españoles tenemos una noticia actual en común. El presidente PPK no pudo acabar su mandato y hoy, 5 de junio, Mariano Rajoy renunció a su cargo como presidente de España. ¿Tienes algún comentario a la situación actual de tu país?

Estoy feliz con la caída del gobierno de Rajoy. Para quienes no estén al corriente del gobierno que teníamos en España, teníamos un gobierno conservador de corte neoliberalista que ha hecho bastante daño. No todos los que estaban en ese gobierno son mala gente ni malos políticos ni mucho menos. Hay de todos, los partidos son muy grandes y hay buena gente en todas partes. Pero sí que es cierto que el partido que presidía nuestro ahora ya expresidente, llevaba arrastrando casos de corrupción desde los años 90. Muchísima corrupción. Estoy hablando de más de 600 personas imputadas por corrupción en un partido político. Al final cayó el gobierno a causa del peso de la corrupción. Ahora tenemos un nuevo gobierno más de izquierdas, más de corte social, que va a intentar aguantar el tipo hasta las próximas elecciones en el 2020.

Estoy con muchas ganas de verlos por 4ta vez. Los vi en Centrica, La Oroya y en el Sargento Pimienta. 

Los que vinieron al show del Sargento Pimienta ya saben lo intenso que pueden ser los shows de Dorian. La verdad es que esa vez había un llenazo increíble y lo que hacemos ahora es subir la apuesta. Vamos a hacer un show en un lugar más grande. La discoteca Mangos nos permite poner más escenografía, más vatios de sonido, más luces, más espectáculo al servicio de las canciones de la banda. Así que los invitamos a todos a que vengan a celebrar esta gran fiesta que haremos el 13 de septiembre en Mangos. Las entradas ya están a la venta y se están vendiendo muy rápidamente, así que apúrense los quieran quieran venir. Vengan a celebrar con nosotros la justicia universal. Vamos a luchar por un mundo mejor, por un mundo gobernado por personas decentes sin manchas de corrupción y por un mundo donde la música esté hecha con corazón, con la sangre. Por lo menos, nosotros soñamos con eso.

173 Compartir