Durante la década de los 80, los hermanos gemelos Jay y Michael Aston lideraron la banda Gene Loves Jezebel con éxitos como “Motion of love” y “Desire (come and get it)”. Sin embargo, con la llegada de los 90 vendrían una serie de separaciones, reuniones y finalmente la división de la banda entre los hermanos Aston. Hoy coexiste Gene Loves Jezebel de Jay Aston y Gene Loves Jezebel de Michael Aston tocando sobre los escenarios y publicando nuevas canciones.

La banda de Michael es la que regresa al Perú para presentarse el próximo sábado 13 de septiembre en Nébula de Miraflores. Esta será la tercera vez que Gene Loves Jezebel de Michael Aston toca en Lima luego de sus recordadas presentaciones del 2004 en el hoy desaparecido teatro Ambassador de Lince con Voz Propia como teloneros y en el 2008 cuando tocaron en el Lima New Wave Festival junto a When in Rome y Real Life.

Así que le hicimos una entrevista a Michael Aston para conversar sobre su Gene Loves Jezebel. Sobre el show que nos traerá en esta ocasión al Perú, nos anuncia que además de sus nuevas composiciones, “vamos a tocar nuestras canciones en las que realmente confío y también vamos a tocar algo de la basura”. Para Michael, el camino que tomó su gemelo dista bastante de lo que él quería para Gene Loves Jezebel, incluso dice que casi llevó la banda a su destrucción. “No puedo permitir que sigan sacando la basura que sacaban”, nos dice Michael.

En cambio, los nuevos temas del Gene Loves Jezebel de Michael son más contestatarios. De ahí que vaya a estrenar en Lima un tema titulado “Rosario”, que según él, “es una elegía al Che Guevara y a Jesucristo. Creo que el Che Guevara y Jesucristo fueron la misma persona”.

Me gusta escribir cosas profundas. No me gusta escribir basura como “pretty baby, i like you a lot”. Yo escribo canciones sobre el Che Guevara y Jesucristo”, dice Michael dejándonos en la duda si se refiere directamente a “Motion of Love” en el que justamente su hermano canta “Who’s hurt you baby? I like you a lot”.

“Siempre voy a escribir desde mi corazón y mis creencias. No me importa si nadie las escucha. Cuando me muera y mis hijos escuchen mis canciones, sabrán que su padre fue un hombre noble. Tengo 61 años pero incluso cuando tenía 21 años no me importaba y escribía sobre lo que creía. Para mí eso es ser un artista.”

Michael vive en Estados Unidos desde 1989, al que él mismo condena como “el país más crónicamente capitalista y fascista”. Vive con su esposa y sus hijos de 23, 19, 17 y 16 años, quienes están constantemente poniendo música en su casa: rap, pop, jazz y la lista continúa a pesar de que Michael no pueda recordar los nombres de ninguno de los artistas nuevos que sus hijos escuchan.

Cuando Michael crecía en su casa del Reino Unido junto a su hermano Jay, recuerda que sus padres escuchaban mucha música country y folk. ¿Cuál fue la primera banda que sentirse que era tuya, que te representaba o que querías ser como ellos?, le preguntamos buscando sus primeras influencias.

“Probablemente la primera sería algo como The Velvet Underground. Mi banda favorita de niño era Led Zeppelin pero no quería ser como ellos. No quería tener una banda de rock progresivo de los 70 pero me encantaba su música. Cuando comencé a tocar, quería que Gene Loves Jezebel sonará único, como nadie más. Por eso siempre escribí en contra de mis propias influencias. Ese era mi manifiesto: debemos sonar como nadie.”

Gene-Loves-Jezebel-Michael

Antes de Gene Loves Jezebel, su primera banda se llamó Slav Arian, un nombre bastante dark rock y siniestro que coquetea con el radicalismo político y el nacionalismo. Michael fue criado en un hogar socialista y le preguntamos si cree que esto tuvo algo que ver con que eligieras un nombre con una carga social y política tan fuerte como Slav Arian.

“Sí, definitivamente. Era un intento de confrontar. El concepto inicial era aceptar lo inaceptable, cuestionar lo incuestionable. Era una reacción violenta. Pero sí fui criado como socialista. Sigo siendo un socialista y siempre lo seré. Odio el capitalismo”.

Por eso tampoco sorprende que niegue cualquier influencia del hair metal que inundó Sunset Strip en Los Ángeles durante los 80, cuando migró a Estados Unidos a finales de la década. ¿De dónde vino el look tan glam de Gene Loves Jezebel?

“Estados Unidos no tuvo ninguna influencia en nosotros. Podría decir que se puede remontar a Led Zeppelin, The Rolling Stones, The New York Dolls, T-Rex, ese fue el origen de lo visual en Gene Loves Jezebel… Tú sabes, Roxy Music, Mott The Hoople, David Bowie. No nos importaba un carajo lo que pasaba en Estados Unidos.”

Gene Loves Jezebel fue parte de una generación de bandas que rompieron con los estereotipos de masculinidad que habían imperado en el rock durante mucho tiempo. Por eso le preguntamos a Michael si su look era una crítica consiente a los roles de género o era tan solo una moda de la época.

“Era total consiente. Incluso hoy en día me subo al escenario con neutralidad de género. No nos importa eso. Eran estereotipos desafiantes, incluso a inicios de los 80 cuando estábamos haciendo eso a pesar de que soy un hombre 100% heterosexual con una esposa y seis hijos. Siempre estuve abierto a ser tú mismo. Es irrelevante. No me importa tu sexualidad.”

Gene-Loves-Jezebel-Michael

Lo cierto es que la década de los 80 fue un momento en la historia del rock al que se regresa constantemente como un revival. Para el aclamado crítico musical Simon Reynolds, la adición de la cultura pop a su propio pasado se hace más acentuada desde entonces según describe en su libro “Retromania”. ¿Qué piensa Michael sobre esto, sabiendo que fue un ícono de la época?

“Hmmm… bueno, todo lo que se hizo en los 80 se inspiró de lo que pasó en los 50, 60 y 70. No creo que los 80 hayan sido tan radicales. Si lo piensas, los 80 era básicamente rythm & blues tocado con sintetizadores.”

Finalmente llegó el momento de hacerle la pregunta más obvia e incómoda, pero que no podíamos dejar de hacer: ¿Cuál fue tu principal motivo para pelear por Gene Loves Jezebel?

“Es complicado aunque no tanto. Supongo que explicarlo de la forma más simple posible, mi hermano me pidió que regrese a Gene Loves Jezebel en tres ocasiones y finalmente me traicionó. Así que le dije “¡Jódete! No voy a permitir que te quedes con Gene Loves Jezebel”, especialmente para hacer esa basura inocua, estúpida, pop y sin sentido cuando Gene Loves Jezebel tiene una profundidad mucho mayor. Así que luché para que no me la vuelva a quitar. Ya estoy casi por terminar ese viaje. “

¿A qué te refieres con que ya estás casi por terminar ese viaje?

“En que ya falta poco para que exista un solo Gene Loves Jezebel”.

71 Compartir