Moral Distraída se presentará en el Festival Taytakunan. Es la primera vez en Lima de estos chicos que ya son una de las bandas más populares de Chile luego de su paso por festivales como el clásico Huaso de Olmué y la edición chilena del Lollapalloza. Al verlos ahora, tocando frente a miles de personas y atendiendo a decenas de periodistas, pocos imaginarían que su historia de éxito comenzó en un pequeñísimo ghetto de timberos santiaguinos cruzando el río Mapocho.

Si escuchamos de una estrella de la timba o del reggaetón, seguro imaginaremos que proceden de algún país alrededor del Caribe. Por eso Moral Distraída sorprende a tantos fuera de Chile, por sus canciones que mezclan ritmos tropicales como la cumbia, la salsa, la timba, la zamba y hasta el reggaetón. Pero también sorprenden en Chile, donde las bandas más conocidas fueron, hasta hace poco, de géneros más anglo como el rock y el pop.

El proyecto musical de los hermanos Abel y Camilo Zicavo, hijos de exiliados políticos en Cuba, comienza en la salsoteca “Maestra vida” del juerguero barrio de Bellavista en Santiago de Chile. Un refugio para jóvenes aficionados a la salsa, elementos extraños en una sociedad que durante décadas mantuvo en reserva su herencia latina y que ahora, en medio de un fenómeno de relanzamiento cultural, se reconcilia consigo misma y empieza a deshacerse de tabús que la mantenían reprimida, para disfrutar como es debido de la música y de la vida.

En el Parque de la Exposición de Lima, ciudad a la que consideran una de las capitales de la timba, Abel, Camilo y Guillermo nos cuentan más de la banda que está poniendo de cabeza los sentidos comunes de la sociedad chilena y latinoamericana.

Entrevista por Eduardo Maldonado. Fotos por Joan Cabrera.

Moral Distraida Taytakunan Lima Peru

¿De dónde viene la fijación de Moral Distraída por la desnudez?

Nosotros usamos las instancias físicas para generar conflictos en la moralidad de las personas, en sus formas de vida. Creemos que la relación con el cuerpo, en Latinoamérica y en Chile, particularmente, se ha visto truncada. El cuerpo y su desnudez es un lugar rico para dialogar, construir y politizar. Además de eso nos gusta andar en pelotas.

La banda ha tenido un ascenso bastante rápido ¿Se han preguntado a qué se debe?

No ha sido tan rápido. Ha sido algo planificado hace años. Desde fuera se ve como un fenómeno, pero nosotros venimos trabajando por esto hace tiempo. Siempre fue nuestro objetivo y trabajamos para lograrlo. También es cierto que las apariciones en medios alimentan ese objetivo.

En el Perú conocemos mucho a exponentes de la música chilena más cercanos al rock y el pop, pero ahora aparecen grandes exponentes de la música tropical. Ustedes entre ellos ¿A qué se debe el cambio en los músicos y en el público chileno?

El chileno siempre ha tenido problemas con la fiesta. Ese deseo de baile ha reventado como una olla a presión en los últimos años. La gente necesitaba liberarse. También es verdad que la música bailable en Chile tiene muchos años. Hace poco nos enteramos que el director musical de Los Wawancó era chileno en los sesenta. La diferencia es que ahora no so solo exponentes, sino una escena de música bailable. El público chileno no era muy ávido de la salsa y la timba. Por eso estamos felices de estar en Lima, porque aquí sí escuchan esa música. Quizás a eso se debe la empatía por nosotros.

Moral Distraida Taytakunan Lima Peru

¿Han escuchado algo de música peruana de timba o salsa?

Sí, pero nunca habíamos tenido la oportunidad de venir a ver. Eso es lo que nos tiene ansiosos. Ver la escena musical peruana en la actualidad.

La música chilena siempre ha tenido un componente social muy importante ¿Cómo se sienten ustedes respecto a grandes exponentes como Violeta Parra, por ejemplo?

Víctor Jara, Violeta Parra, Quilapayún son como próceres de nuestra cultura. La música chilena siempre ha sido muy política, pero estuvo vinculada con lo triste y lo nostálgico. El canto político era muy melancólico. Lo que nosotros queremos es darle un vuelco a eso. No dejar de ser políticos, pero que sea música corporal, hacerlo con sonrisa, con una mirada crítica y también autocrítica. Tenemos que ampliar más la estética del canto social.

¿Qué influencia tiene en ustedes Cuba?

Cuba como concepto es un aglutinador para nosotros. Nosotros nos fuimos juntando por nuestro gusto por la música cubana. Abel y yo (camilo) vivimos allá y Cuba influyó en nuestra cultura y nuestra familia, pero quienes no pasaron por eso, llegaron porque conocían mucho de la música cubana. Eso nos ha aglutinado. En términos musicales también. La riqueza y el nivel de la música cubana es admirable para todos los músicos independientemente de los géneros que tú toques.

Moral Distraida Taytakunan Lima Peru

Existen muchos prejuicios con ritmos como el reggaetón ¿Todo ritmo puede ser utilizado para transmitir un mensaje político?

Absolutamente. Nosotros queremos habitar los lugares hegemónicos para generar discurso. Es un despropósito hacer una canción que no va a ser escuchada, entendida o que se quedará en un público muy pequeño. Nosotros queremos habitar la masividad, pero con un discurso. El reggaetón nos gusta, pero somos críticos con su escena, con su machismo, con la misoginia de sus letras, con su mirada tan capitalista de las cosas. Pero como ritmo el reggaetón es sabroso. La música no tiene culpa de nada. Para nosotros es una estrategia política. Si la hegemonía está en el reggaetón y nosotros consideramos que el mensaje que transmite no es positivo, no podemos dejar de hacer reggaetón. La salida es disputar el discurso hegemónico.

¿Qué está pasando con la escena chilena? ¿Por qué en los últimos años produce tantos talentos de talla internacional?

Tiene que ver con el crecimiento de mercado, que ha sido muy rápido. La inversión privada en la música ha crecido mucho y han descubierto que hay público para todo. También tiene que ver con que culturalmente los chilenos tuvimos que reconstruirnos como nación. Este boom musical es parte de un renacimiento de la cultura chilena.

Los músicos peruanos son bastante reacios a tomar partido en lo que respecta a posiciones políticas ¿qué opinan de eso?

Nosotros tenemos constantes discusiones sobre el rol de un artista frente a la sociedad. Siempre mencionamos lo que llamamos “El teorema de de Alan Parker” y recordamos la frase “con grandes poderes vienen grandes responsabilidades”. Si tienes a un millón de personas que te siguen o tienes la posibilidad de estar frente a un escenario con diez mil personas ¡Tienes una responsabilidad! Nosotros le exigimos a los artistas una opinión política, porque todos los entes de la sociedad tienen que contribuir para mejorarla. En la Moral Distraída, los once integrantes dialogamos y tomamos las decisiones. Cada puede tener su posición política y podemos discutir las ideas, pero es importante hacer. Nosotros no podemos hacerle el quite a los problemas de la sociedad.

941 Compartir