Adrían Taverna es el sonidista histórico de Soda Stereo y Gustavo Cerati, quien volverá a encargarse de hacer sonar a la banda argentina el próximo martes 3 de marzoen el Estadio Nacional. Los miembros originales de Soda Stereo, Charly Alberti y Zeta Bosio, ofrecerá la segunda fecha de su gira Gracias Totales en Lima junto a Mon Laferte, León Larregui, Adrián Dárgelos y varios invitados más.

Todo sobre el concierto de Soda Stereo en Lima 2020 aquí.

Desde el debut de Soda Stereo en Arequipa en 1986 con la Gira Nada Personal hasta el último concierto de Gustavo Cerati en el Estadio San Marcos con su gira Fuerza Natural del 2010, Adrían Taverna ha sido el encargado del sonido de todos los conciertos de los argentinos. Esta vez se trata de la primera y última gira de Soda Stereo sin Gustavo Cerati, lo que tiene a muchos ansiosos por ver el espectáculo que tendremos este martes en el Estadio Nacional de Lima.

A continuación les dejamos la entrevista con Adrían Tavernas realizada este lunes 2 de febrero en Lima.

¿Cómo fue volver a tocar la música de Soda Stereo el pasado sábado en Colombia?

Eso nos volvió a juntar con Charly y Zeta. Volvimos a escuchar el material y la cantidad de cosas que habíamos hecho. Sentíamos que no podíamos volvernos a casa porque nos movilizó muchísimo, sobre todo con lo que pasó con Gustavo. Pero nos sentimos que podíamos todavía hacer algo diferente. Obviamente el espíritu de la banda está intacto. Nos sentimos bien y este primer show fue, la verdad, muy movilizador para nosotros pero muy positivo. Lo vivimos con mucha felicidad. Nosotros lo planteamos siempre como una celebración. Es la oportunidad que tenemos nosotros como banda de compartir con el público esta sensación de poder escuchar estas canciones que todos tenemos grabados en nuestra mente y nuestro corazón.

¿Qué tanto ha cambiado el espectáculo de Soda Stereo en el 2020?

Bueno, tendríamos cuatro o cinco días para hablar de esto. La diferencia es abismal en todo. En lo técnico, nosotros empezamos en una época que no había ni celular ni computadora, hablando de los cambios tecnológicos en la humanidad. En la música, obviamente van de la mano y es otra experiencia diferente. Nosotros hacíamos todo artesanalmente, a mano, con los elementos que teníamos. Ahora tenemos otras posibilidades pero no nos enloquece el tema tecnológico. Sí lo utilizamos porque vivimos en el 2020. Tenemos el handycap de haberlo hecho todo con otros elementos. Eso te da una preparación que puedes utilizar mejor la tecnología. Todas las cosas que soñábamos hacer, ahora las podemos realizar con mucha más efectividad y mejor calidad.

¿Cómo la evolución de las grabaciones de Soda Stereo se veían plasmadas en sus conciertos en vivo?

Siempre nosotros apuntábamos a mejorar. Nosotros terminábamos de hacer un disco y a la semana lo hubiésemos hecho de vuelta. Siempre tuvimos esa obsesión de hacer las cosas cada vez mejor. Nosotros en vivo, a diferencia de otras bandas, sonábamos mejor que en el estudio. Siempre nos sentimos muy cómodos con el contacto con la gente, esa es una motivación incomparable. Cada concierto tratábamos de mejorar. Mucha autocrítica y crítica entre nosotros. Nosotros sentíamos que disco a disco, show a show, íbamos mejorando.

A continuación la entrevista que tuvimos este lunes 2 de febrero en Lima con Adrían Taverna.

¿Recuerdas un momento de satisfacción de cómo sonaban? ¿ Una fecha o una gira de la que salieron contentos?

No quiero pecar de soberbio pero siempre. Nosotros disfrutamos mucho del contacto de la gente, de tratar de mejorar. Siempre pensamos que el show que viene es el mejor de nuestras vidas. A eso apuntamos. Queremos eso, ser mejores.

Tocaron en Lima, Piura, Ica , Chiclayo, Trujillo, Arequipa. ¿Cómo era llevar el espectáculo de Soda Stereo a esos lugares durante los 80?

Creo que es otra de las características que tuvimos siempre, es que a nosotros nos da lo mismo. Para nosotros ir a Ica, Trujillo, Arequipa… es tan importante como ir a Nueva York o Londres. Nosotros no discriminamos nunca. Hemos tocando en cualquier tipo de estadio o escenario. Siempre nos hemos sentido muy alagado por eso, que la gente te quiera ver en lugares tan remotos. Yo no sé qué tantas bandas extranjeras han hecho giras por el interior de Perú, Colombia, Ecuador y de otros países. Nosotros conocemos más de diez ciudades tocando en el Perú, por ejemplo. No sé si hasta bandas peruanas lo han hecho. Pero nos sentimos orgullosos de eso y siempre apuntamos a lo mejor, subiendo la vara. Siempre con mucho respeto.

Su primer concierto en Perú fue en Arequipa y luego tuvieron muchos más. ¿Qué recuerdo te queda del Perú?

Uff, muchos pero uno en especial, Arequipa recuerdo que le dicen la Ciudad Blanca. Una ciudad hecha a base de piedra volcánica tan particular. Pero volviendo a Lima, por ejemplo, el Amauta es la primera cosa que nunca nos vamos a olvidar, todos esos grandes shows que hicimos en el Amauta fueron muy importantes en nuestra carrera porque nos hicieron decidir, por ejemplo, de hacer el disco Ruido Blanco. Esa fue una decisión que tomamos acá.

En los ochentas muchos países de Latinoamérica vivíamos entre dictaduras, terrorismo, guerrillas… ¿Cómo fue la experiencia de montar un show de Soda Stereo sabiendo de lo peligroso?

No te olvides que nosotros somos argentinos y vivimos en el mismo continente y con las mismas situaciones. Nosotros cuando salimos de Argentina veníamos saliendo de una dictadura, también con las mismas situaciones de terrorismo, guerrillas, mucha insatisfacción social… Bueno, eso no mejoró mucho pero convivíamos con esa situación. Mucha presencia militar en las calles cuando veníamos acá o a Chile. Había toque de queda. Pero nosotros sabíamos que veníamos a hacer otra cosa. Veníamos a mostrar nuestra música, de alguna manera ayudar a que los jóvenes pudiésemos vivir pensando que había un futuro mejor.

Mencionaste que hasta Sendero Luminoso quiso atentar contra el show del Amauta.

Nosotros hicimos varios shows en el Amauta. Vinimos en varias oportunidades y en el último nos hicieron llegar, no directamente, pero por medio de la prensa y el promotor de ese momento, había una situación delicada. Pero nada, nosotros nunca sufrimos ningún tipo de amenaza directa. Soda era una banda bastante apolítica. Nosotros teníamos otra misión.

¿Cómo es volver a estar de gira con la misma gente de Soda Stereo?

Todavía estamos en los primeros pasitos. Tenemos muchos recuerdos. Se nos ha activado mucho la memoria y lo estamos viviendo con mucho entusiasmo. Ya que hicimos el primer show, como fue una descarga de mucho nervio y mucho estrés. Por suerte estamos muy contentos. Ya no tenemos 20 años, somos ya personajes grandes, mayores, pero lo vivimos con el mismo entusiasmo. Nos gusta conocer nuevos lugares y volver a otros que ya conocemos.