La semana pasada entrevistamos a la banda Cuchillazo con motivo de su presentación en Oficina Bar, donde tocaron un set de canciones elegido por sus seguidores y tuvieron un encuentro con autógrafos y fotos. Aprovechamos su visita para hablar de distintos temas entorno a su carrera de más de 15 años.

Los inicios de la banda se remontan a cuando Rafael Otero conoció a Capi Baigorria estudiando en Estudios Generales Letras dentro de la PUCP. Pero para Rafael, la carrera a seguir era la música o la sociología y terminó siendo la música. Mientras que Capi y Nicolás Duarte eran amigos del colegio Los Reyes Rojos de Barranco. Sería así como la formación quedaría con Capi en la batería, Rafael en el bajo y Nicolás en la guitarra y voz.

Cuando Rafael se fue a Inglaterra en el 2001 para estudiar ingeniería de sonido, todavía el Pro Tools estaba posicionándose y en su escuela le enseñaban a editar cortando las cintas como antiguamente se hacía pues los software no eran aún muy populares. Fue así que mezcló el disco Días Negros (2004) mientras vivía en un ático en Londres, en una computadora Pentium 3 (obsoleta en ese entonces) con 128 megas de RAM y casi pierde toda la grabación a causa de un rayo que cayó durante una tormenta y se voló la energía.

No obstante, habiendo superado aquel susto, luego del lanzamiento es que vendría lo inesperado:

“Salió el disco y lo escuchó Aldo Miyashiro y Aldo Carmona. Nos dijeron para poner la canción de cortina de la serie. Le dijimos “toma”, ni si quiera le dijimos “páganos”. Nadie nos conocía en realidad y íbamos a sonar en la tele en una serie con rock peruano y medio subte todavía”, confesó Rafael.

“La serie se sigue viendo en YouTube y la gente sigue reaccionando a la música. Tenemos gente que nos escribe a redes sociales diciendo “llegué aquí por Misterio””, agregó el mánager Camilo Riveros.

Cuchillazo

A partir de ahí es que todo cambiaría para Cuchillazo, quienes pasarían a tener un mayor alcance nacional por su aparición en la serie de televisión “Misterio”. Luego de eso, vendrían las ganas de obtener un sonido más pesado con el disco Tecno-furia (2006). Las letras de este álbum también alcanzarían un nuevo nivel, logrando un contenido bastante combativo, que incluso algunos podrían considerar subversivo si se presta atención a canciones como “Munición“.

“Las canciones son como una ficción en las que tienes que ver qué cosa te quiere decir el cantante. Definitivamente esa canción también te la puede cantar un terrorista. También te la puede cantar alguien que está harto o alguien que no se refiere al fuego que sea un balazo. Nosotros no estamos de acuerdo con agarrar ningún arma de ningún tipo para lograr ningún objetivo. Pero es una acumulación de rabia que puede explicar bastantes cosas que pasan en el Perú y que no pasan también. A veces por no tomar acción no se hace justicia. (…) Cómo no vas a ser político. La política es lo que atañe a la sociedad y hay cosas tan urgentes que no puedes hacer caso omiso. Yo creo que en estos tiempos alguien que dice que es apolítico es ridículo, es imposible. Es como mirar a otro lado. No puedes agarrar una guitarra, pararte con un micrófono y no ver lo realmente importante. Pero hay para todos los gustos. No todos el mundo quiere escuchar una puteada todo el día.”, explicó Otero.

Preguntándoles por su situación actual, la banda está planeando lanzar su 5to álbum de estudio este año. El propio Rafael se animó a darnos algunos detalles del nuevo disco:

“El nuevo disco lo vamos a terminar en febrero. Nos hemos demorado bastante. Hemos estado trabajando todo el 2018. Ya tenemos más de 10 canciones en el disco con un sonido nuevo de Cuchillazo.”

Los entrevistados también se motivaron también en comentar un poco acerca de la situación actual de la industria musical en nuestro país, en la que tanto el bajista como el mánager de Cuchillazo, coinciden que hay un crecimiento y no solo respecto a los músicos:

“Cada vez hay mejores sonidistas. La industria está creciendo. Cada vez hay más escuelas de ingeniería de sonido y música. Estamos con un universo de músicos y técnicos de la música mucho mayor que hace 10 años.”, comenta Rafael.

“Los stage managers, roadies, sonidistas son una comunidad de músicos que han levantado la escena. Es una gran familia entre los staff de las bandas y eso ha permitido levantar la calidad en general”, explica Camilo.

Aquí les dejamos la entrevista completa con Rafael Otero y Camilo Riveros de Cuchillazo:

818 Compartir