Dee Snider se presentará por primera vez en Lima el próximo martes 19 de marzo en el Barranco Arena. La voz de Twisted Sister llegará para presentarnos For The Love Of Metal (2018), el disco que lo regresa a sus raíces en el heavy metal.

Toda la info sobre el concierto de Dee Snider de Twisted Sister en Lima 2019 aquí.

Le hicimos una llamada a Dee Snider para conversar sobre su primer concierto en el Perú, su regreso al heavy metal con su nuevo disco, sus coqueteos con el mainstram rock y Broadway, su enfrentamiento a la censura, sus desafíos a los roles de masculinidad y su rechazo a la música disco.

Acá la conversación con la voz de la icónica banda de heavy metal Twisted Sister, quien llegará para cantar himnos como “We’re Not Gonna Take It” y “I Wanna Rock”. 

Esta será tu primera vez en Perú. ¿Qué sabes de este país?

Más de lo que te imaginas. Tuve la suerte de visitar tu país hace 1 o 2 años. Fui a Cusco y Machu Picchu. También mi esposa, que es una persona muy espiritual, pasó un par de semanas en la selva en un viaje espiritual donde tomó ayahuasca y otras plantas medicinales. Mi familia ha estado allá pero yo nunca he tenido la oportunidad de tocar ahí.

Sé que te consideras un cristiano.

Nacido y crecido. No soy un cristiano practicante. Aún vivo bajo las reglas y la forma de vida que me enseñaron de pequeño.

También sabemos que no eres un gran bebedor ni consumes drogas. ¿Qué opinas entonces sobre una sustancia como la ayahuasca? ¿La consideras una droga?

Es gracioso porque sí, solía pensar que era una droga pero mi familia, que es mucho más espiritual que yo, tuvo un viaje que los llevó a esta planta curativa y he visto y aprendido a través de ellos sobre los milagros que esta planta puede hacer con las personas. Aprendí muchas cosas sobre la ayuda física y metal que esta planta puede darle a las personas. Aprendí que hay una diferencia entre una droga de fiesta como la cocaína y una planta medicinal como la ayahuasca.

Dee Snider

Hablemos de tu nuevo disco, Con For The Love of Metal (2018). ¿Qué pasó que decidiste volver a hacer un disco de metal?

Mi amor por el metal siempre ha estado ahí. Soy un tipo viejo y un headbanger original. Antes de llamarse heavy metal se llamaba hard rock. Yo era de los primeros fans de Black Sabbath, Led Zeppelin, Blue Cheer, Grand Funk Railroad y las bandas originales de metal cuando aún no se les llamaba metal. Al unirme a Twistet Sister, ellos eran una banda de gliter rock de inicios de los 70 influidos por David Bowie, T-Rex, Alice Cooper, New York Dolls, a quienes yo amaba también. Así que cuando me uní a ellos traje mi amor por el metal mezclado con mi amor por el gliter rock. Eso se convirtió en el sonido de Twisted Sister.

Yo siempre he sido un headbanger y un metalhead pero fue Jamey Jasta de Hatebreed quien realmente me desafió y me dio el coraje para hacer un verdadero disco de metal. Era un disco que yo quería hacer, solo necesitaba de alguien que me muestre el camino. Realmente no estaba seguro si había un lugar para Dee Snider en la escena metal contemporáneo. Con For The Love of Metal he sido bien recibido en todo el mundo.

El disco anterior a ese fue uno que tú mismo dijiste que fue algo más cercano a Foo Fighters, 30 Seconds to Mars y Imagine Dragons. ¿Cuál fue el resultado de hacer un disco así?

A mí me interesan los desafíos. Después de vivir mi sueño con Twisted Sisters, busqué más cosas que fueran desafíos para mí: hacer radio, películas, actuación, televisión, Broadway. En cuanto a mis grabaciones, hay quienes dicen que he tomado decisiones extrañas, por ejemplo, tomar canciones de Broadway y volverlas rock. El disco We Are The Ones fue un desafío de hacer un disco de mainstream rock. Ninguno de estos discos logró encontrar un público. Recuerdo cuando le dije a mi manager que quería hacer el disco Dee Does Broadway, él me preguntó «¿quién comprará esos discos?» y yo le respondí «probablemente nadie» pero yo quería hacerlo porque era un desafío personal. Con For The Love of Metal finalmente tuve el desafío de hacer un disco de metal moderno. Jamey Jasta me dijo «Dee, necesitamos tu voz. El metal necesita tu voz ahora» y tenía razón. Este es el lugar donde me siento cómodo y ya estoy escribiendo temas para el disco siguiente.

Hablemos de la censura y el rock, un tema que tuviste que enfrentar con tu famoso caso de 1985. ¿Cómo ves el tema de la censura desde los propios usuarios de redes sociales en estos tiempos?

La censura siempre es un tema que está ahí. Ahora la censura está alrededor de lo políticamente correcto. Viene más desde el lado liberal sobre las cosas que puedes y no puedes decir. El movimiento #MeToo con «es muy sexista», «es muy esto», «es muy lo otro». No sé si ustedes vieron la película Blazing Saddles en los 70. Esa película no podría ser hecha hoy en día porque tiene demasiadas palabras y cosas ofensivas. La censura sigue. La censura es una forma de bullying, una forma de opresión. Yo siempre me he enfrentado a los bullys y opresores. Por eso es que mi voz es necesaria, soy la voz de la rebelión, soy la voz de defender tus ideas y elegir quién eres. Por eso estoy aquí.

¿Quiénes son las personas que no tienen voz en este 2019?

El tema del bullying ha pasado siempre pero ahora se habla más sobre el tema. Hay tanta gente que se está suicidando. Eso no pasaba cuando yo era joven. En los 80 nadie se mataba por sufrir bullying pero ahora la gente está haciendo eso. Eso es algo que necesita ser tratado. Yo estoy a favor de hacerle bullying a los bullys. También veo lo que sucede en Venezuela y es una opresión de un nivel tan alto. Es un bullying de alto nivel y tengo que hablar sobre eso. En Estados Unidos también hay profesores luchando por una mejor educación para los niños. También apoyo a los nativos americanos y sus luchas.

¿Qué opinas de conceptos como “masculinidad tóxica”?

¿Masculinidad tóxica? No he escuchado esa frase antes pero cualquier cosa tóxica es demasiado. No creo que ser sensible y ser hombre sean cosas separadas. Tampoco creo que ser fuerte y ser una mujer femenina estén separados. Mi esposa es una mujer muy fuerte pero también muy femenina y sexy. Ella siempre dice que las mujeres no tienen que convertirse en hombres para ser fuertes. ¿Por qué un hombre tendría que volverse femenino para ser sensible? Siempre he sido un hombre duro y lo que sea pero creo en ser sensible y cuidar a los demás. Así que masculinidad tóxica es cuando tu masculinidad no te permite cuidar de otras personas. Un hombre con masculinidad tóxica es un bully.

¿Has visto algún cambio en el comportamiento del público en los conciertos comparando los 80 con esta década?

Ciertamente tienes los mosh pits o como quieras llamarlo, que es algo que no existía en los 80. Ahora con mi nuevo álbum tengo jóvenes fans del heavy metal que les encanta el mosh, el slam y el stage diving en los conciertos. Los fans mayores no les gusta eso (jajaja). Ellos disfrutan de su espacio personal y no quieren ser golpeados en un concierto. Eso ha cambiado pero la pasión sigue.

Antes tenían la declaración “¡disco sucks!”. Hoy en día la rivalidad está entre el rock y el hip hop. ¿Qué opinas del hip hop actualmente y la rivalidad con el rock and roll?

Yo siempre he disfrutado del hip hop, pero el hip hop más gangster y agresivo. Cuando se combinó el metal con el hip hop como con Rage Against The Machine creo que funcionó muy bien. La escena de música de baile siempre ha sido apuesta a lo que significa el rock. Las personas que abrazan la escena de baile y discotecas siempre han sido bastante distintas a quienes abrazan el heavy metal. Siempre seguirá eso del “disco sucks”. El disco aún apesta. Ya no le dicen discos pero ¡sigue siendo disco y apesta!