Franz Ferdinand regresa al Perú para presentarse en la segunda edición del festival VMF el próximo jueves 7 de noviembre en el Parque de la Exposición junto a Hot Chip, Danny Ocean, DJ Koze, Javiera Mena y varios más. Las entradas siguen a la venta desde S/ 170 a través de Joinnus.com y puedes ver aquí toda la info sobre el VMF 2019.

Aprovechamos el regreso de la banda escocesa de indie rock para hacerle una llamada telefónica a Paul Thomson, baterista fundador de Franz Ferdinand desde que se juntó con Alex Kapranos, Bob Hardy y Nick McCarthy en su ciudad natal de Glasgow para convertirse en una de las bandas más importantes del revival post-punk a inicios del nuevo milenio.

Franz Ferdinand volverá a Lima luego de 9 años y esta vez llegarán con su quinto y más reciente disco de estudio, Always Ascending (2018), el cual marca el primero desde la salida del guitarrista Nick y la incorporación de Julian «Miaoux Miaoux» Corrie. En la entrevista, el baterista de Franz Ferdinand nos contó sobre su fascinación con el hip hop, el reggaetón, la cumbia, sobre los discos de vinilo que compró en Perú en el 2010, sobre los años de infancia de Julian viviendo en Lima y más.

A continuación los dejamos con la entrevista a Paul Thomson de Franz Ferdinand.

Hablemos de Always Assending. ¿Cómo influyó en este nuevo disco la incorporación de Julian en teclados y la salida de Nick?

No es tan nuevo, la verdad. Ya tiene dos años.

Es el más reciente.

Sí, es el último disco. Julian se involucró bastante rápido porque es un gran músico y nos hace tocar mejor porque es muy hábil en lo que hace. Una vez que se incorporó se aceleró el proceso. Ya estábamos en el estudio grabando el disco poco tiempo después. Es bueno tocar con músicos con los que nunca has tocado antes. También es un buen amigo.

¿Puedes mencionar una canción del disco en la que Julian haya sido de especial importancia?

El tema que da título al álbum. Todos estuvimos involucrados en ese. También pasó que cuando estábamos haciendo esa canción, tenía dos partes distintas que terminamos juntando. El intro que es un backing vocal y Alex cantando la principal y luego se lanza en esta segunda parte que está fuera de sección. Nos tomó un buen tiempo escribir esa canción. Nos tomó casi dos meses. Todavía sigue tomando vida propia en vivo, completamente distinto al disco, más energética.

Quiero contarte una historia de un músico peruano conocido como Aldo de Space Bee. Él comentó que cuando los vio tocar en Lima en el 2010, decidió que ya no iba a hacer rock y que ahora quería tocar música que hiciera al público bailar. ¿Qué opinas de esto?

Jajaja. Sí, es bueno saber eso. Siempre hemos estado influenciados por la música de baile. En Escocia la música electrónica de baile es parte de nuestra cultura. Incluso si volvemos a la cultura céilidh y la música tradicional escocesa está basada en gente reunida en un lugar para bailar juntos y celebrar. Definitivamente es parte de nuestra cultura al igual que sucede en Sudamérica y en Perú. Hay muy buena música de baile surgiendo de Sudamérica en este momento.

Pero si volvemos a los 70, especialmente en Estados Unidos, la música disco para bailar y el rock eran géneros opuestos. ¿Qué piensas de esta oposición?

Tal vez en los 70 pero ni siquiera tanto. Si piensas en la música que salía de Nueva York a finales de los 70 como Blondie, James Chance and the Cortortions o la movida new wave, definitivamente había música que podrías clasificar como punk pero que incorporaba ritmos de la música disco. Era una forma de dar un mensaje, especialmente con Blondie. Pero a la vez tenías todo este movimiento de “disco sucks” que era simplemente racismo y homofobia. Pero supongo que a la gente le gusta bailar. Para mí la música disco y el rock son la misma cosa. En realidad disparan los mismos estímulos en el cerebro y el cuerpo.

Ahora que mencionas a Blondie, fueron de los primeros en hacer este crossover entre punk y hip hop. Para muchas personas el hip hop es el nuevo rock. ¿Qué tan cercano te sientes al hip hop? ¿Estás al tanto de la nueva escena de hip hop?

Sí, definitivamente aunque creo que mucho de lo nuevo lleva la misma fórmula pero eso sucede en todos los géneros musicales, desde el rock & roll en los 50, la gente encontró una fórmula que funcionó y luego simplemente lo reprodujeron. Siempre me gustó el hip hop, desde que estaba en el colegio escuchaba Fear of a Black Planet y Straight Outta Compton y he estado obsesionado desde entonces. Es más probable que escuche hip hop a que escuche indie rock o algo así.

Siento que Franz Ferdinand es una banda que realmente resalta tocando en vivo. También escuché que no son muy fans del proceso de edición en el estudio y que prefieren las primeras tomas. ¿Qué canciones de Always Assending consideras que resaltan en vivo?

Para ser honesto, creo que todas suenan mejor en vivo que en la grabación… jajaja. Las canciones evolucionan y nos volvemos mejores tocándolas. Creo que cobran mayor sentido en vivo y en directo. Tratamos de no trabajar mucho en los temas. Hay un punto cuando empiezas a tocar una canción nueva y como banda te sientes muy entusiasmado y tratas de aferrarte a esa energía. Es algo similar a cuando la gente escucha una canción por primera vez y tienen ese subidón de adrenalina. Tratamos de mantener eso. Siento que si trabajas mucho en una canción, como que pierde la esencia.

Quería preguntarte por el disco que hicieron con Sparks. ¿Por qué Sparks y qué les gustó sobre este dúo estadounidense?

Siempre he sido fan de Sparks desde que rebuscaba la colección de discos de mi papá y tenía dos discos de Sparks. Sus portadas realmente resonaron en mí. Kimono My House y Propaganda no se parecían a nada más. La música tampoco sonaba a nada parecido. Desde entonces he estado obsesionado con la banda y lo mismo con Alex, que escribió un artículo sobre ellos en NME en el 2004. Así como ellos nos contactaron y nos agradecieron por calificar su obra y que eran fans de nosotros también. Ellos nos escribieron una canción y nosotros es escribimos una canción y luego perdimos el contacto por años hasta que Alex se cruzó a uno de ellos en la calle en San Francisco y retomamos la conversación. Empezamos a mandarnos ideas por correo y de pronto habíamos escrito como 18 canciones. Nos dimos cuenta que era casi una nueva banda, no era una simple colaboración.

¿Recuerdan su primer tour a Sudamérica en el 2006 con la gira de su disco You Could Have It So Much Better?

¿Si recuerdo el 2006? Un poco, jajaja.

En Chile tocaron en Viña del Mar, un festival muy importante en la región. ¿Recuerdas eso?

Es verdad, recuerdo que llegamos para tocar al festival y realmente no sabíamos que se trataba de este enorme festival televisado en prácticamente todos los países de habla hispana. No sabíamos que se trataba de algo tan importante. Mis amigos de Chile que tocan en Pánico nos contaban que no conocían muchas bandas de guitarras que tocaran ahí, con excepción de Faith No More, y cuando tocó Faith No More fue todo un tema importante. Así que fue totalmente bizarro. Literalmente no sabíamos nada sobre el festival. Ni sabíamos que era televisado ni que tenía pirotecnia. Creo que Nick se acercó al frente del escenario y una enorme llamarada de fuego salió de la nada. Nadie le contó. Prácticamente casi muere.

Hablemos de su único concierto en Perú y los covers que hicieron de varias bandas peruanas. En “40’” tocaron “Ya se ha muerto mi abuelo” de la banda de cumbia amazónica Juaneco y su Combo. ¿Cómo llegaron a esto?

Creo que simplemente en esas épocas Alex y yo escuchábamos un montón de cumbia. También está un DJ en Glasgow en una discoteca a la que todos siempre íbamos llamada Optimo. Uno de los DJs residentes llamado Twitch había crecido en Argentina y solía poner esos discos. Nos volvimos obsesionados con el ritmo de la cumbia. En ese punto salían muchos compilatorios con tracks de cumbia de los 60 de Colombia y Perú. Así que cuando fuimos a Perú decidimos tocar un poco de ese riff en “ 40′”. Espero que podamos volver a hacer algo parecido otra vez. Todavía estoy pegado con la cumbia, incluso más que nunca, especialmente con las manifestaciones más modernas de la cumbia y como se ha funcionado con la música electrónica en los últimos años. También me gusta el reggaetón.

¿En serio?

Sí, pero el lado más crudo y underground… Bueno, también me gusta Bad Bunny. Es un poco tonto pero… jajaja. Es gracioso porque en los países latinos esa música esta sobreexpuesta y la gente la escucha mucho. Así que cuando decimos este tipo de cosas todos nuestros fans se ponen como “¡no puedo creer que te guste la cumbia! ¡Qué decepción!”. Creo que es un ritmo bastante infeccioso. Me gusta mucho el dancehall de Jamaica y el sonido que es más similar a eso, supongo. Me emociona y me da ganas de moverme. Pero obviamente no entiendo realmente de qué están hablando porque mi español no es muy bueno.

Sabía que el reggaetón pegó en Estados Unidos pero no sabía que también había llegado a Europa.

Es bastante moderno y supongo que es algo bastante underground. Obviamente hay su lado pop.

Y en cuanto al rock peruano, en “Turn it on” tocaron una canción de Los Saicos que va ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ya-ya-ya-ya.

Sí, ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ya-ya-ya-ya. Demoler, demoler, demoler, demoler. Los Saicos, es verdad. Ese es otro disco que los chicos de Pánico me mostraron. Es casi una versión latina de “Surfin Bird” de The Trashmen o algo de The Cramps. Me gusta porque es realmente bruta… jajaja. Eso es lo que busco en la música, bruta e inteligente en partes iguales.

También fueron a Quilca a comprar discos de vinilo. ¿Recuerdas los discos que compraste aquella vez?

No, jajaja. Soy realmente malo recordando los nombres. Sé cómo se ven los discos y cómo suenan y puedo ponerlos cuando estoy haciendo de DJ pero nunca recuerdo los nombres, especialmente cuando no están en inglés. Es algo un poco vergonzoso de admitir pero sí, creo que compré como 100 discos aquella vez en Perú.

¡¿100 discos?!

Sí, recuerdo que me costó una fortuna enviarlos a casa pero quería cargarlos conmigo porque luego de Perú nos fuimos a República Dominicana, México y el resto de la gira. No quería estar cargando estos discos tan pesados. Me costó como 100 dólares enviarlos de regreso. Pero hay cosas geniales ahí.

¿Saben cuántos días pasarán en Lima en esta oportunidad? ¿Saldrán a pasear al centro y todas las cosas que hicieron en su primera visita?

Espero que sí. Solo vamos a estar un par de días. Julian vivió en Lima hasta que tuvo 8 años.

¡¿Qué?!

Sí, quiere volver a visitar la casa donde nació. Bueno, no la casa donde nació pero sí donde creció. Yo también probablemente camine por ahí. Hay un par de bandas del festival que son nuestros amigos. También voy a estar en el festival, quiero ver a DJ Koze y Hot Chip. Julian y yo somos grandes fans.

¿Por qué Julian vivió en Perú?

Sus padres trabajaron ahí. Su papá es un ministro, un misionero cristiano. Julian no es una persona religiosa para nada, jajaja. Es como el hijo que los decepcionó.

Qué curioso porque hablando de otra banda de Glasgow, Sarah de Belle & Sebastian también vivió en Lima cuando era niña.  Ella contó esa historia cuando tocaron en Lima.

Veo a Sarah todo el tiempo porque vivimos prácticamente en la misma calle. Glasgow es bastante pequeño.

¿Puedes nombrar bandas de Glasgow que nos recomiendes a los peruanos?

Sí, hay una banda de Glasgow llamada Kaputt. De hecho, su álbum acaba de ser reseñado en Pitchfork esta mañana. Tuvo 7.1, así que ahí tienes.

Es bastante.

Son como la mejor banda de Glasgow en este momento. Son como Minutemen pero también un poco como Madness. Tocan una música bastante complicada pero a la vez bastante fácil y en vivo son totalmente una banda de fiesta, es casi como una big band o algo así. Son la mejor banda para ver en vivo en Glasgow en este momento.