Espíritu del Metal: La Conformación de la Escena Metalera Peruana (1981-1992) es el primer libro que se publica sobre este género musical en nuestro país. Escrito por José Ignacio López Ramírez Gastón y Giuseppe Risica Carella y editado en diciembre del 2018, la investigación es una lectura obligada tanto para los amantes del metal como para quienes quieran conocer la historia del género en el Perú.

José Ignacio “Nacho” López es doctorando en Música de la Univesity of California San Diego y actualmente es docente de la PUCP y la Universidad Nacional de Música, donde también es investigador. Giuseppe “Pino” Risica es el editor de la icónica revista Cuerno Negro, director del sello Sonidos Latentes Producciones y conducto de los programas en Radio Orson Wells y Radio Bacán Sat.

Desde las primeras bandas de hard rock como Pax, Tarkus y Up Lapsus, pasando el heavy metal de Oxido, Orgus o Almas Inmortales, hasta el metal extremo de Mortem, Hadez y Kranium, el libro aborda la evolución que ha tenido el género en nuestro país.

Así que invitamos a sus dos autores para conversar más sobre el metal peruano que aún se mantiene al margen de la prensa y la literatura sobre el rock nacional, a diferencia de otros estilos que han sido abordados con mayor amplitud como es el caso del rock subterráneo de los 80 y el rock psicodélico de los 60.

En cuanto a los orígenes del metal en el Perú, ambos autores coinciden que Up Lapsus marca un eje central en lo que respecta al desarrollo del género en nuestro país.

Up Lapsus es la banda de transición. Es la banda que generó todo el sonido que posteriormente usaron muchos grupos hasta la mitad de los 80s. Además fue una banda ninguneada en su tiempo, que tocaba más en conos (…) Fue una banda que, entre otras cosas, tiene la valoración de hacer el primer show visual. En una época se maquillaban como KISS. Dejando de lado a Tarkus y Pax, hicieron el primer 45 de una banda de heavy. También el sonido, algunos estudiosos han dicho que es la primera banda de NWOBHM peruana o proto NWOBHM” dice Pino.

Los autores explican que inicialmente el heavy metal tuvo acceso a los medios tradicionales de comunicación, como la radio y la televisión nacional donde sonaban bandas como Orgus, Praxis, Silex Up Lapsus. Sin embargo, esta presencia que tuvo el metal en los medios duró hasta finales de los 80 cuando la llegada del rock argentino, el rock español y la explosión del rock peruano comercial terminaron por desplazar al género.

Desde entonces, el metal fue relegado a lo más profundo del underground nacional. Tal vez por eso se explica mucho del comportamiento elitista y sectario que caracteriza a esta cultura juvenil. Ejemplo de esto es que cuando “Pino” Risica sacó la revista Cuero Negro en 1988, se le acusó de “pacharaquear” el metal o que en La Gran Horda Metallica llegó a haber carnet de membresía para ver quién era un “verdadero metalero”.

El pensamiento del metal es conservador, tradicional y medieval. El metal tiene una ética muy fuerte y es moralista. (…) Tiene unos discursos tradicionales románticos que ayudan a que digas “yo y mis amigos”, “yo y mi comunidad“, “yo y mi clan”. Son cosas hasta medievales europeas de clan social o de pandilla” explica “Nacho” López.

Esto es solo una parte de la historia que se cuenta en este primer libro sobre el metal en el Perú. La conversación de más de 1 hora que tuvimos con “Pino” Risica y “Nacho” López aborda diversos temas como la rivalidad del metal y el rock subterráneo durante los 80, la presencia de las mujeres en el metal o el éxito en el extranjero que tuvieron las bandas de metal extremo como Hadez, Mortem y Anal Vomit.

Acá les dejamos la entrevista completa con los autores de Espíritu del Metal: La Conformación de la Escena Metalera Peruana (1981-1992).

607 Compartir