Kevin Johansen regresa a Lima y esta vez nos traerá su show “Fin de Fiesta” para cerrar este año bailando. La cita con Kevin Johansen + The Nada está pactada para este jueves 6 de diciembre en Barranco y las entradas siguen a la venta a desde S/ 123.

Mira aquí toda la info sobre el concierto de Kevin Johansen en Lima.

Aprovechamos el regreso de Kevin Johansen a Lima para hacerle una llamada y conversar a pocos días de la fiesta que dará en Barranco. El músico nos contesta desde un taxi en el que viaja junto a su hija Miranda de regreso del centro de Buenos Aires, donde ha estado haciendo unos trámites de registro de los nuevos temas de su próximo disco que llevará el título de Algoritmos.

Esta será la primera vez que lleva su show Fin de Fiesta fuera de Argentina, lo que promete ofrecer nuevas sensaciones a los fanáticos que siguen su carrera desde que Instrucción Cívica pegó por primera vez en Perú a finales de los 80 gracias a éxitos como “De cama en cama“. De ahí que la relación de Kevin Johansen con este país lleve ya varias décadas.

¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuando piensas en música peruana?

“Desde el folklor afroperuano de Chabuca Granda hasta la cumbia lisérgica, pasando por Los Saicos. Esas cosas que uno se fue enterando, que la primera banda punk del mundo fue peruana. La riqueza de Perú es geográfica. Tienen mar, montaña, selva. Así como es representada en la comida, creo que también tienen esa variedad en la música. Desde Cesar Vallejo hasta Vargas Llosa. Es una cultura muy rica la que tienen.”

Hace poco fueron los Grammy Latinos y el gran ganador de este año fue Jorge Drexler. Esto llevó a que se diga que el cantautor uruguayo derrotó al reggaetón. ¿Qué opinas de esto?

“Creo que esas son cosas que a los periodistas les divierten porque tienen de qué hablar. Me acuerdo de Charly García que decía que la música no es una competencia. Siempre ha habido artistas comerciales y artistas que tratan de componer canciones no perecederas. Es una alegría que le den a la canción de autor un lugar, que creo que estaba un poquito olvidada. Qué bueno que le den reconocimientos a Jorge Drexler o Natalia Lafourcade, que haya reconocimiento a la creatividad y al arte de hacer canciones para el mañana, que no sea todo “one hit wonder”. (…) Después a mí me encantan todos los estilos, no tengo ningún problema con el reggaetón ni el trap. Los géneros no tienen la culpa, son bien interpretados o mal interpretados. Todo lo que se baile también es digno”.

¿Qué música ha captado tu atención últimamente?

“Mi hijo de 11 años me muestra Paulo Londra y mi hija de 14 el otro día me llevó a un recital de Nathy Peluso que estuvo bien bueno. Hay un montón de cosas que están buenas del hip hop y del trap. Hay libertad muy grande para crear, a mí me encanta el surrealismo. La fiesta es una forma de protesta también en estas épocas oscuras que nos quieren dividir. Hay que celebrar la diversidad”.

Naciste en Alaska y viviste en Nueva York. ¿Dónde podemos encontrar tu lado más “gringo”?

“Al ser criado por una madre muy latinoamericanista con música de toda la región, tuve siempre ese mix. Disfruto mucho del lado gringo de la música. Está presente en mis discos con temas en inglés o spanglish. A la vez me gusta mucho algunas cosas de la cultura americana, me gusta mucho el humor, la crítica ácida a la sociedad. Esas cosas me parecen que enriquecen a una cultura también. Poder reírte de tu propia cultura es muy del humor yankee. (…) De repente me hago unos panqueque con syrup o unos huevos revueltos alguna mañana. Son recuerdos que tengo a la distancia. Pero a la vez tomo mate y hago asado (jajaja)”

Al tener esta identidad latina y gringa a la vez, ¿te resulta problemático el tema del idioma al momento de componer?

“Si nace en inglés se queda en inglés. Pero hace muchos años que me relajé con el tema, siempre me ato a esa frase que dijo el senegalés Youssou N’Dour: “la música es el primer idioma”. Uno se da cuenta de eso también cuando desde lo musical uno toca un nervio emotivo en la gente.”

Tanto en Estados Unidos como en Latinoamérica estamos viendo un resurgimiento de los gobiernos de derecha con Trump o Bolsonaro. ¿Qué opinión te merecen esto?

“Es un poco triste cuando ves a un presidente diciendo que los malos son los mexicanos. Hace recordar mucho a lo que sucedió en la Alemania de la segunda guerra mundial. Es bastante lamentable porque es como decir que el mal que nos aqueja son los demás, nosotros somos perfectos.”

224 Compartir