Orchestral Manoeuvres in the Dark llegará por primera vez al Perú para presentarse el próximo miércoles 30 de enero en los Domos Arts de San Miguel. La banda inglesa de synth pop vendrá en el marco de su gira que celebra sus 40 años de trayectoria y las entradas siguen a la venta desde S/ 168 en Teleticket.

Mira toda la info del concierto de OMD en Lima desde nuestra AgendaCP

Hablamos con Paul Humphreys, quien junto a Andy McCluskey fundaron Orchestral Manoeuvres in the Dark a finales de los 70 siendo parte de la primera generación de synth pop británico junto a Gary Numan, The Human League, Depeche Mode, entre otros. OMD se encuentra en Arizona en el momento de llamar a Paul. Ellos están inaugurando la exhibición sobre su cuarto disco Dazzle Ships (1984) que han abierto en el Museo de Arte Contemporáneo de Tucson.

Luego de tocar en Las Vegas y Los Ángeles, seguirán con su primera gira por Sudamérica que los traerá a Lima y Santiago por primera vez. Pero Paul Humphreys ya ha tocado antes en Perú y Chile cuando vino con la banda que hizo junto a Claudia Brücken de Propaganda, OneTwo. Esta vez llegará en el marco del 40 aniversario de OMD y con su nuevo y decimotercer disco de estudio, The Punishment of Luxury (2017).

Orchestral Manoeuvres in the Dark

Sobre el tema que da título al disco, Paul nos explica:

«Primero que nada, tomamos el título de una pintura hermosa llamada “The Punishment of Luxury” que vimos en el Walker Art Gallery de Liverpool. Siempre amamos esa pintura así que como que nos robamos el título de la pintura, que es muy nostálgica sobre las mujeres que pasaron su vida en purgatorio por querer ser algo más que madres y cocinar en la cocina. Pero la canción no es sobre eso. Pensamos que era un buen título sobre nuestros tiempos modernos. La publicidad nos siembra todos estos productos y nos hacen creer que necesitamos un televisor más grande a pesar que ya estamos bien con el que tenemos o que los niños quieran nuevas zapatillas porque las que tienen ya no son suficientemente cool. Estos son los castigos del lujo»

Que su nuevo disco sea una declaración sobre nuestros tiempos y una crítica al consumismo nos recuerda que el synth pop surgió a penas años después de la explosión del punk en Inglaterra. Los inicios de OMD ligados al post-punk explican que su single debut «Electricity» fuese editado por Factory Records y que le abrieran a Joy Division a finales de los 70.

«El punk fue como un movimiento político en el Reino Unido. Fue muy anti Margaret Thatcher porque los 70 fueron muy difíciles con todas las huelgas y el gobierno de Thatcher fue brutal. Así que el punk salió de eso y se volvió en la música alternativa para las personas. Pero cuando esto surgió, Andy y yo encontramos nuestra propia música alternativa que era la electrónica alemana«.

El norte de Inglaterra vivía la euforia del punk y aparecieron muchos bares para bandas de punk pero no había suficientes músicos como para llenar estos locales cada noche. Así que Paul y Andy encontraron la oportunidad para subirse al escenario a tocar, aunque no les pagasen ni un centavo.

«Algunas personas dicen que “Electricity”, nuestro primer single, era punk con sintetizadores. La ética del punk está ahí: las canciones son simples y tienen un mensaje. No tienes que ser técnicamente profesional para tocar con electricidad, puedes tocarla con dos dedos si eso es lo que quieres. Esa es un poco la ética del punk».

Neu!, La Düsseldorf, David Bowie, Roxy Music, Talking Heads y The Velvet Underground era la música que escuchaban, pero en especial Kraftwerk fue la banda que los definió.

«Cuando comenzamos queríamos ser como Kraftwerk pero no teníamos la tecnología para ser Kraftwerk. Ellos tenían unas máquinas increíbles que nosotros no podíamos costear. Así que tuvimos que hacerlo a nuestra manera con un pequeño presupuesto. Yo construí muchos de nuestros instrumentos porque tengo una formación en ingeniería electrónica. Por eso logramos nuestro propio sonido y a pesar de que nuestras raíces estaban en la música electrónica, no éramos completamente electrónicos porque no teníamos los instrumentos para hacerlo. Si hubiésemos tenido todas esas tecnologías hubiésemos terminado sonando como otra versión de Kraftwerk.»

Pero Paul y Andy no fueron los únicos jóvenes del Reino Unido que dejaron atrás las guitarras eléctricas y abrazaron el futuro de los sintetizadores. The Human League, Depeche Mode, New Order, Gary Numan, entre otros, son hoy reconocidos como los pilares del synth pop británico. Pero en sus inicios, ninguna de ellas sabía de la existencia de las demás.

«Depeche Mode y The Human League, ellos aparecieron al mismo tiempo que nosotros. Imagina que no existía Internet en esa entonces, así que no sabíamos de la existencia de los demás, ni siquiera de Gary Numan. Todos hacíamos música electrónica en ciudades distintas del Reino Unido sin saber el uno del otro porque no había forma de conectarnos. Recuerdo la primera que escuché a The Human League y The Normal de Daniel Miller y emocionarme de encontrar gente que hacia la misma música loca que nosotros. Nosotros tomamos distintas cosas de esa música. No sonamos igual que The Human League o Gary Numan o Depeche Mode pero estamos en el mismo género

Las máquinas, la electricidad y los sintetizadores trajeron una estética futurista a la música. Por eso le preguntamos a Andy cómo ve hoy en día aquel futuro que imaginaron cuando comenzaron. Han pasado 40 años de Orchestral Manoeuvres in the Dark y hoy vivimos en el mundo que aquellos jóvenes soñaban con sus novelas de ciencia ficción y sus nuevas tecnologías.

“Eso es interesante porque cuando descubrimos la música electrónica en los 70, era una música bastante radical. Nos sentimos atraídos a ella porque pensamos que era música del futuro. Pensábamos que toda la música terminaría siendo electrónica porque nacimos en la época del rock & roll y veíamos la música electrónica como el futuro. Pensábamos que estábamos asesinando al dragón del rock pero luego le volvió a crecer la cabeza en los 90. La música electrónica no era cool en los 90. Esa fue una de las razones por las que dejamos de hacer música electrónica, porque de repente se volvió cool sonar como en los 60 o 70, sonar como The Beatles o The Rolling Stones, y también volvió a el punk durante los 90. Por eso dejamos de tocar por 10 años. La música electrónica no fue el futuro que esperábamos que iba a ser

Andy McCluskey y Paul Humphreys han sido considerados los Lennon y McCartney del synth pop. Incluso un periodista escribió que si Kraftwerk son los Elvis Presley del synth pop, OMD podría ser considerado como The Beatles del género. Sin embargo, sus inicios no fueron fáciles dada la falta de un sello discográfico que los acoja mientras sus contemporáneos conquistaban Europa y Estados Unidos.

Depeche Mode fue una de esas bandas que logró el éxito y los acogió en su primera gira por Estados Unidos en 1988. OMD fue la banda soporte de la icónica gira de Depeche Mode inmortalizada en el el estadio Rose Bowl de Pasadena, California. Paul aún recuerda con emoción aquella presentación.

“Primero que nada, nos encanta Depeche Mode. Esa gira fue increíble porque ellos estaban en la cresta de la ola haciéndose cada vez más grande en Estados Unidos. Nosotros estábamos un poco detrás de ellos porque no tuvimos por muchos años un sello discográfico que apoye nuestra gira. Pero cuando hicimos la gira 101 con ellos teníamos “If you leave” de la película Pretty in Pink, que fue un gran hit –aunque creo que ni siquiera estaba en la lista de rankings cuando hicimos esa gira- y de pronto nosotros también éramos una gran banda a pesar de que Depeche Mode era el acto principal. Uno de mis conciertos favoritos que hemos hecho fue en el Rosebel Pasadina ante 95 mil personas. Nunca he visto tanta gente en un concierto. Incluso fue aterrador porque nosotros tocábamos antes del acto principal y podías ver las caras de los fans. Era intimidante salir al escenario pero maravilloso a la vez.

Luego de tocar en Lima y Santiago, Orchestral Manoeuvres in the Dark volverá al Reino Unido para preparar nuevos lanzamientos. En sus 40 años de carrera han publicado 39 sencillos, así que aprovecharán estos últimos días para completar la cifra. Paul volvió a los archivos de EMI donde están todas sus citas y encontró 22 piezas inéditas de OMD con algunas canciones e ideas. En estas semanas estará terminando un disco con todas esas piezas inéditas antes de regresar a Estados Unidos.