Zoé presentó el videoclip de «Karmadame«, el tercer sencillo como adelanto del que será su séptimo álbum de estudio. Dirigido por Ida Cuellar, Stephanie Carpinelli y el propio León Larregui, el nuevo videoclip muestra la historia de un grupo de chicas que van desde la tranquilidad matutina hasta el salvajismo urbano de la noche en una canción que confirma la madurez que atraviesa la banda de rock.

Sonidos de Karmática Resonancia es el título de su nuevo disco, del cual ya conocemos los primeros temas «SKR«, «Fiebre» y «Karmadame«, tres de las cinco canciones que lograron grabar antes de detener las sesiones en el estudio debido a la pandemia. León Larregui, Sergio Acosta, Jesús Báez, Ángel Mosqueda y Rodrigo Guardiola esperan volver a juntarse en noviembre de este año para acabar su séptimo álbum de estudio, esta vez de la mano del productor Craig Silvey (Arcade Fire, Kasabian, Noel Gallagher) con quien ya habían trabajado en Aztlan (2018) y que les valió su primer Grammy estadounidense.

Entrevistamos a Jesús «Chucho» Báez, tecladista de Zoé, para que nos cuente sobre el nuevo disco de la banda en medio de la pandemia del coronavirus. «El disco nuevo está planeado para el próximo año, y también para el próximo año, si todo va bien, empezaremos a planear giras y shows por allá” anuncia para alegría de sus seguidores peruanos, quienes esperan con ansias ver a Zoé por quinta vez en nuestro país.

La mitad del disco ya se grabó previa a la pandemia y ahora queda pendiente grabar la segunda mitad del disco en esta situación del coronavirus. ¿Cómo harán para terminar en disco durante el distanciamiento social?

Así es, precisamente en la mitad. Íbamos muy bien, trabajando a muy buen ritmo con este productor, Graig. Es muy divertido grabar, producir. En fin, estábamos muy animados grabando el disco. Logramos acabar cinco temas y de pronto que se nos viene la pandemia y todos para su casa. Si todo va bien, tenemos planeado entrar otra vez al estudio para el 9 de noviembre. El productor, que vive en Londres, tendrá que venir para acá, al igual que León y Sergio que ahora están viviendo por allá, en Barcelona. Tendrán que venirse para acá y esperemos tener suerte y que esto del COVID no siga creciendo, no haya otro brote, otra racha en la cual cierren los aeropuertos… Bueno, tú lo estás viviendo también por allá. Es algo difícil, muy delicado. Como te digo, esperamos que todo esté bien, todo marche bien y podamos volver al estudio para el 9 de noviembre hasta finales de  noviembre, más o menos, ya para terminar los cinco temas que faltan, que también están buenísimos. Yo la verdad estoy muy emocionado por ya terminar y ansioso por ver cómo van a quedar estas cinco canciones que nos faltan.

Estas cinco canciones ya están compuestas. ¿Esto significa que la pandemia del coronavirus no va a influir en la temática del disco o tú crees que de alguna manera se va a colar esta situación en las canciones?

Esta pregunta te la podría contestar mejor León pero yo, la verdad, no creo. Son temas que, como dices, ya están compuestos. Siempre hay variantes pero no a nivel de letras sino de arreglos, estructuras, approaches. Eso es algo bien padre que nos ha sucedido en todos los discos, que la canción llega de una forma y acaba siendo otra cosa mucho mejor, por decirlo así. Siempre nos gusta tener los demos y esos demos llevarlos a otro nivel, mucho más pro o no sé. Nos gusta experimentar con las canciones. A nivel letra, no lo sé. Tal vez. Ya sabes que de León podemos esperar siempre sorpresas pero eso te lo podrá decir él. Yo, la verdad, no creo. Las canciones ya están y yo creo que por toda esta situación nos vamos a enfocar ya con lo que tenemos a trabajar y terminar los cinco temas que nos faltan.

En una entrevista reciente Rodrigo dijo que “Fiebre” era una manera de reinventarse y evolucionar el sonido de Zoé. ¿De qué manera estos temas reinventan y evolucionan el sonido de Zoé?

Como en todos nuestros discos, siempre estamos tratando de dar un poco más, de ir escalando, de subir un escaloncito más o, más bien dicho, nos gusta experimentar. Siempre estamos pendientes de la música nueva, cuáles son las tendencias nuevas, qué cosas padres han salido nuevas en cuestión de bandas, de producción, de sonido. Es algo un poquito en automático lo que nos sucede con los discos, que siempre estamos buscando algo nuevo que nos haga sentir bien, que nos haga sentir que no nos estamos repitiendo, que nos haga sentir que estamos explorando cosas nuevas. Eso es algo que, yo creo que desde un principio, tenemos y afortunadamente no hemos perdido.

zoe

En la crónica del último concierto que dieron en Lima escribí que “Zoé es la mejor banda del rock mexicano del siglo XXI”. ¿Qué opinas de eso? ¿Consideras que están llevando la bandera del rock en este siglo XXI?

Te agradezco mucho el comentario. Personalmente te lo digo, lo que siento yo que alguien me diga algo así es un honor, es una satisfacción total, pero la verdad yo no ando por la vida pensando en eso. La música es mi vida, realmente estoy comprometido con lo que hago, trato de ser muy honesto, lo más profesional que puedo en relación con mi trabajo, que es hacer canciones. Yo creo que todos compartimos un poquito eso y eso es lo que nos ha dado y nos ha llevado a donde estamos ahora. Realmente creemos en lo que hacemos y tratamos de esforzarnos lo más que podemos en nuestro trabajo. Eso sí, existe una satisfacción total. Lo que hacemos es lo que más nos gusta hacer y tratamos de hacer las cosas lo mejor posible. Si eso nos lleva a, por ejemplo, opiniones que estás dando, que nosotros somos de algún modo la punta de lanza en el rock, pues qué increíble, qué gusto, qué satisfacción, qué alegría que tú lo consideres así y la demás gente también.

Cuando una banda recién comienza, emula sus influencias de otros artistas pero llegan a un punto que logran una identidad propia. ¿Recuerdas a partir de qué disco o qué canción sentiste que ya tenían una identidad propia y ya no estaban tratando de emular sus influencias externas?

Fíjate que yo creo que eso aún prevalece. O sea, hay canciones que pues siguen siendo, si tú las comparas con cierto estilo o banda o canción, se nota ahí la influencia de toda la música que hemos escuchado a lo largo de todas nuestras vidas desde muy pequeños. Yo creo que eso no se quita pero sí, definitivamente, ya hay un sello, por así decirlo. No porque sea yo pero sí, por ejemplo, los sintetizadores y los teclados es algo muy particular, muy único de Zoé, que nos diferencia de las otras bandas. Por ejemplo, la voz de León, sus letras. No tengo una fecha, una canción o un disco del que te pueda decir “no, pues, en este ya logramos una identidad sónica y ya”. No lo veo tanto así pero sí existe. Zoé tiene un estilo que hemos creado a través de los años con mucho trabajo, mucho esfuerzo y con mucho planeamiento, por así decirlo. Sí es lo que buscamos, tener una propia identidad sónica. Después de ya siete discos y 23 años juntos, creo que se ha logrado algo muy padre que nos tiene muy contentos.

Las letras y la temática de Zoé gustan mucho a los fans porque plantea toda una filosofía de vida. ¿Cuáles fueron los artistas o bandas que te ayudaron a construir una visión sobre el mundo más allá de lo puramente musical?

Sí, definitivamente a mí sí me pasó desde muy chico. Yo tuve una formación musical desde los ocho años que comencé a estudiar piano, que mis papás me pusieron los elementos, el piano, la guitarra. Mi formación fue clásica. Empecé Beethoven, Chopin, Lizts, Bah, todos esos compositores clásicos. A mí eso me dio muchas cosas a diferentes niveles, en cuestiones técnicas hasta espiritualidad. Me abrieron los ojos, por así decirlo, a este mundo que es la música. Posteriormente crecí y empecé a escuchar bandas como The Beatles, The Rolling Stones y toda esa camada de música inglesa sobretodo, que fue lo que me gustó mucho a mí.

Posteriormente The Cure, Depeche Mode. Yo escuchaba los nuevos discos y para mí era algo más que increíble, era música que yo escuchaba y me llegaba realmente hasta lo más profundo de mi ser y definitivamente adopté esas filosofías en cuanto a lo que decían las letras de Robert Smith o Martin Gore. Marcaron mi vida totalmente. Eso fue mis influencias más fuertes, las letras de The Beatles, los arreglos, cómo estructuraban las canciones, me adentré mucho en ver cómo estaban hechas las canciones. No nada más las escuchaba como por placer sino más bien como un modo de estudio. Hay un millón de cosas que yo escuché… Bob Marley, todo tipo de música y estilos. A mí también me gustaba y me sigue gustado mucho el pop, la música española, el flamenco. En algún momento yo tomé clases de flamenco en guitarra. Todo eso fue enriqueciendo mi mundo e influenciándome en la vida.

Nuestras canciones, León tiene una forma muy particular, muy su estilo de escribir y a mí me gusta mucho. Son pocos los artistas que tienen ese don de acomodar las palabras una vez teniendo una melodía de voz, que es más o menos como siempre le hacemos. Primero componemos la melodía, como tarareando, y después se escribe la letra. Casi nunca partimos de lago escrito para crear una canción sino al revés.

De los cuatro conciertos que dieron en Lima, ¿cuál es el que más te gustó o recuerdas?

En cuestión de shows, cada uno tiene algo que se te queda. No importa si es grande, mediano o chiquito. Todos tienen su encanto. De todos se disfruta mucho. Por ejemplo, los shows pequeños son muy padres porque son muy íntimos. A diferencia, los shows masivos es una euforia increíble y una emoción estar en el escenario y la gente cantando. No podría decirte si uno me gusto más que el otro, ni hablar de uno en específico pero sí puedo decirte que de cada show se te queda algo y en cada show dejamos un pedacito de nosotros que se lo damos a la gente.