calle-13Por el apuro, me tuve que salir a la mitad de mi clase, pero no importaba porque estaba a punto de recibir una gran dosis de retorica mujeriega con un poquito de filosofía griega. Salí apurado y me subí al taxi rumbo al Parque de la Exposición.

7.30. Llego puntual a la cita y me encuentro frente a los ojos una tremenda cola que llegaba hasta la pileta y le daba media vuelta (los que conocen el parque sabrán de lo que hablo); según se anunció, las puertas se iban a abrir a las 6.30. Para suerte mía, las personas empezaron a ingresar a los pocos minutos de haber llegado.

Una vez dentro del anfiteatro busco mi sitio y me siento a la espera, no hay nada mejor que esperar sentado en un concierto. Mientras tanto, se escuchaban impacientes comentarios que reclamaban a los vendedores de cerveza; en el fondo se sonaba un poco de dance, nu disco o un pop suavecito, nada apropiado para el momento, tremendo desatino. Finalmente salen los vendedores entre aplausos del sediento público y no se me ocurre mejor idea que comprarme una pizza Domino´s a 5 soles, la cerveza oscilaba entre los 10 y 15 soles, según la viveza del vendedor así que preferí abstenerme.

8.30. En un atinado uso del juicio cambian la música de fondo y ponen un poco de La Mente, como para ir abriendo los oídos, aunque no sé qué tan buena idea sea poner de música de espera a los mismos artistas que se van a presentar, tal vez le quite la emoción.

la mente en calle 138.35. Salen los electropicales al escenario a tocar su nuevo tema “el indio de la mente” mientras le daban con palo a nuestro querido presidente y mandaban su mensaje de apoyo a las comunidades selváticas. Con un sonido potente y mucho punche, La Mente comenzaba a empilar el local, la gente se paraba sobre sus asientos. Con su estilo achorado y burlón iban metiendo chiquitas, haciendo una analogía entre sus letras y las divisiones del concierto, “para los pobres y los pudientes” cantaban mientras señalaban a los de atrás y adelante; parecía que dedicaban sus canciones a la gente de la zona popular, quienes bailaban y cantaban más que los pudientes de adelante.

Dos vientos, un baterista, un guitarrista, un tecladista, un percusionista, una laptop y dos voces, potente coctel en escena. Con una propuesta visual a cargo de Gonzalomon, quien dejó el guiro para pasar a los geniales videos, La Mente seguía con su música elevando la temperatura. Finalmente, luego de casi tres cuartos de hora de subir los decibeles pararon la música.

9.20. La Mente se va del escenario dejando nuestros oídos preparados para el plato principal. Mientras esperaba me encuentro a una amiga que me cuenta que entró a la zona de más adelante por 50 soles, las reventas estaban por los suelos. Sin embargo, el local mostraba una cantidad respetable de gente, parecía que sería un lleno total si seguía entrando más gente.

calle-1310.00. Se apagan las luces y vemos en las pantallas un video sacado de Google Earth con tomas satelitales de Puerto Rico, que luego pasan a nuestra ciudad para terminar mostrando el mismísimo Parque de la Exposición; la bomba de Calle 13 estaba a punto de estallar.

Dos vientos, un bajo, un baterista, dos percusionistas, una guitarra y los tres hermanos, Visitante, Residente y PG-13, estaban sobre el escenario. Entre gritos femeninos se mandan con la primera canción, la que hicieron con Café Tacuba, pero problemas técnicos hacían fallar el micro de Residente. La segunda canción de la noche fue “La cumbia de los aburridos”, que hizo resucitar a los que nunca bailan, los que se quedan arrinconados, sin levantarse, con los huevos pegados al muslo, hasta ellos despertaban todos los órganos de su cuerpo, inspirados por el baile de PG-13 quien cabalgaba una sombrilla. La gente se emociona con la letra que menciona nuestro país y Residente les pide a todos que brinquen.

Luego toca el turno de un poco de rap con “La fokin moda” para luego invitar a unas cuantas voluntarias del público a que se suban a bailar al ritmo de “Se vale todo”. Entre las emocionadas fanáticas que se treparon al escenario vimos a la tímida Wendy Sulca, la conocida cantante folclórica  quien, para desgracia de muchos que sueñan con vivir en Miami y se averguenzan de sus raices, es del agrado de la Calle 13.  Para envidia de las fanáticas, Residente bailaba con la pequeña Wendy al ritmo de la irreverente canción. Acabada el tema y se bajaron las fans enamoradas.

Calle 13 visitanteDe pronto, la impresionante voz de la bellísima PG-13 daba el inicio a “Hormiga brava”, mientras el nuevo new kid on the block se mandaba con su lírica urbana de flow lento, gran canción. Luego se viene la sexta de la noche, pero antes toca el tema de la gripe porcina, “hay un plan detrás de esto” dice René mientras desmarcara el oportunista negocio de la venta de mascarillas; la canción es “Que lloren”, la que les dedica a los supuestos raperos que hay en el género del reggaetón.

Pero, entre tanta grosería, le llego el turno de “soltar algo bonito” y nuevamente se subió, aunque esta vez solo fue una la afortunada, una muchacha de pelo rizado para que le recitaran la letra de “Un beso de desayuno”, la cual Residente dedicó a “todas las muchachas bonitas de acá”, canción que finalizó, luego de un solo de trompeta que parecía recitar poesía, con Rene cantando a capella. “Gracias mi sangre” dice antes de seguir con el siguiente bombazo.

La octava canción pertenecía a su tercer álbum, era “Ven y critícame”, la cual iba acompañada por una extraña percusión, si no me equivoco, era una tabla de fregar, de esas que usan para lavar ropa. Pues estas son las cosas que hacían increíble este concierto, la versatilidad de músicos que no solo utilizaban distintos instrumentos de todas partes del mundo sino que también fusionaban estilos y ritmos con mucha destreza. La canción acaba con Residente dejando el escenario y la banda tocando al estilo de una big band de los 50´s. Para todo esto, el buen Visitante se mantenía con perfil bajo maquinando toda este carnaval de ritmos y melodías.

calle-13Antes de mandar la siguiente pista, Residente emprende la tarea de armar una dinámica con el público y pide a los hombres mandar una barra y lo mismo a las mujeres; para esto yo pensaba, a pesar de que se justificasen antes de mandarse con estas parafernalias, que era totalmente innecesario, pero pronto me di cuenta de que una vez organizados los coros de la multitud hacían juego perfecto para la siguiente canción, “Fiesta de locos” llevo al parque a un momento de éxtasis descabellado con la espectacular PG-13 saltando como desquiciada por el escenario.

Así el concierto se volvió una especie de negociación entre los temas que más pegan y los temas no tan radiofriendlys. Llegó el turno de la cruda “Llégale a mi guarida”, tema que le dedicó a todos los latinoamericanos, a la gente de Puno, a los países que se mantienen firmes y a la lucha indígena que nunca morirá. De esa manera, la gente reaccionó con aplausos, y unos pocos abucheos, cuando Residente jugó con la letra de la canción para cambiarla por “respeto a Perú y a la lucha de Pizango”. Sin duda fue el tema más poderoso de la noche, no solo porque su música está inspirada en raíces peruanas y andinas, en el cajón y el charango, sino también por los acontecimientos por los que pasa el país actualmente y la lucha indígena.

calle-13Luego de esta potente canción, le tocó nuevamente volver a su primer disco y dedicarle a su madre el siguiente tema, “La jirafa”. Pero el momento cargado de sentimiento fue cuando Ileana, con una copa de vino en mano, comienza la voz de “Pal Norte”, mientras Rene se la dedica a Bush y Eduardo manda la pista y juega con sus efectos. Finalmente, como era de esperarse, llegó el turno de la popular “Atrévete te te” que, para cerrar con broche de oro, finalizó con un borracho que se trepó al escenario y fue rápidamente paralizado por un gigantesco encargado de la seguridad.

11.30. Las luces se apagan y unos cuantos ingenuos se empiezan a retirar del local. Pero era obvio que regresarían, y así lo hicieron. Volvieron para perder el control, para hacer a la gente fumar y mezclar pepas con alcohol, todo el anfiteatro se puso salvaje con la pegadiza “Electro movimiento”.Para que todos regresemos bailando a nuestras casas, nos dejaron con un poco de cumbia villera, al estilo de Argentina, con “Tal para cual” y finalmente, acabaron la noche con  el “Tango del pecado“. Y se fueron, ahora sí de verdad, luego de más de hora y media de música.

Grandioso concierto. Hasta las personas más escépticas salieron contentas. Cumplió todas las expectativas, aunque tal vez muchas fanáticas salieron tristes porque Rene nunca se quitó el polo, pues hacia mucho frio para eso. Sin duda, uno de los mejores espectáculos que hemos presenciado últimamente, una verdadera banda de fusión.

Calle 13 en peruAdemás, un concierto lleno de pequeños detalles, propios de artistas comprometidos socialmente como los de la Calle 13, que sin las típicas mañoserías de los comentarios chicles para meterse el público al bolsillo, sin ponerse un chullo, sin hablar del cebiche ni de qué tan peruano es el pisco, ni decir que este es el mejor público del mundo, sin todas esas huevadas supieron conectarse con la gente. Detalles tan pequeños, pero importantes, como valorar a músicos tan desprestigiados (por sus mismos compatriotas) como la pequeña Wendy Sulca, o hablar sobre la lucha indígena hicieron que este concierto lo sintiésemos tan propio, tan entre hermanos.

El video lo estaremos subiendo dentro de poco, hasta entonces los dejamos con un video amateur. Paciencia.
Set list:
1. Nadie como tú
2. Cumbia de los aburridos
3. Fokin moda
4. Se vale todo
5. Hormiga brava
6. Que lloren
7. Un beso de desayuno
8. Ven y critícame
9. Suave
10. Fiesta de locos
11. Llégale a mi guarida
12. La jirafa
13. Pal norte
14. Atrévete te te
———————————
15. Electro movimiento
16. Tal para cual
17. Tango del pecado