b 52´s en lima peru

8.15. Llego exacto para ver cómo aun no dejaban entrar a la gente de la puerta 8 la de la cancha. Mientras espero, detrás de mí empieza a alinearse en la fila los integrantes de Turbopótamos, Bareto y La Mente y me hace pensar que ningún músico se perdería un show como este.

Al poco rato nos hacen pasar y me pongo nervioso mientras camino por los pasillos que poco a poco me llevan a ver el Estadio Nacional desde abajo. Sin embargo, lo primero que veo es que el escenario no está colocado a la altura del punto de penal, como dijeron, sino que estaba detrás del arco. “Bueno, no seremos muchos pero igual nos vamos a divertir como nunca” es lo que pienso mientras camino entre la gente y veo dos langostas inflables que alguien trajo.

8.25. Sale al escenario una de las mejores bandas de nuestra escena, Los Protones, acompañados por dos bailarinas que nos remontan a los años del surf y la psicodelia. Sorprendentemente, y digo esto no por la banda sino por el público, la gente responde bien mientras baila y aplaude al ritmo de Capitán Codorniz. Al rato se sube Veronik,  ex cantante de Valium, vestida de diabla a tocar un extrañísimo instrumento que emitía tenebrosas vibraciones, perfecto para el tema Vampiro. Después de dos canciones se despide y regresan las dos bailarinas mientras el enorme guitarrista advierte que solo quedan cinco minutos más e inmediatamente el público reclama más de esta genial música que se amolda perfectamente a la ocasión. Finalmente se despiden entre aplausos con una versión renovaba al estilo Protones del Cóndor Pasa.

new york dolls en lima peru9.17. Se apagan las luces y veo subir al escenario las leyendas David Johansen y Sylvian Sylvain junto al resto de la pandilla que arrancan con el tema Babylon. Sobre el escenario estaban los neoyorquinos vestidos con un glamour propio de una leyenda del rock. Había escuchado comparaciones con los Rolling Stones pero no pude entenderlo hasta que vi a David en acción, fue sorprendente. Al rato tocaron We are in love y las pantallas laterales aun pasaban la publicidad del intermedio, pésimo erro; sin embargo a la gente no le importó y siguió gritando el coro de la famosa canción. Los New York Dolls continuaron con el concierto tocando Stranded in the Jungle y la locura se apoderaba del anfiteatro que se había convertido en un manicomio.

9.43. Recién se prenden las pantallas que nos hacen ver con lujo de detalle a los New York Dolls, unos cuerpos de adultos poseídos por almas de adolecentes furiosos y llenos de energía. David Johansen armado con una armónica hacía de las suyas combinando el glam punk y el rock n roll. De pronto Sylvain Sylvain, con un genial riff de guitarra, empieza a cantar un poco Chicago blues y hacen un pequeño homenaje a Bo Diddley. Pero el momento cumbre del concierto fue cuando todos perdimos la cabeza y comenzamos a comportarnos como monos mientras coreamos “uu uuu”, el concierto se había vuelto una selva salvaje con primates enloquecidos, esto se había salido de control. Dance like a monkey dio rienda suelta a la salvajada humana y nos hizo recordar nuestras raíces evolutivas.

10.10. Trash y Cause i sez so completaban una hora de de show. La gente logró formar un pequeño pogo frente al escenario que servía para mantener vivo el fuego del concierto. Finalmente se despidieron con el clásico Personality Crisis que nos remontaba a los inicios de los 70’s. Todo un espectáculo ver estas leyendas del punk.

Muchas personas regresarían contentas a sus casas si el concierto acabase acá, pero se podía sentir en el ambiente que el plato fuerte de la noche aun estaba por llegar. Chicas con pelucas retro, langostas inflables, camisas rockabilly, las vestimentas y las actitudes de la gente nos hacían creer que no estábamos ni en Perú ni en el 2009, el espacio-tiempo se había transformado como en una loca historia de ciencia ficción. El ambiente era perfecto para tremendo show. Sin embargo, cada cierto tiempo miraba atrás con la esperanza de poder ver la tribuna colmada de gente, pero no. La asistencia habrá sido de un 70% de la capacidad del local. Pero no importaba, estaba a punto de ver a la banda más divertida del planeta y nada iba a impedir que deje de disfrutarlo.

b 52´s en lima peru10.50. Las luces vuelven a apagarse. Era el momento esperado por todos. Los primeros estribillos de Pump anunciaban que esta sería una gran noche. Fred Scheneider, Cindy Wilson, Kate Pierson y Keith Strickland, acompañados de un baterista, una bajista y un tercer hombre que alternaba instrumentos entre una guitarra eléctrica y un teclado, hacían el sueño de muchos realidad, poder ver a los B 52’s en vivo y en directo. Una de las primeras cosas que pude notar fue que Cindy andaba descalza sobre el escenario, se notaba que quería estar cómoda para bailar y cantar sin ningún problema. De pronto se anuncia un tremendo hit, la cuarta canción de la noche fue Private Idaho y el público estallo en un despertar de gritos y bailes, hasta el más aburrido se movía al ritmo de esta canción.

Seguido de este despliegue de energía y desenfreno, pasó el turno de Cindy para poner el toque triste y melancólico con Give me back my man. Su bellísima voz, acompañada de suaves melodías, hizo a muchos suspirar, tanto así que acabada la canción Fred, en su masticado castellano, dijo “poubre Cindy”. Pero esto no era el concierto de Mocedades, esto era una fiesta llena de locura y para regresar a la audiencia del mar de lágrimas se mandaron con su nuevo tema Funplex, que nos transporto a un centro comercial de ensueño, repleto de maravillas y aventuras.

The B 52’s tenían el poder de hacernos pasar de el jubilo y el desenfreno a la tristeza extrema. Esto fue lo que hicieron nuevamente cuando Kate y Cindy tomaron los micrófonos y se adueñaron del espectáculo (Fred se había retirado de las tablas). El tema que interpretaron este bellísimo dúo fue Juliet of the spirit y Roam, y seguro muchos hombres revivieron su amor por ellas que a pesar de la edad siguen arrancando suspiros. Luego Party out of bounds fue el tema que hizo regresar a Fred y nuevamente el público regresó a la fiesta, no había nadie que no bailara al ritmo de este tremendo hit. Así continuaron con Love in the year 3000, Hot Corner y Channel Z.

b 52´s en Lima peru12.00. Ya era la media noche y había un tema que tenía que ser tocado en este momento, Love Shack. La cancha del Nacional era una pista de baile en la que saltos, gritos, vueltas, todo se era válido con tal de disfrutar y alocarse al ritmo de esta canción. Y sin previo aviso se largaron, pero todos sabíamos que volverían, nadie se movió de su sitio.

Y como todos lo predijeron, el cuarteto regresó. La noche era joven y la juerga no se acabaría así nomás. Fred había regresado armado con unas pistolas que parecían sacadas de otro planeta, o tal vez del cajón de juguetes de tu hermanito, y estaba dispuesto de acabar con todo Lima. Parecía un grupo de extraterrestres que tenían como función conquistar nuestro planeta. Entonces atacaron con Planet Claire y dieron en el blanco, pero no contestos con esto contraatacaron con Keep this party going y parecía que los agonizantes cuerpos de los espectadores ya no podían más, estaba exhaustos de tanto cantar y bailar. Fue entonces que estos marcianos dieron su último golpe y en un acto de piedad Fred anunció el golpe de gracia, “cuidad, uno langostino”. Keith disparó las primeras ráfagas de su guitarra que iniciaban el increíble riff de Rock Lobster y ya no se podía más, el concierto sucumbió ante tal mega hit, la locura se apoderó de las cabezas como algún virus intergaláctico y hasta las bailarinas de Los Protones se subieron al escenario. Finalmente, los B 52’s agradecieron, festejaron la conquista de nuestro planeta y se marcharon victoriosos.

Escuché luego algunos comentarios que decían que lo que vieron esa noche no se comparaba con el despliegue de energía y vitalidad que tenia este cuarteto en su época dorada; en todo caso, para mí, que no los vi en aquella época, el show de ayer fue más que suficiente. Qué increíble noche.


Los dejamos con algunos videos de la noche:

 

210 Compartir