Roger Waters anunció recientemente que piensa tocar The Wall (1979), emblemático álbum de su legendaria banda Pink Floyd, en la frontera entre Estados Unidos y México en alusión al muro que el presidente estadounidense ha prometido construir contra los inmigrantes mexicanos.

Hace mucho tiempo, allá por el año de 1990, el músico dio una presentación en la ciudad de Berlín en la que tocó el mismo disco en conmemoración de la caída del Muro de Berlín ocho meses antes. Ahora, casi 30 años después, Waters confesó públicamente que está planeando hacer lo mismo en protesta a Donald Trump y sus «intentos por enfrentar razas y religiones«.

Esta no es la primera vez que Roger Waters se expresa en contra de Trump: anteriormente había comparado su candidatura con el alce de Adolph Hitler en la Alemania de la década de 1930, considerado al Trumpismo tan peligroso como el fascismo.

El artista británico se expresó además respecto a la importancia y el poder de la música en la política:

«Primero se necesitaría que haya un despertar contra esas políticas de extrema derecha. Las alcantarillas están repletas de codiciosos y poderosos hombres en estos momentos mientras te hablo. La música es un lugar legítimo para expresar protesta, músicos tienen un derecho absoluto, un deber, de abrir sus bocas para manifestarse.»

Roger Waters tocó en Lima el año pasado y su presentación fue incluida dentro de los mejores conciertos del 2018.