El pasado domingo 30 de agosto, el músico peruano Ruy Hinostroza publicó su cuarto disco de estudio, Vipassana (2020), un álbum conceptual que es el resultado de una experiencia personal en un retiro de meditación llamado Vipassana, de 10 días de duración, y en completo silencio. Cada canción corresponde a un día del retiro y en total son doce canciones, con su respectivo intro y outro.

Vipassana (2020) es, en definitiva, un viaje místico en el que transitamos por la psicodelia, el rock progresivo, matices new age y tribales y con flautas de la India, que van y vienen. Las letras narran los aprendizajes y reflexiones de cada día y algunas de ellas contienen la voz del maestro de este retiro, Goenka, que entra y sale como para hacernos reflexionar con sus enseñanzas (y revivir esos recuerdos, para algunos).

Al inicio se siente una energía misteriosa, densa, donde hay muchas preguntas y dudas existenciales, dificultades emocionales y poco a poco el disco se va volviendo más ligero, va llegando la luz, así como en el retiro, y a partir del track «Celebración’»en adelante ya se siente otro aire, más victorioso, luego de haber comprendido y aceptado más a profundidad la complejidad de la propia mente y sus enredos. Dentro de esta luminosidad final, el disco cierra con una canción muy relajante que nos trae de regreso de este viaje profundo.

Una de las canciones que incluye es «El Mago», un homenaje a Rodolfo Hinostroza, conocido poeta peruano, quien es padre de Ruy. Habla de la magia que habita en cada uno de nosotros y que nos permite materializar cualquier realidad. Esta canción es un relato muy personal que muestra la conexión entre padre e hijo, y es particularmente especial ya que fue el reconocido poeta peruano quien inspiró al artista a dedicarse a la música.

“Mi intención con este disco es conseguir que la gente se interese en la meditación y que busquen experimentarla directamente. (…) Me parece que es importantísimo tener herramientas para liberar la ansiedad y estar en calma. Espero que con este disco pueda generarse más interés en el fascinante mundo de la meditación”, comenta Ruy.

El disco fue producido por Ruy Hinostroza entre el 2018 y el 2020, quien tocó y grabó casi todos los instrumentos. Las baterías se grabaron en Desmantelado Estudio, de Richard Ángeles en mayo del 2019. Mario Maywa fue el asistente de mezcla y encargado de masterización (entre abril y julio del 2020).

Pueden escuchar el disco en Spotify, YouTube, y en otras plataformas de streaming. También pueden seguir a Ruy Hinostroza en redes sociales, como Facebook e Instagram, donde suele compartir detalles sobre la música que está creando durante la cuarentena.