Stephen O’Malley de Sunn O))) llegará por primera vez al Perú para presentarse con como solista. El concierto está pactado para el domingo 19 de mayo en Nébula Club de Miraflores y las entradas siguen a la venta desde S/ 55 a través de Fuzzpass.com.

Más info sobre el concierto de Stephen O’Malley en Lima aquí

A pocos días del concierto del guitarrista detrás de Sunn O))), Gravetemple, KTL, Nazoranai y más, hablamos con Stephen O’Malley sobre sus días en Sudamérica junto a su pareja; sus trabajos junto a Keiji Haino, Scott Walker y Attilla Csihar; su sello Ideologic Organ y más.

Acá la entrevista de Alfonso Vargas.

Sunn O))) acaba de sacar un nuevo disco, y tú has decidido hacer una pequeña gira solista por Sudamérica, que no es un mercado primario. ¿Cómo funcionó el timing de la gira?

Tuve la oportunidad de venir a Sudamérica con mi pareja. Ella tuvo una muestra de algo de su arte visual en Buenos Aires y quise acompañarla, y ya que estaría por ahí hacer algunos conciertos tenía sentido (risas). Pero Sunn O))) ha estado bastante de gira este año, ya hemos hecho dos giras y haremos tres más este año, así que esto es como “entre giras”, supongo. Esto es un esfuerzo más personal.

¿Qué te parece Sudamérica hasta ahora?

Me gusta. Había ido a Brasil algunas veces, pero no estuve en otro país de Sudamérica. Estuvo bueno ir a Argentina, ahora estoy en Río pero ya había venido antes y conozco gente aquí, y está bueno regresar y venir al calor de esta época del año. Me gustó el concierto en Buenos Aires, el público fue muy bueno y la gente es muy hospitalaria, cálida y agradecida. Estuve una semana allí, y conocí a muchos músicos y artistas de la ciudad.

Tu carrera como músico empezó hace 25 años con Thorr’s Hammer. ¿Cuál crees que es el hilo conductor entre ese proyecto y tus ambiciosas grabaciones recientes?

¡Mi vida! (risas) He hecho música y arte por la mayor parte de mi vida, estas cosas se desarrollan y adquieren más significado, y espero haberme vuelto más elocuente en este tiempo. Como músico, he estado tocando guitarra todos estos años, tratando de articular ideas musicales que encuentro interesantes en lo referente a la elasticidad del tiempo, el sentido del espacio y su fisicalidad, la memoria de que la materia es vibración y ese estímulo crea una experiencia muy fuerte. He estado fascinado con la idea de que el sonido puede activar algo en la mente que altera la realidad del espacio que ocupas o tu percepción sensorial, y que con el sonido puedas torcer el cuarto unos grados, y que toda la gente que esté en él pueda experimentar -claro que el público es parte de esto- un sentido diferente sobre qué es ese espacio por esa cantidad de tiempo, y que pueda compartir eso.

¿Tienes una aproximación distinta hacia tus conciertos en solitario, en comparación con los conciertos de Sunn O))), que han sido descritos como una experiencia ominosa y opresiva? ¿Qué puede esperar el público?

Nunca he creído que Sunn O))) sea opresivo, oscuro o sofocante, pero encuentro fascinante cómo la gente puede experimentar algo de distintas maneras, y el vocabulario que usan para expresar lo que sienten y lo que les ha ocurrido. Por supuesto que esto siempre es discutido después de que han experimentado algo, y puede haber un tipo de transformación en función a la manera en que la memoria opera, cómo sus cerebros pueden asociar esta experiencia con otras que hayan tenido, lo cual de algún modo genera una burbuja muy subjetiva. En ese sentido, creo que Sunn O))) tiene más que ofrecer que los aspectos agresivos o confrontacionales que el metal o ciertos tipos de música amplificada tienen. En los últimos años me he enfocado más en la energía del sonido. No puedo negar que ella y la electricidad están ligadas fuertemente a nuestra perspectiva como seres humanos. Esto es un hecho, no es más que física y ciencia. Lo que hago como solista somos solamente mi guitarra y yo, en oposición a los ensambles en los que generalmente toco, compuestos de distintos personajes con distintas sensibilidades tonales, texturales y de carácter. Esto significa que estoy solo con mi mente y con el sonido, sin tener la comunicación reactiva que tengo tocando en un ensamble.

Los aspectos composicionales pueden ser similares a lo que hago con Sunn O))) u otros proyectos, simplemente porque esas son mis tendencias como ejecutante, pero como solista las composiciones tienden a ser más largas, entre 40 minutos y una hora. Creo que me concentro de un modo más evidente en mis influencias de compositores minimalistas como Tony Conrad o Phill Niblock, o incluso de mi propio trabajo con Alvin Lucier, pero sigue siendo guitarra distorsionada. No hay teatralidad en él, a diferencia de Sunn O))) donde es un componente importante de su existencia. Al mismo tiempo, como he trabajado con algunos artistas visuales a veces suelo utilizar proyecciones, no a manera de musicalizar filmes, sino como un tipo distinto de elemento visual.

La colaboración ha sido una parte importante de tu carrera, has trabajado con personas muy distintas como Keiji Haino, Scott Walker y Attilla Csihar. ¿Cuál ha sido la mayor enseñanza que te ha dado la colaboración, como ser humano o como músico?

Trabajar con otras personas es un aprendizaje constante. La música puede parecer algo místico o misterioso, pero no es diferente a trabajar en cualquier otra cosa, en el sentido que todos tienen distintas habilidades e interpretaciones sobre la tarea por hacer, las cuales tienes que comunicar, y tu carácter dictamina cómo es que eso ocurre. Es un cliché decir que la música es un lenguaje, pero hay estudios sobre cómo la música es una herramienta perceptiva rítmica e  hipersensible capaz de transmitir mucha información en poco tiempo, más que el lenguaje oral. Las cosas que comunica pueden ser muy abstractas, sin que necesariamente estén destinadas a ser comprendidas sino simplemente experimentadas. En ese sentido, creo que ayuda cuando realmente conoces el carácter de la persona con la que colaboras y puedes tomarlo como ser humano.

 Trabajar con gente icónica como Keiji Haino o Scott Walker… el ícono es una fabricación de la conciencia social, construida a partir de su trabajo y su presencia, que puede estar relacionada a su personalidad, pero es mucho más probable que la persona real termine siendo mucho más compleja que eso. Creo que he sido muy afortunado en aprender estas cosas. Cuando un artista es una persona madura, por lo general es bastante iluminada, tanto en inteligencia como en expresión de personalidad, y hay tanta energía emanando de ella que hay un optimismo ahí, y es muy poderoso y placentero trabajar con eso. Ese aspecto de la música también es un regalo para el oyente. En los grandes íconos como, digamos, John Coltrane, es imposible no reconocer esta energía, pero creo que la mayoría de artistas la tienen. Hay más complejidades en la personalidad, pero también es un gran componente tener la voluntad y el valor para acceder a esa creatividad y dedicarse a ella. He tenido mucha suerte en que mi camino se cruce con el de tantos artistas talentosos y en poder trabajar con ellos, siempre he sentido que soy el menos talentoso de la habitación, y siempre me pregunto qué hago ahí, pero aun cuando es difícil, toma mucha energía y es un reto estar a la altura de trabajar con alguien como Alvin Lucier, creo que abrir tu sensibilidad y ser honesto y optimista resuelve la mayoría de problemas. 

La primera vez que leí tu nombre fue en el librito de Anthems to the Welkin at Dusk de Emperor, de cuyo diseño te encargaste. Has trabajado con Banks Violette, y hecho dirección de arte para múltiples bandas, con lo que tu trabajo me parece interdisciplinario por naturaleza. ¿Crees que las artes visuales han influido en tu música?

Creo que cada experiencia afecta a las que ocurran después. La música siempre ha tenido un aspecto visual fuerte para mí. Lo que haya escuchado o tocado cuando era joven o ahora siempre ha sido una actividad altamente visual, ya que estimula mi imaginación. La vista es el más fuerte de los cinco sentidos, y mantiene ocupada a buena parte del cerebro, y la música parece ser un catalizador de ello. Entiendo cómo es que ideas como “interdisciplinario” o “multiformato” son importantes, pero no creo que necesiten ser separadas, puede ser mucho más simple, pero supongo que es necesario categorizar todo para que sea útil (risas).

Al final de cuentas creo que la creatividad es la misma en todos nosotros, es solo que sale de maneras distintas y se manifiesta distinto.

Todos somos creativos. Algunas personas usan esa creatividad en hacer surgir a la gente y ayudarla, otras crean objetos, construyen edificios, o conciben ideas literarias, filosóficas o teológicas, pero todos tenemos creatividad en nosotros.

Tu trabajo como diseñador gráfico llamó bastante mi atención, ya que has podido adoptar aspectos de la iconografía del Heavy Metal, evitando los clichés caducos del género y reapropiándolos de una manera que la hace digna de museo. En particular pienso en el diseño que hiciste para Pink, de Boris. ¿Fue esta una decisión estética consciente?

Creo que hoy en día me concentraría en otros aspectos de ese diseño en específico, podría ser más crítico sobre algunos defectos que pudiera tener. En ese momento era muy cercano a esas personas, y fui a una exposición increíble de los trabajos gráficos de William Blake en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, y quise usar esta imagen increíble de Satán, aunque ahora me parece una idea tonta poder el arte de alguien en un disco así (risas), y tomarte la libertad de cambiarle los colores, pero hay muchas más ideas sobre apropiación artística ahora que en el 2005, las cuales pertenecen a otra conversación pero que no voy a usar para justificar esa decisión.

Me encanta ese arte, así que siempre me va a parecer sexy, y me gusta mucho la tipografía que usé para el nombre de la banda y del disco en la portada, creo que ese fue el mayor éxito de ese disco en el aspecto gráfico. Ya que lo mencionas, de los discos de Boris en los que he tenido el honor de trabajar, el que aún me parece satisfactorio a nivel visual es Smile, fue muy diferente y original para ellos, la portada es una pieza mía y la hijita de Wata y Atsuo (guitarrista y baterista respectivamente de Boris) hizo unos dibujos también, me gustó mucho cómo quedó la impresión. Ellos también hicieron un disco, Dronevil, en una época en la que yo estaba obsesionado con destruir formas de vectores, lo cual supongo que fue una fase que ya superé, pero creo que ese fue el pináculo de esa fase. Recuerdo que el interior del gatefold era un collage sobre la alquimia.

Tu sello, Ideologic Organ, empezó como medio para editar algunos de tus proyectos, pero ha tomado muchos desvíos interesantes desde entonces, desde los cantos de Phurpa hasta el hermoso “Unfold”, de The Necks. ¿Hay algún título en particular que resuma la estética e intenciones de tu sello?

Mego estaba en una época muy próspera, y Peter Rehberg me propuso manejar un subsello bajo el paraguas de Mego. Creo que Peter tenía la idea de que se volviera un grupo de sellos más grande, pero desafortunadamente para él yo fui una de las personas que él eligió, y mis elecciones no son lanzamientos comercialmente exitosos -no me concentro en eso-, pero artísticamente lo son. Mi idea original era crear un sello para editar composiciones, o incluso música acústica, pero se volvió un sello concentrado en composición conceptual. Gente como Eyvind Kang fue muy importante para ello: inmensamente talentoso y chévere, ha sacado algunos CDs pero por alguna razón no ha recibido mucha atención por parte del público. Él ha colaborado con Sunn O))) y creo que eso ha podido llamar la atención hacia algunas de sus hermosas composiciones. El sello no fue creado para editar mi música, de hecho yo no quería hacerlo, pero cuando quise editar el disco que hizo Sunn O))) con Nurse With Wound en vinilo pensé que sería un buen momento para impulsar al sello con algo que podría vender, ya que la influencia de Sunn O))) es bastante más amplia que la de cualquiera de mis otros proyectos.

Fuera de que el disco sea bueno y encaje con la idea de composición conceptual, también le dio algo de capital al sello. Muchos de los discos del sello son muy queridos para mí, por distintas razones, pero creo que las reediciones de Zia Mohiuddin Dagar me son muy especiales como músico, he sido fanático de su música y su técnica por tanto tiempo que ha influido en mi técnica para tocar guitarra. Acceder a sus archivos y estar en contacto con sus discípulos y su hijo es algo significativo, así como lo es para ellos tener a su Maestro reconocido y editado. Algo similar me pasa con Ákos Rózmann, es un compositor increíble que ha hecho música buenísima que no había sido editada. Pude trabajar con su viuda y su archivista para hacerlo. No sé por cuánto más tiempo pueda seguir dedicándome al sello. Tengo planes para tres títulos más, y estoy considerando cerrarlo, principalmente porque no importa cuánto disfruto siendo el curador, haciendo el arte de los discos y editándolos, creo que este sello tiene un potencial que no soy capaz de concretar desde mi lugar en el mundo. El sello podría crecer, o al menos establecerse mucho más, y no me siento capaz de enfocarme en él de esa manera, así que quizás sea mejor dejarlo terminar luego de 8 o 9 años de cosas muy chéveres.

Es una pena escuchar que un trabajo tan bueno podría no continuar. ¿Quizás alguien más podría continuar con el sello?

Quizás alguien lo continúe, quizás se termine, quizás a alguien le inspire tanto la ausencia del sello o quizás a alguien ya le inspiró. En los últimos 8 o 9 años desde que empezó el sello han aparecido muchos otros sellos buenísimos que hacen un trabajo grandioso con una trayectoria similar, conducidos por gente realmente dedicada a hacer ese trabajo. Yo no puedo hacer todo, no puedo ser compositor, músico, estar de gira, artista gráfico y curador. Quiero decir, puedo hacerlo y lo hago, pero a veces tienes que decir “soy mejor en esto, hay mucha gente que puede hacer estas otras cosas.” Probablemente termine en algún momento, y de repente haya otro sello en 10 años. Cuando empezó Southern Lord yo estuve involucrado, y trabajé con el sello hasta 2006, cuando Greg (Anderson, su contraparte en Sunn O)))) se apoderó totalmente del sello. Yo era el director de arte, veía algo de la dirección del sello pero nunca estuve involucrado en el negocio. Pero sí establecí la estética del sello, era mi visión también.

Además, estuve metido en otro sello llamado The Ajna Offensive, Tyler Davis y yo lo fundamos en 1996 como una extensión de mi fanzine, Descent, y luego me dediqué a otras cosas como ser músico (risas), y Tyler tuvo los medios para realmente enfocarse en él y hacerlo crecer según su propia visión, y es increíble. Aun somos amigos muy cercanos, así que no es tanto abandonar las cosas como simplemente aceptar que las cosas crecen de maneras distintas y tienes que seguirlas. Estoy muy sorprendido de que Sunn O))) haya crecido de la manera en que lo ha hecho desde 1998, y supongo que me concentré en ello de la manera correcta, porque parece ser significativo no solo para mí y los demás músicos y personal involucrado, sino también para el público. Creo que tú puedes ser dónde es que el láser de tu mente enfoca mejor. También fui el director de arte de Misanthropy Records por 4 años, y Tiziana Stupia, la dueña de ese sello decidió terminar con él, ¡y ella sacaba discos enormes! Mayhem, Burzum, In the Woods… cosas icónicas y legendarias, y ella dijo “he terminado, voy a entrar a la universidad para estudiar criminología”… este tipo de distinciones en la vida debería ser aceptado.

Siendo esta tu primera vez en Perú, ¿hay alguna banda, compositor o artista plástico peruano que haya llamado tu atención?

Acabo de hacer una pequeña entrevista con un periódico peruano y una de las preguntas fue algo como ¿Qué sabes de la cultura peruana? Es una pregunta rara, pero me hizo pensar y en realidad no conozco mucho sobre la cultura peruana contemporánea. Estoy algo fascinado con la cultura pre-colonial, obviamente Perú tiene mucha historia ahí, y también con la astronomía. Conozco algunos de los discos editados por Buh Records, y son bastante interesantes, pero no tengo un conocimiento muy profundo. Una de las razones por las que me gusta ir de gira es que cuando llegas a un lugar conoces gente a la cual tus investigaciones desde donde vives no te llevarían.

Para terminar, supongo que vas a concentrarte más en Sunn O))) por lo que queda del año, pero ¿tienes algún otro proyecto o lanzamiento en el futuro inmediato?

Sunn O))) es algo tan grande y exige y merece cantidades tan grandes de… todo (risas) que estoy tratando de honrar eso. Tengo otros proyectos en los cuales estoy trabajando, algunas grabaciones y composición para obras de teatro, pero estoy tratando de concentrarme en Sunn O))) ya que es una operación muy DIY: Greg maneja el sello, nosotros producimos todo y la gente involucrada ya es como familia. Invertimos bastante en hacer nuestros discos, no solo tiempo, energía y gente, sino que también financieramente, y tenemos que trabajar mucho para que pueda alcanzar su potencial. Creo que ahora, por la razón que sea, Sunn O))) se las arregla para tener mucha atención cuando hacemos un nuevo disco, al menos en los últimos 10 años, lo cual es una gran ventaja para hacer que nuestro concepto crezca. Toma y merece mucha devoción de nosotros, así que es Sunn O))) es mi actividad principal este año, pese a que tengo un problema de esquizofrenia creativa. ¡Problema o ventaja!