7-mares-festivalEl Festival Siete Mares se volvió a abrir espacio en la nutrida agenda de conciertos para imponerse como una de las propuestas más contundentes e innovadoras en nuestra ciudad. Un festival que, año a año, viene abriéndose paso para consolidarse como uno de nivel internacional en nuestro país, y uno de verdad no de esos que solo tienen una edición y mueren en el intento. Esta vez la cita fue nuevamente en todo el Parque de la Exposición el sábado 9 de marzo. El cartel estaba conformado por una nutrida variedad de bandas que siguieron un hilo conductor que siempre volvía a la fusión de músicas del mundo.

Para esta edición tuvimos un poco de Colombia, Francia, México y Perú repartido en 21 bandas (aunque al final por problemas de con los horarios chotearon a última hora a algunas bandas locales). Hubo algunas fallas, hay que reconocerlo; sin embargo, no hay que negar el arduo trabajo de la gente de Cernícalo Producciones por sacar adelante este proyecto, y la enorme lista de puntos positivos que viene generando este innovador (por lo menos en nuestra ciudad) festival.

7mares3La idea de ir a un festival como este era vivir toda la experiencia desde el principio, por eso ni bien terminé de comer me fui rumbo al Parque de la Exposición. A mi llegada la gente de Olaya Sound System andaba trepando al escenario para poner la música mientras la gente iba ingresando, otros conversaban tirados en el pasto u otros descansaban en pareos. El nivel de relajación que trae el festival a estas horas era increíble. Por otro lado teníamos el patio de comidas, algunos juegos para pasar el rato y un marco musical perfecto para estar entre amigos o la familia. La iniciativa de que los niños menores de 12 años entraban gratis fue genial, por todos lados podíamos ver niños corriendo, bailando y hasta gritando al escenario de emoción con la música (seguramente muchos de ellos recordaran alegres ese día como su primer festival de música).

7mares8Desde tempranas horas el horario ya se había retrasado, pensamos que esto perjudicaría a las bandas que seguirían pero esto no sucedió para todas sino solo para las últimas (Cumbia All Stars y Dj Shushupe al final nunca tocaron). Los Systema Solar, cuando los Olaya habían dejado el escenario, empezaron a armar la tarima. La atención de la gente empezaba a notarse, un colorido escenario se armaba con el logo de Systema Solar al fondo. El combo colombiano llegó para robarse el corazón de los peruanos nuevamente, eran las 4.50 pm y ya estaban en escena.

Su potente repertorio y llamativa puesta en escena logró que casi todos los que andaban caminando o conversando por el pasto se acercaran a ver qué pasaba con los colombianos, y no fue en vano. No cabe duda que los Systema Solar fueron la gran revelación del festival poniendo a bailar a todos los asistentes frenéticamente. A ellos no les importó que los colocaran en un horario temprano, simplemente salieron con todo. Armados de un percusionista, dos DJs, una Vj y dos enérgicos vocalistas, Systema Solar se robó los aplausos y dejó literalmente a todo el festival con el sudor en la frente después de tanto baile bajo el sol que empezaba a ocultarse.

Seguían las chicas de Menores de Edad con un fugaz repertorio que les permitió mostrar algo de su propuesta, mientras al fondo se preparaba Uchpa. El festival siguió la misma dinámica que el año pasado: tocaba una banda con todo el escenario y luego otra en el mismo escenario pero con una pantalla que permitía que en el fondo vayan avanzando con el armado de la banda que seguiría.

7mares9Ya eran las 7 pm y Uchpa aparecía imponente sobre el escenario con su característica puesta en escena que desborda peruanidad. Para mi gusto ya rozaba con lo forzado, soy de los que piensa que para hacer música peruana no es necesario decirlo explícitamente después de cada canción (menos en tu propio país, aunque quizás me equivoque). Esto era rock clásico en quechua directo a la vena con algunos matices andinos, perfecta combinación para los amantes del estilo. Seguido de esto, se subía al escenario un rato Chaqueta para amenizar con un poco de más música del mundo para dar pase luego al combo de Sargento García, grupo que venía desde Francia pero con miembros de Cuba y Colombia para poner el sabor latino.

“A ver si bailan como los punkis pero versión salsa” gritaban desde el escenario para hacer una descarga latina al mejor estilo francés. Muchos comentaban su gran parecido con la cabeza del cartel de la primera edición del Festival Siete Mares: Manu Chao. Así brincado de lado a lado en escenario, el combo de Sargento García lo dejó libre para los locales de Mr. Zebre.

Cuando los nacionales subieron al escenario un potente bajo se encargo de samaquear los cuerpos de quienes andábamos cerca. Al estilo de los sound system llevando los bajos a su máxima expresión Mr. Zebre aparecía como una de las novedades nacionales que proponía este festival sin importar mucho su fama, pero sí la calidad de quienes subirían a tocar. Así después de esa descarga, el escenario quedaba libre para una de las bandas más esperadas de la noche.

It’s Colombia, not Columbia – It’s Estéreo, not Stereo” salía en las pantallas mientras una intro electrónica nos sumergía a ese trance que los colombianos de Bomba Estéreo ya se acostumbraron a meternos. Al poco rato con todo el público al pie del escenario, la reina de la noche Li Saumet apareció de gala para robarse los aplausos con el Caribbean Power. Su presentación fue potente pero también algo accidentada por algunas descoordinaciones de la banda. Invitaron a su compatriota de Systema Solar para cantar juntos y cerraron con El alma y el cuerpo, dejándonos exhaustos y listo para que en poco rato tengamos nuevamente a Café Tacvba en Lima.

7mares20Con un Parque de la Exposición ansioso por ver a los mexicanos, ellos aparecieron en escena con El Baile y el Salón para cerrar la fiesta como solo ellos lo saben hacer. Con todo e invitando a Li Saumet de Bomba Estéreo al escenario para cantar La Chica Banda la fiesta reventó. Rubén aprovecho para unirse a la causa para que las radios nacionales pasen al menos 30% de música peruana en su programación (si aun no firmas hazlo aquí) y felicitar estos movimientos juveniles. El desenfreno se apoderó del público como viene ocurriendo cada vez que estos mexicanos se paran sobre un escenario. No importaba que hace 3 meses ya los hayamos vistos, su música es incansable. Así ya pasada las 2 de la mañana se despidieron y dejaron el escenario.

La gran mayoría del público abandonó el parque por más que según el cronograma faltaba más. Los más necios se quedaron bailando con Mr. Pauer, pero los Cumbia All Stars y Dj Shushupe nunca aparecieron. Así el festival terminó con todos exhaustos después de todo un día de música y buenas energías. Solo queda esperar que este festival siga creciendo y que para la tercera edición se haga realidad el intento de hacer dos fechas. ¡A esperar el cartel de Festival Siete Mares 2014!

Todas las fotos tomadas por Alejandra Morote para Conciertos Perú, menos la última por Mirkos Murgia. Mira más fotos aquí.

Te dejamos con algunos videos de la noche: