Cantautora se afianza a través del mestizaje que propone su puesta en escena

Poder musical, carga emotiva, Janet Amaya sacudió los escenarios que le tocó pisar junto al trovador Pala, Libido y Mac Salvador. Desde la incontrastable Ciudad de Huancayo, la cantora rebelde le hace camino a los discos que tiene en proceso de producción. La apuesta es muy exportable, he aquí algunas líneas que denotan su materia prima.

Por @carloshuamanweb

¿Qué sensaciones te deja haber compartido escenario con Pala, Libido y Mac Salvador?

Soy muy efusiva, emocional, no importa a quien tenga que abrir, yo me emociono con tan solo saber que hay un público ahí para mí. Son escenarios diferentes, muy diversos, pero los elementos: público, escenario estaban ahí. Me siento realmente divina, exquisita, viva.

¿Qué momento podrías destacar?

¡Todo! Pero si hay algo en especial pues es el momento exacto en que nos encontramos; los músicos, el público y yo. Es una explosión sentir la energía de la mirada del público y mis compañeros de escena, en estos últimos conciertos me pasó eso.

Musicalmente ¿Cuál es tu propuesta?

Mi propuesta más bien es que la música sea un elemento de reencuentro con tu propia identidad y ese es un trabajo muy responsable.

¿Qué tipo de identidad podemos visibilizar en tu música?

Bueno casi todos, sobre los rasgos y características del ser humano es un poco diverso de contestar. Creo que como identidad personal, pues la vinculación de la etnia, la comunidad etc, también es visible la identidad cultural, traigo mucha tradición en mi música, mucha identidad peruana, latinoamericana. Finalmente la identidad del ser como ente y conformación de un universo de pertenencia.


¿Cómo afrontas tu carrera musical en Perú, un país que básicamente posee una escena centralizada en Lima?

A mí me ha pasado algo muy singular, el público está en todas partes, no hay centralización en ese aspecto, la gente siempre me ha querido y aplaudido en cualquier lugar, le agradezco a Dios y a la vida por eso, ahora la gente me ha recibido con cariño, han aplaudido fuerte mi propia música, eso es grandioso. Por otro lado, los conciertos y eventos más grandes están en la capital, pero soy una mujer de gestión, si deseo un festival de jazz en mi ciudad, lo hago, traje a los Andes a Robin Banergee guitarrista de Amy Winehouse desde Londres y armamos incontrastable Jazz Festival, de hecho, uno de mis trabajos es el diseño y producción de eventos, mi madre hacia festivales altruistas, estas cosas se heredan.

Tengo entendido que hiciste música en México ¿Qué puedes compartir de la experiencia?

Si, que lindo y estaré de regreso, realmente fue una experiencia muy valiosa, conocí gente maravillosa que hasta ahora apoya mi carrera, venía de pelearme un lugar en un súper festival nacional que promovía la visibilidad del talento de autores y compositores peruanos, así que fue saltar de presentarme en el Jockey Club del Perú junto a los argentinos Fabulosos Cadillacs a escenarios de pop rock como en 20 estados de México, entrevistas en medios como televisa etc, estas cosas no suceden de noche a la mañana.

¿Qué preparas musicalmente?

Ahora estoy terminando un disco tributo al cancionero latinoamericano junto a mi amigo y súper guitarrista Ernesto Hermoza, estoy acompañada de grandes músicos, tengo ese maravilloso honor, este disco lleva canciones de grandes autores latinoamericanos y de mi autoría. Y de otro lado me encuentro produciendo mi disco que contendrá exclusivamente temas propios, seguiré girando en conciertos y también estoy trabajando en un par de festivales.