Relatos del Aislamiento Social Obligatorio es el tercer álbum como solista de Nicolás Duarte. Se trata de un disco que no estaba planeado y que se grabó y produjo en solo dos meses de forma casera por el propio cantante de La Mente y ex Cuchillazo. Según el músico peruano, este nuevo álbum es su mejor obra hasta el momento.

Hablamos con Nicolás Duarte en nuestra serie de entrevistas #EnVivoCP para conversar sobre su nuevo álbum de estudio y la reciente disolución de Cuchillazo. Además repasamos la carrera del artista nacional desde sus inicios con Chorrillos Sound Machine y Camarón Jackson hasta su última entrega realizada en casa con la ayuda de su novia y su hijo.

Relatos del Aislamiento Social Obligatorio podría verse como la antítesis de su disco anterior. En Las Fiestas del Olvido (2020) participaron once músicos de distintas escenas y generaciones, mientras que este nuevo disco está solamente Nicolás detrás de las canciones que tuvo que producir y grabar, además de tocar las guitarras, el bajo, los teclados, de programar las baterías y ritmos electrónicos, y cantar. 

Pese a las limitaciones de grabar un disco de forma casera, Nicolás encuentra que Relatos del Aislamiento Social Obligatorio es su mejor entrega en la que se concentra su identidad musical antes repartida entre Cuchillazo y La Mente.

“Si a mí se me ocurría una canción que partía de un riff o era muy rockera, yo la iba a destinar a Cuchillazo. Si se me ocurría una canción con algún coqueteo tropical, con el reggae o el ska, yo la iba a mandar para La Mente. Acá dije no, soy yo. Si me quiero representar realmente a mí, estas cosas las voy a terminar yo solo. Sea una canción como la versión de “Chica Canela” que cuando la hice pensaba tocarla con Cuchillazo o “Un Rap Cualquiera” que cuando la hice pensaba que podía ser para La Mente”.

Las Fiestas del Olvido se grabó en el 2018 y estaba planeado para salir en el 2019, pero chocaba con otros lanzamientos de La Mente y Cuchillazo. En cambio, Relatos del Aislamiento Social Obligatorio se lanzó tres meses después de Las Fiestas del Olvido, contradiciendo toda estrategia de marketing porque Nicolás quería que este álbum fuese un reflejo de la situación actual que atraviesa el artista nacional.

“Personalmente creo que Las Fiestas del Olvido es el trabajo de producción en el que yo he estado involucrado más pulcro, más fino, más elegante, en el que mejor logrado está la propuesta a nivel de producción. Llega a sonar como yo imaginé que iba a sonar pero creo que Relatos es el mejor disco que yo he hecho. Así lo pongo, por más que en verdad es un demo”.

La estrategia poco ortodoxa del lanzamiento de su tercer álbum solista también plantea un cuestionamiento a la forma con la que que venimos abordando la música en nuestra emergente industria nacional. Relatos del Aislamiento Social Obligatorio es su mejor disco hasta la fecha; sin embargo, Nicolás optó por una campaña de promoción que rompe con los estándares de la industria.

“Por qué tengo que hacerle caso a una estructura y a una estrategia. En primer lugar, como si esto fuera el desarrollo de una marca, cuando no lo es. Esto es arte, es expresión. Y segundo, asumir que el desarrollo de una marca es correcto. También tengo experiencia trabajando en publicidad y te puedo asegurar que una de las cosas que más se está cuestionando en la publicidad es qué son las marcas y si está bien que sean eso. Mientras pasa ese cuestionamiento, la mayoría de Estados, gobiernos, instituciones han adoptado el comportamiento de marcas. Dentro de esas instituciones están las bandas, los músicos y los artistas que ven sus proyectos así, que tienen públicos objetivo, estrategias, cómo llegar y cómo lograr. Al final lo importante está quedando de lado porque estamos discutiendo efectividad, cómo ser más efectivos, pero no estamos discutiendo sobre si esto que estamos haciendo es lo que deberíamos estar haciendo”.

Muchos conocen a Nicolás Duarte por el éxito que logró con La Mente y Cuchillazo pero pocos recuerdan sus inicios con Camarón Jackson, su primera banda que fichó con Sony Music y llegó a sonar en la radio nacional gracias a la ayuda de Pelo Madueño.

“Fue una huevada alucinante ¿Qué había hecho Pelo? No había expuesto completamente la realidad de esta banda. O sea, no les dijo que son dos pastrulos que viven en Chorrillos y que habían hecho un disco con una máquina digital. Lo que les había dicho a la gente es que estaba trabajando con un grupo. Lo que hacía con las radios es continuar la verdad según la conversación. Le decían “estos parecen chilenos” y les respondía “sí, son chilenos” o “esta banda parecen argentino” y él “sí, son argentinos”. Eso fue lo primero que me ocurrió, entonces fue loquísimo. Trabajé mi primer disco y sonó en la radio, en los ranking, pero tocábamos en vivo y no nos conocía nadie. Tocábamos en La Noche, mucho abriéndole a los Hermanos Brothers y ahí salió la segunda etapa de Camarón Jackson que fue un disco que nunca salió a la luz y que está en redes.”

En cuanto a la disolución de Cuchillazo, Nicolás comenta que no tiene nada que ver con la pandemia. En cambio, la separación de la banda se dio justamente para mantener la relación de amistad que tiene con Rafael Otero y Capi Baigorria, incluso desde antes de hacer música juntos.

“Me han pedido resumir o explicar el motivo. Yo la verdad no he encontrado mejor resumen que explicar que ha sido el tiempo. Cuchillazo tiene 20 años que nosotros hemos crecido como personas, músicos y banda. Hemos cerrado muchos ciclos y Cuchillazo ha pasado por muchas etapas y sentimos que de alguna manera la misión está cumplida. Como trio hemos entregado una cantidad de música, de amor, experiencia, compromiso y cariño. Esa es una página que ya toca pasar.”

Ahora los dejamos con la entrevista completa a Nicolás Duarte en nuestra serie de entrevistas #EnVivoCP.