Vicentico presentó su nuevo disco como solista El Pozo Brillante (2021). El séptimo álbum de estudio del músico argentino es el sucesor de Último Acto (2014) y de sus últimos lanzamientos discográficos con Los Fabulosos Cadillacs, La salvación de Solo y Juan (2016) y En vivo en The Theater at
Madison Square Garden
(2017).

Hablamos con Gabriel Julio Fernández Capello, conocido artísticamente como Vicentico, sobre El Pozo Brillante, un disco que grabado en un largo proceso durante el año 2019 entre Buenos Aires y Nueva York, producido por Vicentico y el reconocido Héctor Castillo, con mezcla del mismo Castillo, James Brown y Tony Maserati.

Todas las canciones de El Pozo Brillante (2021) fueron compuestas por Vicentico, salvo “Ain’t got no (I Got Life)”, canción popularizada por la gran Nina Simone. No contiene ningún featuring, pero en él tocan un montón de talentosos amigos del artista argentino, como Chris Bruce, Glenn Patscha, Mariano Otero, Jeff Hill, Didi Gutman, Tano Martelli, Flor de Tloache, y Sebas Fucci, entre otros.

Después de siete discos como solista y doce con Los Fabulosos Cadillacs, ¿qué ambiciones y retos te pones cuando haces un nuevo disco?

Para mí, cada vez que empiezo un disco, es una situación absolutamente nueva siempre. No tiene que ver con lo que yo haya hecho antes. Lo único que tiene diferente a cuando yo empecé a hacer disco es que tengo un poco más de experiencia dentro del estudio y con los instrumentos y cómo yo me acerco a las canciones y todo. Pero siempre es nuevo, y eso es lo lindo que tiene la música, que siempre es nuevo.

Lo mismo pasa en los conciertos, por más que uno vaya a tocar muchas veces la misma canción, siempre es distinto. Así que no hace falta que me ponga ningún reto de ese estilo. En todo caso, tengo como retos mentales con respecto a sobre qué quiero hablar o qué imágenes tengo para el disco.

¿Cuáles fueron esos retos mentales en este nuevo álbum? ¿Podrías explicarlo con ejemplos?

Sí, lo puedo explicar. Tal vez es un poco extraño si lo digo porque es demasiado personal pero son imágenes un poco aleatorias sobre bajo qué paraguas yo voy a ponerme a componer canciones o qué músicas voy a buscar. En mi caso, no sé, pienso en… me da vergüenza. Pienso en un puerto antiguo con fábricas viejas y con chimeneas con humo en días nublados. El Pozo Brillante es un poco un símbolo de eso, de las cosas que pienso, de los lugares oscuros con brillo. Todas las canciones empiezan a aparecer bajo ese paraguas.

Hablemos sobre los hits como “No te apartes de mí”, “Algo contigo”y “Los caminos de la vida”. Cuando haces un disco como este, ¿estás pensando en los hits y repetir un éxito como tuviste en el pasado?

No, la verdad que no. Pero no porque, o sea, me gustaría que eso pasara. Me gustaría tener la fórmula para decir “bueno, hago un éxito”, pero no la tengo. Entonces, pensar sobre algo que no depende de mí que suceda… A ver, en algún aspecto yo hago música pop, hago música popular y hago canciones. Digamos, no estoy haciendo nada raro con lo cual alguna cuestión de la fórmula de cómo uno hace una canción existe y me gusta esa fórmula, pero no estoy pensando del modo que tal vez se imagina uno que uno puede pensar en un hit, por lo menos no en este disco, no voy para ese lado. Simplemente tengo ganas de hacer canciones que la persona que las escuche sienta lo mismo que siento yo y ese es mi intento por el momento.

¿Qué canciones en este disco crees que tienen potencial de convertirse en éxitos y qué canciones fueron incluidas por cuestiones más personales sin importar cómo las reciban los demás?

Lo que pasa es que no es tan lineal como eso. Sospecho que algunas canciones pueden ser más fáciles de entrar en el oído de las personas que lo escuchan, pero también eso sería en un punto prejuzgar y faltarle el respeto a la gente que escucha porque yo hago canciones para encontrarme con alguien del otro lado, para hacer juego con alguien. De verdad lo que me importa en este momento es eso. Por otra parte, todo cambió mucho. Lo que antes era un éxito, ahora ya no lo es. Es otro el camino ahora, me parece. No tengo muy claro qué canción. Si me preguntas a mí, cualquiera de las canciones que está en el disco podría ser interpretada por otra persona como algo que pueda escuchar un montón de veces, pero no lo sé sinceramente.

¿Crees que ha cambiado mucho la industria de la música en estos días de la diversidad en Internet a diferencia de los 90 cuando unos pocos artistas tenían mucho alcance a través de la radio y la televisión?

Creo que sí, básicamente hablando de cómo se venden los discos y como es la “industria”, sí, cambio todo un montón. Los primeros cinco discos que yo grabé son en vinilo, ni si quiera existía el CD, con lo cual recorrí varios formatos y todos tuvieron su modo. Ahora el modo es otro y yo formo parte de ese modo en algún sentido porque saco canciones a través de plataformas pero me parece que lo que importa es qué canción está en la plataforma.

Me podría quedar horas hablando sobre la industria y los cambios pero las cosas son como son y hay que moverse con facilidad en cualquier formato, si uno lo que quieres es que alguien te escuche. No tengo ningún problema en cómo me muevo ahora. Me gusta también esto. De hecho sigo haciendo discos y los tiro ahí para que suceda algo y que el que quiera lo escuche y el que no quiera, no. Creo que es un camino de largo aliento. No tengo apuro porque esto suceda en los próximos dos meses. Sí creo que de acá a cinco años mi disco va a seguir ahí para que sea escuchado y eso es lo único que me importa en realidad.

Hablemos de la inmensa diversidad de géneros que caracterizan tu carrera y están plasmadas en este nuevo. ¿Cómo te gustaría que la gente identifique tu identidad musical? ¿Un rockero argentino, un baladista, un crooner, un punk con corazón latino?

Son un montón de estilos esos que dijiste. Me parece que es un poco más amplia mi visión, no tan de nicho. Si bien todos esos estilos que dijiste me gustan, me gustan los géneros y abordarlos pero digamos que yo he vivido la música… es música popular y música popular engloba todo eso que dijiste: rock, pop, bolero, salsa y bla bla bla. Después hay música cultura, que es la música clásica hecha por gente que hace 50 años que estudia para hacer eso. Soy como un escritor de canciones, podría decir cantante, cantautor, no sé.

¿Cómo cantautor es lo que más te gustaría que te identifiquen?

Sí, pero es verdad que tengo raíces en el punk rock y la inmediatez del punk rock. Me acerco a la música desde un lado absolutamente intuitivo y no tengo estudios. Eso también de algún modo me define como algo pero no tengo mucho interés en definirme de nada porque no tiene mucho sentido tampoco, no sé para qué lo haría, no sé a dónde vamos con eso.

Si hablamos de la nueva normalidad, tenemos que hablar de los shows por streaming. ¿Qué es lo que te gusta y lo que no te gusta d los conciertos virtuales?

Me gusta tocar porque me gusta tocar, digamos. Me gusta ensayar, por ejemplo, y un día de ensayo para mí es un día de diversión, un día de concierto es un día de diversión y un día de streaming es un día de diversión. Dicho esto, me parece que me aburre un poco la idea del streaming. Lo puedo hacer una, dos o tres veces y después no tengo más ganas de hacerlo. Prefiero esperar para tocar en vivo y hacerlo en vivo. La verdad es que no tienen nada que ver una cosa con la otra. Son como caminos que no tienen nada que ver. Digamos que la pasé muy bien haciendo los streamings pero también entiendo que llega un punto donde se queda corto.

¿Cómo va el tema de la reactivación de los conciertos? ¿Es algo que tienes planeado en un futuro cercano?

Digamos que sé lo mismo que sabes vos y saben todos. No tengo mucha información al respecto. Estoy siempre esperando a que las cosas, digamos que el afuera mande lo que haya que mandar. En cuanto se pueda tocar y sea seguro para todos, yo voy a volver a tocar. Es lo que más quiero porque lo extraño y porque es mi modo de expresarme. Es lo que yo aprendí a hacer para contar lo que quiero contar. Lo espero con mucha ansiedad. Ojalá sea pronto, que sea seguro y que todo sea como era. No sé si va a suceder pero tengo la esperanza que sí.

Has tenido muchos conciertos en Perú, desde finales de los 80 con Los Fabulosos Cadillacs en La Feria del Hogar hasta festivales más recientes como Vivo X El Rock y Cosquín Rock. ¿Qué nos puedes contar de las veces que viniste a tocar al Perú?

Perú y montones de ciudades del Perú para mí son lugares entrañables. Como vos decías, hace muchos años que voy muy seguido. Conozco muchos distintos lugares a donde me encanta ir más allá de tocar. Tengo muchos amigos allá y siempre es hermoso ir y poder tocar. Siempre estoy esperando que sea el momento del año en que me dicen que vamos a ir al Perú y puedo viajar por el país e ir a distintos lugares. Siempre recuerdo los conciertos en Cusco porque sin impresionantes y por todo lo que pasa ahí… en todos lados. Así que siempre a la espera de que se pueda volver.

¿Hay algo en particular de la música peruana que te llame la atención o sobre la cultura peruana?

Sí, un montón de cosas. La música peruana es súper profunda, súper honda. La cultura peruana en general, la literatura peruana. El país en general y sus distintos climas. Siempre me atrapó mucho el mar, las ciudades costeñas. En fin, no quiero extender pero es un país que quiero mucho.