Escrito por: Camilo Vega

Tuve la suerte de crecer en medio de una familia de melómanos: no sólo nuestros padres, sino también nuestros tíos, nos proporcionaron a mí y mis hermanos una banda sonora de muchísimos géneros musicales: salsa, cumbia, merengue, rock, clásica, canto lírico, huaylas, huaynos, carnavales, marineras limeñas, valses, polcas, son cubano, nueva trova, reggae, progresivo y mucho más.

Pero en el núcleo de mi centro familiar, la música que representaba la tradición peruana tuvo un papel preponderante: mi padre se preocupó muchísimo por que escucháramos las canciones más antiguas de lo que los peruanos llamamos música criolla (inclusive canciones que nunca fueron grabadas, pero él las tenía anotadas. Pura tradición oral. Algo maravilloso). Así, escuchar canciones de los hermanos Govea; Pinglo; Montes y Manrique; Nicolás Wetzell, Manuel Acosta Ojeda; Nicomedes Santa Cruz; entre otros, era muy común en la casa. Prácticamente no escuchamos música criolla contemporánea hasta haber comprendido claramente a sus antecesores. 

Asimismo, había una predilección grande por la cumbia peruana, en especial la chicha. Este género nos acompañó desde el vientre, no lo dudo. Los Shapis, Pintura Roja, El Grupo Maravilla son parte ineludible de nuestra infancia y más. La salsa y el merengue, por supuesto, también.

La relación con la sierra peruana llegó gracias al huayno y sobre todo los huaylas que siempre algún pariente terminaba zapateando en casa, en las reuniones familiares. La intensidad para bailar un huaylas es algo que todavía me resulta adictivo, debo confesar. Así, el sonido de los bronces siempre estuvo alrededor de nuestras vidas.

Hace pocos días me pregunté “¿qué proyectos musicales actuales transmiten el sentimiento de pertenencia al Perú? (peruanidad)”. Me costó muchísimo revisarlos, identificar canciones y soñar un poco con que en el futuro podamos asimilar inmediatamente estos sonidos con nuestro amado país.

En tiempos difíciles para ponernos de acuerdo, estoy seguro de que recibiré más de una crítica por la curaduría de esta selección de canciones. Pero deseo dejar en claro que no estoy intentando plantear un postulado académico/intelectual sobre qué proyectos musicales representan la nueva peruanidad y cuáles no.  

Esta es simplemente una selección personal que gusto de compartir con todos ustedes porque me tomó muchas horas elaborarla y creo que, en el peor de los casos, podrán toparse con proyectos musicales peruanos maravillosos que aún no habían escuchado.

Escucha la playlist Nueva Peruanidad aquí.

¡Felices Fiestas Patrias!